"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

lunes, 1 de febrero de 2016

El niño de Somosierra



Durante la noche de San Juan de 1986, se produjo la desaparición más enigmática acaecida hasta la fecha en España. La desaparición de un niño de 10 años, tragado por la nada, después de un impresionante accidente de tráfico entre las provincias de Madrid y Segovia, concretamente a la altura de Somosierra.



El 25 de junio de 1986. Alrededor de las 6:00 de la mañana, un camión Volvo F-12 que llevaba 20.000 litros de ácido sulfúrico casi puro para uso industrial comienza la bajada del puerto de montaña de Somosierra al norte de la provincia de Madrid, España, con una velocidad creciente. El conductor adelanta primero un camión en el mismo carril, pasando tan cerca que él roza el espejo lateral de la otra camioneta. Se acerca a un tercer camión sin cambiar el carril; en cambio, que lo empuja desde atrás hasta que el otro vehículo es forzado a salir de la carretera. Es evidente para los demás conductores que su colega tenía un problema con los frenos. Unos segundos más tarde, lo inevitable sucede y el Volvo se estrella con otro camión que venía en la dirección opuesta a la velocidad asombrosa de 140 km / h. Con el vuelco del camión derramando su contenido sobre la carretera se crea una nube tóxica que cubre el área inmediatamente.



El rescate de carretera se apresura a la zona. Un juez de paz de un pueblo cercano notifica a un hombre y una mujer en la cabina del primer camión, ya muerto y con signos de corrosión ácida. Son las únicas víctimas fatales. Ya que ellos no pueden hacer nada por ellos, los equipos de rescate centran sus esfuerzos en la evacuación de los otros conductores lesionados y verter arena y cal sobre el ácido para neutralizarlo antes de que llegue al cercano río Duratón y cause un desastre ecológico. Tres horas más tarde, se recuperan los cuerpos de la cabina y los identifican fácilmente como Andrés Martínez, un camionero de Fuente Álamo, Murcia, y propietario del vehículo, y su esposa Carmen Gómez, que a veces le acompañaba en sus viajes. En cuanto al ácido, fue tomado en Cartagena la noche anterior y se esperaba que estuviera más tarde ese día en Bilbao, en el otro lado del país. Esa tarde, un agente de la Guardia Civil levanta el teléfono y le da la noticia a la madre de Carmen en Murcia. Su respuesta le sorprende: "¿Y el niño? Por favor dígame que el niño está bien!"
El extraño caso había hecho más que empezar.
Andrés y Carmen

Juan Pedro

Juan Pedro Martínez tenía 10 años y era el único hijo de sus padres. Había acompañado a su padre en otros viajes, pero nunca tanto tiempo.  Su padre le había prometido unas vacaciones fuera de Murcia, su ciudad natal. El año escolar acababa de terminar y Juan Pedro había tenido buenas calificaciones, su padre sintió la obligación de llevarlo en la próxima entrega al País Vasco. 
¿Pero estaba Juan Pedro en el camión cuando ocurrió el accidente? El examen de la cabina encontró casetes para niños y ropa de niño en la zona trasera, pero no había rastro del niño. Levantaron el camión con una grúa para ver si se había caído al aire libre durante el impacto y el vehículo aterrizó sobre él (Juan Pedro estaría viajando sin cinturón de seguridad), pero él no estaba allí. Varios grupos de la policía, estudiantes y militares peinaron la zona en busca del niño o sus restos por días. Cavaron la arena y cal para comprobar si había sido pasado por alto y accidentalmente enterrado, pero lo único que encontraron fue una suela de un zapato que era de un tamaño idéntico a la talla de pie de Juan Pedro.
Por supuesto, el hecho de que el camión transportara ácido sulfúrico no pasó desapercibido para nadie. Pero los químicos negaron que el cuerpo de Juan Pedro pudiera haber sido disuelto por completo en el ácido y no dejar rastro. Por un lado, el cuerpo tendría que ser sumergido completamente en el ácido, no sólo duchado con él. Se realizaron pruebas con restos de animales y humanos, y encontraron que, incluso si esto hubiera ocurrido después de que el cuerpo cayó en una zanja o un área cerrada dentro de la propia cabina, tendría que permanecer allí durante 24 horas antes de que se perdiera todo el tejido blando, y hasta 5 días antes de que los huesos fueran seriamente dañados. 
El tacómetro del camión fue recuperado intacto, revelando que había hecho las paradas programadas en Venta del Olivo (cerca de Cieza, Murcia), Las Pedroñeras (Cuenca), una gasolinera cerca de Madrid a las 3:00, y la posada " Aragón ", cerca de Cabanillas, a principio del paso de montaña, a las 5:30. El camarero no tenía problemas para recordar a la familia e incluso lo que pedían: dos cafés para los padres y una torta para el niño. El camarero vio salir un camión cisterna pero no quién iba a bordo en ese momento tras la comida. Hasta este punto, el viaje de la familia se estaba desarrollando con normalidad.
Foto del accidente

El tacómetro también reveló que algo extraño sucedió después. En la ascensión del puerto de montaña, el camión hizo 12 paradas muy breves, la más corta duraba menos de un segundo y la más larga, la última cerca del punto más alto, alrededor de veinte. No había un atasco de tráfico en el momento que justifique esas paradas. Por otra parte, el examen de la camioneta se encontró que, contrariamente a lo que todos habían asumido en el momento del accidente, los frenos del Volvo no fueron dañados en absoluto, y que Andrés Martínez iba a esa velocidad a propósito.
El camionero que iba tras Andrés y que había sido empujado fuera de la carretera declaró que, en el período inmediatamente posterior al accidente, una furgoneta Nissan Vanette blanca se había detenido junto a ellos. Era conducida por un hombre con bigote que hablaba con acento extranjero, que estuvo acompañado por una mujer rubia. El hombre le dijo que no se preocupara, que la mujer era su esposa y que ella era una enfermera. La mujer sólo comprobó sus lesiones brevemente antes de la furgoneta se fuera rápidamente.¿Una maniobra de distracción para que su compañero recogiera algo de la cisterna? Posiblemente.
Se dice que dos pastores vieron una camioneta blanca en las secuelas del accidente, desde donde un hombre inusualmente alto, de aspecto nórdico y una mujer vestida con una bata blanca de médico descendieron y recogieron un paquete desde la cabina del camión (¿el niño?). Esta historia es tan antigua como el accidente y la policía trató de localizar a los dos pastores locales que supuestamente habían visto todo eso, pero no encontraron ninguno en el área que habían sido testigos del accidente. Posiblemente se trataba de una leyenda urbana para justificar la desaparición del niño.

La extraña desaparición ganó notoriedad en la prensa y pronto atrajo a los cazadores de ovnis, los teóricos de la conspiración y avistamientos falsos que empañaron la investigación. Desde entonces numerosos reportes de un niño que vaga solitario por las carreteras se han dado.

La especulación común es que la familia fue víctima de un encuentro al azar con unos narcotraficantes. Se dice que había un puesto de control policial en Somosierra esa mañana y que con el fin de pasar de forma segura, los traficantes de drogas habían obligado a la camioneta a detenerse en el camino, y le ofrecieron a Andrés llevar las drogas por ellos. Andrés se negó y los narcotraficantes secuestraron al niño, por lo que él los persiguió con el camión hasta que se produjo el accidente. 

En otra hipótesis similar el niño habría sido retenido por los narcos en el trayecto de subida del puerto, haciéndole pasar al interior de un vehículo que iba delante del camión para cerciorarse de que el camino estaba libre de vigilancia policial y el porte de droga no corría peligro de ser requisado, mientras un segundo vehículo seguía al camión. Pero en el trayecto se encontraron con un control de la Guardia Civil. Sin tiempo para avisar al camión transporte, los narcos se dieron a la fuga abandonando el alijo de droga, pero con su garantía a bordo: Juan Pedro. El segundo vehículo sería el que, al ver el accidente, había parado para recoger el alijo.

En 1987, el periódico nacional El País, por lo general una fuente seria, publicó que se habían encontrado rastros de heroína en el camión, aunque no en la cabina, pero en el buque tanque en sí. Hubo una investigación sobre los negocios de Andrés Martínez, pero no se asoció con ninguna empresa "criminal".

Un oficial involucrado en el caso propuso una hipótesis alternativa. Según él, alguien (posiblemente la pareja de la furgoneta blanca) cogió al gravemente herido Juan Pedro desde el lugar del accidente y lo llevó a un hospital, pero murió antes de llegar y se deshicieron del cuerpo para evitar preguntas.

Pocos días después del accidente, el niño fue reclamada para ser visto en Bilbao, al final del viaje. Esta afirmación fue investigado, pero no llevaba a ninguna parte.
Años más tarde una vidente habló supuestamente con Juan, la cual aseguró que vive con otra personalidad...

La única pista alternativa, que inexplicablemente no se comprobó, la proporcionó un profesor de autoescuela de Madrid, que afirmó que una tarde del mes de mayo de 1987 una mujer ciega de nacionalidad iraní -que huía del régimen de Jomeini- le había pedido la dirección de la Embajada de Estados Unidos en Madrid. Formaba parte de una familia de refugiados que llevaba tan sólo seis meses en España y estaba en mala situación económica, hasta el punto de que comían en un centro de la Cruz Roja. 
La mujer iba acompañada de un niño de diez u once años que hablaba castellano con acento andaluz, lo que sorprendió mucho al profesor. Cuando le comentó a la mujer que cómo era posible que hablara tan bien en castellano, llevando tan sólo seis meses en España, ésta cambió bruscamente de conversación. 
Posteriormente el profesor reconoció al niño en un reportaje de televisión. Se puso en contacto con la policía y con la familia del pequeño. Aunque uno de los tíos de Juan Pedro le prometió que al lunes siguiente viajaría a Madrid, al final no se presentó y la policía tampoco investigó al respecto.

La hipótesis a la que se dio más credibilidad en su momento afirmaba que el cuerpo del pequeño podía haber salido disparado hasta alguna quebrada o barranco cercano, oculto por la vegetación y después devorado por animales e insectos, aunque las múltiples batidas nunca dieron con resto alguno, ni siquiera se encontraron sus huesos.

Todo en este caso es una auténtica incógnita, y no hay ningún investigador privado que consiguiese sacar algo en claro: ¿Quién eran aquellos individuos con batas blancas y qué se llevaron?; ¿A qué se debe que el tacógrafo registrase hasta doce paradas en menos de una hora y media y qué el camión acelerara hasta los 140 km/h?...¿Dónde está el niño de Somosierra ahora?
Personalmente no creo en la teoría de que el niño saliera disparado de la cabina y fuera devorado hasta los huesos por los animales, y mucho menos que el ácido lo "borrara" completamente". La hipótesis del narcotráfico suena más realista para mí. No en vano fue considerado por la Interpol como el mayor misterio de su época...

Esta es el área aproximada en Google Maps. La construcción de un nuevo trazado menos peligroso y más acorde con los tiempos actuales ha hecho que este tramo del puerto de Somosierra haya quedado abandonado. Un trazado sinuoso por el que ya no circula casi nadie.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada