La reencarnación de Shanti Devi


Shanti Devi es uno de los mejores casos de personas que tienen recuerdos de vidas pasadas jamás registrados. Fue investigado por un comité de ciudadanos destacados nombrado por Mahatma Gandhi, quien acompañó a Shanti Devi a rememorar todos esos recuerdos.

La gente se entera de muchos casos de reencarnación en estos días, pero a principios de los años 30, la información sobre una niña nacida en una localidad poco conocida de Delhi, que afirmaba recordar una vida pasada, se consideraba una gran noticia. Al principio, la niña solo era conocida por la gente del lugar, pero gradualmente las noticias de ella se extendieron por todo el país y finalmente por todo el mundo.
Era natural que el mundo se preguntara acerca de la autenticidad de su historia. Shanti Devi, nacida en 1926, fue objeto de especulación durante toda su vida. En 1985, incluso se plantearon preguntas sobre su existencia en un número especial sobre la reencarnación en una destacada revista semanal en inglés de la India.

Esta es su historia, quizás el caso de reencarnación más famoso registrado.


El 18 de enero de 1902, Chaturbhuj, residente de Mathura, fue bendecido con una hija, que se llamaba Lugdi. Cuando Lugdi cumplió 10 años, se casó con Kedarnath Chaube, un comerciante de la misma localidad. Fue el segundo matrimonio de Kedarnath, ya que su esposa anterior había muerto. Kedarnath Chaube era dueño de una tienda de telas en Mathura y también de una sucursal en Hardwar. Lugdi era muy religiosa y había estado en varios lugares de peregrinación desde muy joven. Durante una peregrinación, se lesionó una pierna por la que tuvo que ser tratada, tanto en Mathura como después en Agra. Cuando Lugdi quedó embarazada por primera vez, su hija nació muerta después de una cesárea. Para su segundo embarazo, el esposo preocupado la llevó al hospital del gobierno en Agra, donde nació un hijo, nuevamente a través de una cesárea el 25 de septiembre de 1925. Sin embargo, nueve días después, el 4 de octubre, la condición de Lugdi se deterioró y ella murió. Un año, diez meses y siete días después de la muerte de Lugdi, el 11 de diciembre de 1926, Babu Rang Bahadur Mathur de Chirawala Mohulla, una pequeña localidad de Delhi, fue bendecida con una hija, a la que llamaron Shanti Devi.

Shanti en su juventud

Era como cualquier otra chica, excepto que hasta la edad de cuatro años no hablaba mucho. Pero cuando comenzó a hablar, era una niña diferente: hablaba de su "marido" y sus "hijos". Ella dijo que su esposo estaba en Mathura, donde él era dueño de una tienda de telas y ellos tenían un hijo. Se hacía llamar Chaubine (la esposa de Chaube). Los padres lo consideraron una fantasía infantil y no lo notaron. Sin embargo, se preocuparon cuando ella habló varias veces al respecto y, con el tiempo, narró una serie de incidentes relacionados con su vida en Mathura con su esposo. En las comidas, ella decía: "En mi casa en Mathura, comía diferentes tipos de dulces". A veces, cuando su madre la vestía, le decía qué tipo de vestidos solía usar. Ella mencionó tres características distintivas de su esposo: él era justo, tenía una gran verruga en la mejilla izquierda y llevaba gafas para leer. También mencionó que la tienda de su esposo estaba ubicada frente al templo de Dwarkadhish. Para entonces, Shanti Devi tenía seis años y sus padres estaban perplejos y preocupados por tales declaraciones. La niña incluso dio un relato detallado de su muerte después del parto.

Consultaron a su médico de familia, quien se sorprendió de cómo una niña pequeña narró tantos detalles de los complicados procedimientos quirúrgicos. El misterio, por lo tanto, continuó profundizándose. Los padres comenzaron a pensar que estos recuerdos podrían haber sido de una vida pasada.

A medida que la niña creció, ella insistió en pedirle a sus padres que fueran llevados a Mathura. Sin embargo, ella nunca mencionó el nombre de su esposo hasta los ocho o nueve años. En la India es costumbre que las esposas no pronuncien el nombre de sus esposos. Incluso cuando se le preguntara específicamente, ella se ruborizaría y diría que lo reconocería, si la llevaban allí, pero no diría su nombre. Un día, en una relación distante, Babu Bishanchand, una maestra de Ramjas High School Daryaganj en Delhi, le dijo a Shanti Devi que si le decía el nombre de su marido, él la llevaría a Mathura. Atraída por esta oferta, ella le susurró al oído el nombre Pandit Kedarnath Chaube.

Bishanchand le dijo que organizaría el viaje a Mathura después de las debidas consultas. Escribió una carta a Pandit Kedarnath Chaube, detallando todas las declaraciones hechas por Shanti Devi, y le pidió que visitara Delhi. Kedarnath respondió confirmando la mayoría de sus declaraciones y sugirió que uno de sus parientes, Pandit Kanjimal, que vivía en Delhi, pudiera conocer a esta chica. Se organizó una reunión con Kanjimal, durante la cual Shanti Devi lo reconoció como el primo de su marido. Ella dio algunos detalles sobre su casa en Mathura y le informó del lugar donde había enterrado algo de dinero.

Kanjimal estaba tan impresionado que fue a Mathura para persuadir a Kedarnath de que visitara Delhi. Kedarnath llegó a Delhi el 12 de noviembre de 1935, con el hijo de Lugdi, Navneet Lal y su actual esposa. Fueron a la casa de Rang Bahadur al día siguiente. Para engañar a Shanti Devi, Kanjimal presentó a Kedarnath como el hermano mayor de este último. Shanti Devi se sonrojó y se quedó a un lado. Alguien le preguntó por qué se estaba sonrojando frente al hermano mayor de su esposo. Shanti dijo en voz baja y firme: "No, él no es el hermano de mi esposo. Él es mi esposo mismo". Kedarnath se quedó estupefacto,no solo con eso, sino que le sirvieron sus platos favoritos. Entonces Kedarnath le preguntó si podía decirles algo inusual para establecer una fe plena en ella. Shanti respondió: "Sí, hay un pozo en el patio de nuestra casa, donde solía bañarme". Shanti estaba emocionalmente abrumada al ver a Navneet, el hijo en su vida anterior. Las lágrimas brotaron de sus ojos cuando lo abrazó. Le pidió a su madre que trajera todos sus juguetes y se los diera a Navneet. Kedarnath le preguntó cómo había reconocido a Navneet como su hijo, cuando solo lo había visto una vez como un bebé antes de morir. Shanti explicó que su hijo era parte de su alma y el alma es capaz de reconocer fácilmente este hecho.

Se grabaron documentales sobre el caso

Después de la cena, Shanti le preguntó a Kedarnath: "¿Por qué te casaste con ella?" refiriéndose a su actual esposa. "¿No habíamos decidido que no te volverás a casar?" Kedarnath no tuvo respuesta. Durante su estancia en Delhi, Kedarnath encontró el comportamiento de Shanti Devi similar al de Lugdi en muchos aspectos. Antes de retirarse por la noche, pidió que le permitieran hablar con ella sola y luego dijo que estaba completamente convencido de que Shanti Devi era su esposa Lugdi Bai porque había muchas cosas que había mencionado y que nadie, excepto Lugdi, podía haber sabido.

Shanti Devi se molestó antes de que Kedarnath regresara a Mathura el 15 de noviembre. Le rogó que se le permitiera ir a Mathura con él, pero sus padres se negaron. Su historia se extendió por todo el país a través de los medios de comunicación y muchos intelectuales se interesaron en ella. Cuando Mahatma Gandhi se enteró, llamó a Shanti Devi, habló con ella y luego le pidió una entrevista.

Gandhi nombró un comité de 15 personas prominentes, incluidos parlamentarios, líderes nacionales y miembros de los medios de comunicación, para estudiar el caso. El comité persuadió a sus padres para que le permitieran acompañarlos a Mathura. Cuando se acercaban a la casa, notó a una persona anciana en la multitud. Ella inmediatamente le hizo una reverencia y le dijo a los demás que él era su suegro, y en verdad así era.
Cuando llegó al frente de su casa, entró sin dudarlo y pudo ubicar su dormitorio. También reconoció muchos artículos de ella. Se le hizo la prueba y se le preguntó dónde estaba el "jajroo" (lavabo), y le dijo dónde estaba. Shanti luego pidió que la llevaran a su otra casa donde había vivido con Kedarnath durante varios años. Ella guió al conductor allí sin ninguna dificultad. Uno de los miembros del comité le preguntó sobre el pozo del que había hablado en Delhi. Ella corrió en una dirección; pero, al no encontrar un pozo allí, estaba confundida. Incluso entonces dijo con cierta convicción que había un pozo allí. Kedarnath removió una piedra en ese lugar y, efectivamente, encontraron un pozo. En cuanto al dinero enterrado, Shanti Devi llevó a todos al segundo piso y les mostró un lugar donde encontraron una maceta pero no dinero. La niña, sin embargo, insistió en que el dinero estaba allí. Kedarnath más tarde confesó que había sacado el dinero después de la muerte de Lugdi.

Shanti en su madurez

Tras tantos aciertos Kedarnath quedó entonces sin ninguna duda de que Shanti era su esposa Lugdi en su vida anterior. El comité de Ghandi también lo dio por verdadero.

El problema con todas estas historias es verificar que las cosas ocurrieron exactamente como lo describen los testigos. No hay un fragmento de evidencia verificable de forma independiente en toda esa historia. Y hay espacio para el error y la falsificación en la evidencia testimonial, especialmente dado el contexto cultural de la India, en el que la reencarnación se consideraba verdadera (y en la que alguien como Gandhi podría haber deseado demostrar que su religión nativa era verdadera). Tampoco se ha demostrado que Shanti hubiera pactado diversas respuestas con Kedarnath, o que todo empezara como un juego de niña y que evolucionara a una gran estafa de la que ya no se podía volver atrás.

La idea de la reencarnación quizás es algo confusa según para quién. No se ha demostrado como tal que sea verídico, pero si existe este es el caso perfecto para creer. Si eres escéptico sobre ello, posiblemente esto haya sido una gran mentira perpretada por Shanti, su familia, Kedarnath, Gandhi y el comité con algún fin en concreto. También es posible...


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.