Las huellas del diablo


Una entidad misteriosa dejó unas extrañas huellas entre la medianoche y las 6 de la mañana, cuando los aldeanos de Devon, Pensilvania, vieron las huellas en febrero de 1885 las llamaron "las huellas del diablo".

Lo que causó las huellas de Devon sigue siendo un enigma. La nieve cayó pesadamente esa noche de 1885, cubriendo el sur de Devon. Se pensaba que la nieve se detuvo alrededor de la medianoche. Las huellas se extendían 100 millas desde Exmouth hasta Teignmouth. Años más tarde, se encontraron huellas extrañas en la nieve en el jardín de Woolsery garden Powler's Piece. ¿Qué podrían ser?

Las huellas tenían forma casi de herradura, cubriendo kilómetros de tierra. Pasaron por encima de los tejados y atravesaron paredes. Las extrañas huellas se detuvieron finalmente en el río Exe, luego aparecieron en el otro lado como si su creador saltara sobre el agua o caminara sobre él. Algunas secciones de huellas se detenían, luego parecían saltar del suelo y continuar en otro lugar. Otras parecían viajar a través de aberturas estrechas, mientras que otras se detuvieron en paredes de 14 pies, luego parecieron saltar al otro lado o caminar a través de la barrera.


Un curioso naturalista midió la distancia entre ellos y descubrió que era una constante de ocho centímetros y medio. Parecía que la criatura o criaturas caminaban como bípedos, no con cuatro patas.  Los lugareños vigilaban si regresaban las huellas cada noche. No lo hicieron. Algunos de los ciudadanos más valientes, armados con pistolas y horcas, buscaron a la criatura desconocida mientras que otros se encerraron en sus casas al anochecer. Se corrió la voz y la prensa divulgó el extraño acontecimiento. Los científicos, el clero y los laicos tenían sus propios pensamientos sobre lo que hizo las impresiones. Algunos miembros del clero predicaron que el diablo hizo las huellas mientras buscaba a los pecadores. Otros clérigos desacreditaron esto como superstición. Uno dijo que la causa era que los gatos dejaban sus huellas. Los periódicos descubrieron que algunos canguros escaparon de un zoológico privado. Hubo quienes pensaron que los marsupiales hicieron las huellas, aunque no parecían huellas de pata de canguro. Un prominente biólogo proclamó que los tejones que buscaban comida eran los responsables del fenómeno. Además explicó que las huellas parecían extrañas porque se descongelaron y luego se congelaron. Se culpó a otros animales, incluyendo cisnes, mapaches, nutrias y ratas. Un escritor especuló que las huellas de los cascos fueron hechas por dos o más criaturas desconocidas que viajaron de manera que sus caminos parecieran uno.

Algunos van más allá y creen que el mismo diablo es el causante

Otras teorías eran que un globo aerostático se arrastraba por una cuerda que hacía las huellas o eran condiciones atmosféricas inusuales. O podría haber sido una forma de vida extraterrestre, según los más paranoicos. No hubo indicios de que una nave espacial haya aterrizado o haya sido avistada, de todas formas.

Ralph de Coggeshall, un autor inglés del siglo XIII, registró que, a principios de 1200, hubo una tormenta de rayos y truenos muy violentos. Huellas de una criatura desconocida aparecieron después de que terminó la tormenta. Todavía eran visibles en el suelo blando varias semanas después. La especulación es que estas impresiones fueron causadas por fenómenos naturales desconocidos; Sin embargo, esto sucedió sólo una vez. Lo que está claro es que eran demasiadas huellas, que recorrían varios kilómetros, y de una forma demasiada inusual para que un humano las haya creado a modo de broma...

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.