El robo perfecto de 300 millones de yenes en 1968