Helltown, uno de los lugares más paranormales del mundo


¿No es increíble que exista un lugar llamado Helltown (ciudad del infierno)? Helltown es uno de los lugares más famosos de Ohio. Y dicen que es un sitio altamente paranormal.

Es un buen ejemplo de cómo el folklore puede volverse realmente complicado. Es el hogar de seis o siete leyendas separadas, cada una con docenas de variaciones. Todo lo cual ha llevado a esta área en el municipio de Boston a agruparse como un sitio embrujado y recibir un nombre malvado. Helltown es en realidad la parte norte del condado de Summit, que abarca varias ciudades, incluyendo Boston, Boston Township, Peninsula, Sagamore Hills y Northfield Township . El área a menudo se conoce como Boston Mills.

Helltown a día de hoy está básicamente desierto. A diferencia de los pueblos fantasmas del oeste, esta área del medio oeste es particularmente única porque no parece tan antigua. Aunque algunos edificios tienen las características de principios de América, el resto son claramente del siglo XX. Los letreros claros de "NO TRASPASAR" publicados en toda la ciudad son ciertamente modernos y oficiales. No se puede encontrar un alma en este lugar, pero aún quedan restos de las vidas que dejaron los antiguos residentes, incluido un autobús escolar abandonado. La ciudad está rodeada de caminos peligrosos que aparentemente no conducen a ninguna parte.

Los residentes del área se vieron obligados a abandonar sus hogares por el gobierno federal, pero no debido a un derrame químico o un encubrimiento sobrenatural, como sugieren las leyendas. Con las preocupaciones nacionales sobre la deforestación en pleno apogeo, en 1974 el presidente Gerald Ford aprobó una legislación que permitía al Servicio de Parques Nacionales el poder de expropiar tierras, en teoría para preservar los bosques. Esto es lo que les sucedió a los habitantes del lugar, y esa es la razón por la que el área quedó abandonada. Las personas que viven allí no tuvieron más remedio que vender sus propiedades al gobierno.

Vamos a analizar las leyendas de Helltown una a una:

La iglesia



Como toda ciudad que se precie, Helltown tiene una iglesia. Pero es la iglesia la que parece haber inspirado el ominoso nombre de Helltown. El edificio blanco en el centro de Helltown está adornado con cruces al revés. Es cierto, pero estas son una característica bastante común del estilo de renacimiento gótico en el que se construyó.

Los lugareños tienen sus teorías. Algunos dicen que la iglesia era un lugar de culto para los satanistas que poblaron Helltown, algunos de los cuales dicen que todavía acechan por las carreteras cerradas, con la esperanza de atrapar a los visitantes involuntarios. Algunos dicen que sacrifican animales por la noche, sin embargo estos cuentos son demasiado propios de las historias del "satanic panic" americano de los 80.

El puente embrujado



Como no, también tiene un puente embrujado. Muchos han reportado que al pasar por el puente se pueden escuchar los sonidos de un bebé llorando. Según se informa, si deja su automóvil, volverá a encontrarlo rodeado de huellas de niños y, a veces, huellas de manos en la ventana.

No hay muchos detalles sobre la historia de origen del puente, solo que un niño fue arrojado desde su borde y murió, que es el caso más frecuente en todos los puentes embrujados.

Los mutantes

Los mitos de Helltown también abarcan sobre seres extraños, hay seres mutantes en la zona. Hay dos historias de origen del mito; uno dice que una planta química explotó y otro dice que hubo un vertedero ilegal ilegal masivo en el río Cuyahoga, aguas arriba del área conocida como Helltown.

Estas historias conducen a la creación de una enorme pitón de 30 pies, mutada así debido a los productos químicos vertidos. Se la conoce como "Pitón de la península", una serpiente gigantesca que dicen que deambula por los bosques de Helltown en busca de comida humana. Otras historias de animales mutados y violentos se han escuchado durante años.

La verdad detrás de esto es que nunca ha habido una planta química en el área y el rumor del derrame químico puede provenir del descubrimiento de 1985 de desechos tóxicos que se arrojaron en el vertedero local. El vertedero fue descubierto cuando un excursionista en el parque se enfermó después de tocar algo que salía de unos tambores oxidados en dicho vertedero. El excursionista murió más tarde en un hospital cercano.

El autobús



En 1980 se descubrió un autobús escolar abandonado a lo largo de la carretera de Helltown. Si bien existen numerosas posibilidades razonables de cómo llegó ahí el autobús escolar, las leyendas se crearon alrededor de lo paranormal. Esto empeoró cuando los residentes del área comenzaron a informar que habían visto a un hombre que presumiblemente vivía en el autobús, que para ese momento estaba programado para el traslado del condado. Las autoridades pusieron el autobús bajo observación para disuadir a los vagabundos, pero todas las noches aparecía la sombra de un hombre fumando un cigarrillo en el autobús y el autobús se encontraba vacío cuando los oficiales que trabajaban en el lugar investigaban.

Supuestamente, los niños que llevaba fueron asesinados por un asesino loco (o, en algunas versiones de la historia, por un grupo de satanistas). El supersticioso afirma que si miras a través de las ventanas del vehículo, puedes ver los fantasmas del asesino o sus víctimas todavía sentados dentro.

El cementerio



Al cementerio local se le llama "Madre de los Dolores"(sí, en español). Completamente escondido dentro del Parque Nacional del Valle de Cuyahoga, justo al este de la Península, el cementerio ha sido abandonado durante los últimos cincuenta años y ahora es solo una dispersión de unas veinte lápidas en el bosque.

Se dice que los Satanistas de Helltown están enterrados en estos terrenos en tumbas sin marcar, pero los espíritus más notables son los de Michael Raleigh, cuya cara se dice que aparece en su lápida cuando llueve o en los reflejos de la luz de la luna, y Thomas Cody cuyo espíritu deambula por los bosques de Helltown por la noche y a veces se puede ver mirando a los visitantes nocturnos.

La carretera al infierno



Se trata del apodo de un tramo específico de Stanford Road en Helltown, donde el camino entra en un fuerte declive en una colina boscosa. El camino también se estrecha significativamente a la entrada del bosque creando una fuerte caída, y al final del camino (no visible desde la cima) hay una barricada conocida como "El Fin del Mundo".

Esta carretera está cerrada al tráfico de vehículos. Sin embargo no siempre fue el caso. La leyenda de Helltown dice que el camino fue una vez un objetivo popular para los ladrones y asaltantes. Dada la falta de visibilidad, las inclinaciones empinadas y los giros en la carretera hacen que los conductores disminuyan la velocidad considerablemente, el mito era que los asaltantes esperarían en el bosque y engañarían a los que pasaran. Se dice que los fantasmas de sus víctimas se escuchan gemir desde los bosques de los alrededores de Helltown.

Otras leyendas

Existen numerosas leyendas menores que deambulan por ahí. Dicen que existe una "cabaña" en algún lugar de los bosques de Helltown que, cuando se acerque, una fuerte niebla aparecerá y hará que sea imposible caminar por el terreno. Algunos afirman que la cabaña es una casa específica no lejos de la autopista al infierno. La niebla en sí es realmente una realidad y, aunque aumenta el factor espeluznante de Helltown es perfectamente natural.

También hubo una cantidad de visitantes a Helltown que informaron haber sido perseguidos por un coche fúnebre, y resultó que una vez un residente de Helltown era dueño de un coche fúnebre. Leyendas urbanas, al fin y al cabo...

2 comentarios:

Con la tecnología de Blogger.