"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

lunes, 5 de diciembre de 2016

El problema con Chris


El problema con Christina era que ella es tan marimacho que su madre solía decirselo con regularidad.

Christina Abbey era mi vecina de al lado y cuando éramos niñas pensé que ella era la cosa más bonita que había visto nunca. Miro hacia atrás a veces hacia viejas fotos de nosotros jugando y ella es como una muñeca de porcelana humana. Su madre solía hacer sus ropas. Estaban ridículamente pasadas ​​de moda. Tenía un millón de vestidos con volantes y su cabello rubio y rizado siempre brillaba, e invariablemente tendría una cinta atada en algún lugar.




"El problema con Christina es que ella no encaja con los otros niños" .Una vez escuché a un maestro decirle esto a otro cuando pensaban que no los oíamos. Estábamos sentados afuera del aula y debían de ser unos seis o siete. Uno de los otros niños la había intimidado sin piedad debido a su extraña ropa y había terminado en una pelea en el patio de recreo.

La madre de Christina nunca parecía darse cuenta. "El problema con Chris es su madre", me informó mi mamá. "Ella piensa que esa niña es una muñeca". Incluso a tan temprana edad yo sabía exactamente lo que mi madre quería decir. Mis padres estaban tan relajados que eran prácticamente horizontales cuando se trataba de la crianza de los hijos. Yo era la más joven de cinco. Mis ropas eran en su mayoría de mis padres, y no tenían ningún escrúpulo sobre dejarme correr y ensuciarme. Un agujero en mis pantalones no era nada crear un alboroto, siempre y cuando no hiciera nada realmente estúpido.

A Chris por otro lado no se le permitía jugar. No se le permitía ensuciarse, no se le permitía desordenarse. Recuerdo que ella miraba tristemente desde su ventana mientras un grupo de nosotros saltabamos en una piscina inflable en mi jardín.

A medida que crecimos, se hizo aún más evidente. Los vestidos con volantes son bastante inusual para una niña de siete años en la escuela, pero para una de diez años es simplemente ridículo. La madre de Christina comenzó a seguir alguna religión alrededor del tiempo en que Chris nació. No tengo idea de qué tipo de religión, pero significaba muchas reglas para Chris. No se le permitió hacer varias de las lecciones que teníamos en la escuela debido a las creencias religiosas de su madre.

Sin embargo, siempre la amé. Éramos las mejores amigas y, a medida que crecimos, nos íbamos a escabullir e ir a jugar en el bosque. Le di un viejo par de mis zapatillas de deporte para que sus zapatos no se ensuciaran, y vagabamos por el bosque durante mucho tiempo, lanzando piedras en el pequeño arroyo y corriendo hacia arriba y hacia abajo jugando a peleas de espada con palos.

Su madre no la permitía en mi casa, ni en la de cualquier otro niño, porque al parecer tenía miedo de nuestra influencia. Sin embargo, se me permitió entrar en su casa. Siempre estaba impecable y prístina. Yo no fui mucho, porque incluso a medida que crecíamos, su madre parecía pensar que lo que deberíamos hacer era jugar con las muñecas de Chris o tener fiestas de té. Con Chris en su vestido con volantes y su juego de té de tamaño infantil, a veces me sentía como un extra en una historieta de Alice in Wonderland. A Chris tampoco le gustaba quedarse en casa, y afortunadamente porque su madre era una madre soltera y enfermera, teníamos tiempo de sobra para vagar y hacer lo que hacen los niños.

El verano que cumplí once años, Chris y su madre se fueron por unas semanas. Por una vez no podía esperar a que la escuela comenzara. Había perdido a mi amiga. Sin embargo, no había señales de ella. Cuando le pregunté a mi maestro acerca de ella me dijeron que iba a ser educada en casa a partir de ahora. Fui directamente a su casa en mi camino a casa. Su madre respondió a la puerta y me dijo que Chris ya no podía jugar conmigo. Me fui a casa y lloré a mi mamá. No me importaba que otras personas pensaran que Chris era rara. Ella era mi mejor amiga y yo estaba devastado.

Ese fin de semana, esperé hasta que vi salir a su madre y volví a llamar. Chris gritó a través de la puerta que ella estaba encerrada y me dijo que fuera al lado de la casa. Abrió la ventana de la cocina y entré. Apenas había abierto la boca para preguntarle el millón de preguntas que tenía que hacerle cuando ella se echó a llorar. En mis once años nunca había visto a nadie llorar así. Entre los episodios de llanto y yo tratando ineficazmente de calmarla, esto es lo que logré reconstruir.

Al parecer su padre, de quien ella no tenía conocimiento, había sido liberado de la prisión. Había estado allí por violar a su madre. Esta noticia parecía haber llevado a su madre al límite. Su reacción inicial a esto había sido correr con Chris a algún motel en medio de la nada. Mientras estaban allí, Chris había estado enferma de apendicitis y su apéndice le fue retirado. Después de unas semanas, su madre se había calmada lo suficiente para regresar a casa, pero le había dicho a Chris por su propia seguridad que debía ser educada en casa y no se le permitía salir a menos que estuviera con su madre.
Abracé a mi amiga y le dije que siempre estaría allí para ella. En ese momento oímos el coche de su madre subiendo por la entrada.

¡Mierda!' Le dije: 'Si vuelve a salir, llámame y volveré a dar la vuelta' empujé mi nuevo teléfono inteligente en su mano. Había sido mi regalo de cumpleaños, reemplazando al viejo Nokia de tercera mano que mi mamá siempre me había hecho cargar para emergencias, y todavía estaba muy enamorada de ella. '¡Cuídalo, porque mi madre me matará si se rompe!' Y con eso me alejé de la ventana, dejándome caer ligeramente afuera, donde esperé hasta que escuché a su madre cerrar la puerta.

Pasé aquella noche tumbado en mi cama, hojeando los cómics y lamentando vagamente mi decisión de dejar mi nuevo juguete con mi amiga. Ya estaba dormida en la cama cuando Christina llamó a nuestro teléfono de la casa. Mi mamá me respondió, y creo que si hubiera sido cualquier otra amiga les hubiera dicho que no era demasiado cortés llamar a esa hora, pero ella tenía sus propias preocupaciones por Chris, así que me sacudió suavemente.

'Oye Trouble (el apodo de mi mamá para mí), Chris está en el teléfono y está llorando, ve si ella está bien, porque ella no quiere hablar conmigo' Me arrastré de mi cama.
'Huurmph' murmuré en el teléfono, parpadeando y con los ojos borrosos.
¿Tina? Te necesito. He hecho algo muy malo y te necesito.
'¿Qué? ¿Qué has hecho?' Mi cerebro todavía apenas funcionaba.
"Creo que he matado a mi madre" y empezó a llorar de nuevo.
'OK, estaré allí en dos minutos. De repente estuve completamente despierta. Colgué el teléfono.
'¿Asi que?' -preguntó mi madre.
'Chris dice' y mi barbilla empezó a tambalearse... 'ella dice que ella mató a su madre'... y con eso los adultos tomaron el control.

Esa noche es un mosaico de imágenes en mi mente. Miré desde la ventana de mi dormitorio cuando llegaron las policías y una ambulancia.

Lo que más recuerdo es que la sacaron de la casa. Su largo camisón cubierto de sangre, y juro que me miró, antes de que la pusieran en el coche, y sonrió. Hasta el día de hoy espero que me perdone, pero no pude ayudarla de otra manera que involucrar a mis padres.
En ese momento, todos mis padres me decían que la madre de Chris la había herido y Chris tenía una discusión con ella y accidentalmente la había matado.

Fue años más tarde mi mamá finalmente me dijo lo que pasó esa noche.

Chris y su madre tuvieron una gran pelea, durante la cual su madre la había atacado y Chris había agarrado algo para defenderse y golpeó a su madre en la cabeza, hiriéndola mortalmente.
La verdad es que cuando le di a Chris mi teléfono ese día no sólo tenía la habilidad de ponerse en contacto conmigo, sino el acceso a Internet. Tenía acceso a la información que su madre le había ocultado toda su vida.

Chris había descubierto que no era el apéndice lo que su madre había retirado en la habitación del motel.

El verdadero problema con Chris era que el nombre en su acta de nacimiento era Christopher y su madre, que odiaba a los hombres, había querido a una niña.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada