"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

viernes, 6 de marzo de 2015

Charlie sin cara (El hombre verde)


De todas las leyendas locales en el oeste de Pensilvania, el cuento del Hombre Verde de Pittsburgh es la más conocida. Este hombre horriblemente deforme, también llamado Charlie No Face (Charlie sin cara), se podía ver en la noche, soplando el humo del cigarrillo a través de los agujeros de sus mejillas, al acecho junto a la carretera, tratando de mantenerse fuera de la vista. 


Según la historia, el hombre verde tuvo un accidente que arruinó su rostro. Algunos dicen que era un hombre que trabajaba para la compañía eléctrica, alcanzado por un rayo o conmocionado por una línea eléctrica caída. Otros sugieren que era un trabajador de la fábrica salpicado con ácido. Cualquiera que sea la causa, todos coinciden en que el accidente le volvió la piel verde y fundió sus rasgos faciales. Dependiendo de quién está contando la historia, el hombre verde podía ser un fantasma o vivir en una casa abandonada y tapiada, según versiones.

En una variante de la historia el accidente tuvo lugar cerca de uno de los muchos túneles ferroviarios abandonados en Pittsburgh, y ahí es donde corrió a después de su accidente. Muchos lugares diferentes se promocionan como el lugar del "Túnel de Green Man", pero el más popular es en South Park Township, justo al lado de Snowden Road, un sitio utilizado por el municipio para el almacenamiento de la sal de roca para días de nieve.

Curiosamente esta historia tiene cierta parte de realidad. Veamos:

Durante cincuenta años, hasta hasta la década de 1980, Raymond Robinson solía caminar un tramo solitario del camino entre Koppel y Nueva Galilea para hacer ejercicio. Lo hizo al amparo de la noche a causa de lo que le sucedió allá por el verano de 1919. En una apuesta, con 8 años de edad, Raymond había subido hasta la torre que sostenía las líneas de alta tensión para el tranvía "Línea Armonía" en Morado. Un pájaro había construido un nido allí y sus amigos querían saber si había huevos en el mismo. Ray tocó por error los cables, electrocutándose.

Lamentablemente perdió los dos ojos en el accidente y su rostro se desfiguró de forma horrible, perdiendo además un brazo. Dos meses más tarde, el Daily Times informó que "A pesar de toda su aflicción, el niño se encuentra en buen humor." Después de una larga recuperación, Ray Robinson fue puesto en libertad, con una nariz protésica conectado a un par de gafas oscuras que ocultaban sus cuencas vacías. Pasó sus días escuchando la radio, aprendiendo Braille, y haciendo cinturones y carteras de cuero como trabajo, aislado del mundo. Él cortaba el césped con una máquina manual. Y por la noche, paseaba a lo largo de la ruta 351.

Foto de Ray con su abrigo

Pronto se extendió la historia del excursionista desfigurado. Los adolescentes locales comenzaron a llamarlo Charlie No Face; la gente de más allá le llaman el Hombre Verde. Lo llamaron así porque decían que se trataba de un fantasma verde o que su piel quemada había tomado un tinte verde luego del accidente, pero el mote venía en realidad de una vieja charretera militar que utilizaba para abrigarse durante sus largas caminatas invernales. Y entonces la gente comenzó a conducir por la zona sólo para encontrarse con él. Algunas noches, la policía llegaba para poner orden en el tráfico. En general, Ray se escondía cuando oía tráfico, a causa de algunos tipos irrespetuosos. Sin embargo, algunos curiosos se hicieron amigos de él y llegaron a apreciar su compañía. Le darían cigarrillos y cerveza, y algunas veces se tomaban fotos con él.


Durante la guerra de Vietnam, los reclutas de la zona de Pittsburgh tomaron estas fotos con ellos, y así la leyenda del hombre verde extendieron por todo el mundo. Y las historias se hicieron más exageradas a partir de ahí. Todavía se les dice que el día de hoy, a pesar de que Ray Robinson murió hace más de veinte años, el 11 de junio de 1985, su fantasma vaga por la carretera habitual. Está enterrado en el cementerio de Grandview, cerca del sitio del accidente, dicen.

2 comentarios :