"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

lunes, 18 de enero de 2016

Estrella Celestial


Temprano en la mañana. un golpe en mi puerta. Abro. En el otro lado se encuentra un testigo de Jehová. Una vez más... Me preparo para cerrar de golpe la puerta, una pequeña alarma suena apagada en mi cerebro aturdido; Algo no esta bien. Parpadea el sueño de mis ojos y me doy cuenta de que el hombre no tiene cabeza, sólo un muñón sangrado que sobresale de sus hombros. Parpadeo.

El hombre sigue ahí - la cabeza todavía no está. Con los ojos muy abiertos miro hacia abajo y veo la cabeza que falta acunada en sus brazos, sus ojos rodando en sus cuencas, y su lengua lamiendo los labios azules. Salta a través del umbral y me tropiezo hacia atrás por el pasillo. Mi mente piensa que me persigue por toda la casa y subo las escaleras. Corro a mi habitación y salto por la ventana, aterrizando con un golpe en el césped a continuación. Por encima de mí, los Testigos de Jehová levantan la cabeza sin cuerpo. Él tira de mí. Luego se evapora en una nube de humo azul. Me quedé allí en la hierba en la luz de la mañana, tres palabras que corren por mi cerebro entumecido. Qué ha pasado...


Espera.

Ah, sí, lo recuerdo.

Me quedé escondido en la esquina con el dealer.

"Lo siento," dijo, "No tengo de eso."

"Bueno mierda, ¿qué más tienes?"

"Lo normal. Marihuana, cristal, rocks ...", echa un ojo por encima de mí," Pero hijo, creo que tengo algo especial para ti". Él saca un pequeño Ziploc de uno de sus bolsillos.; dentro docenas de pequeñas pastillas de color blanco, "esta mierda se llama Estrella Celestial".

"No he oído hablar de ello, ¿qué es lo que hace?"

"Estoy seguro de que nunca ha oído hablar de él, es nuevo. Este fármaco viene desde el Himalaya o alguna mierda así. Los monjes allí cosechan esta flor extraña, la procesan, y luego cantan unos encantos sobre ella. 'Es tan fresca en las calles que la policía ni siquiera sabe que existe todavía. Confía en mí, esto de aquí te producirá el viaje definitivo".

"¿Así es como el LSD?"

"Esto es cien veces mejor que lo que hace el LSD ".

"Bueno, mierda, me quedo con uno, entonces, ¿cuánto?"

"Una píldora $200"

"Eso es jodidamente caro"

"¿Bastante? Hombre, ¿has estado escuchando? Es del Himalaya, mierda! Monjes! El cantar! Por supuesto que es caro, es raro, hermano! "

Terminé comprando una con el "descuento" de $140. Entonces me la metí y esperé. Y esperé. Seis horas más tarde estaba maldiciendo mi estupidez y volví a casa, jurando mandar a la mierda al dealer en cuanto lo viera. Eso fue hace dos días. Parece que no estaba mintiendo, después de todo...

Estrella Celestial. Me senté en la hierba mirando el cielo en un vacío enorme. La hierba bajo mi piel palpitaba a mi latido del corazón, cantando algún himno desconocido. Estrella Celestial.

Esta mierda era buena.

Me senté y miré por la ventana rota de mi casa. Parecía que sería una pena perder este viaje increíble dentro. Me he drogado con ácido antes; Sé cómo mantener la calma. Además, la casa se había disuelto en una pared de agua que caía sin cesar sobre sí misma. Dudo que pudiera haber encontrado la puerta si quería.

Caminé sin rumbo por la ciudad, con mi boca abierta mientras miraba alrededor. La acera se había disuelto en un río de lagartos grises. Pasé a un hombre con dos caras que incesantemente discutía con él mismo mientras su cabeza giraba en un círculo. Una boca de incendio brotó cintas de color puro que giraban suavemente a sí mismas a través de mi cara. Ilusiones ópticas abrumadoras y alucinaciones físicas táctiles. Estrella Celestial. Incluso con mi experiencia estaba teniendo problemas para convencerme a mí mismo que era sólo un viaje de drogas. Mil millones de hormigas pululaban por el cielo azul, llevando gotitas resplandecientes de regreso a su nido en las nubes. Suspendido en el aire partículas de plata mientras volaba a través del tiempo y el espacio hacia un antiguo campo de batalla. Caí de rodillas, con lágrimas en los ojos, cegados por su belleza ....

Y entonces todo desapareció. Me acurruqué en la acera sucia de la ciudad mientras la gente que camina me miraba nerviosa. Por encima de mí, un avión cruzó lentamente el cielo. Me metí en un callejón para evitar más complicaciones. Dios mío, ¿una droga?. Nunca antes en mi vida había experimentado este tipo de alucinaciones realistas. Yo sabía que era la cosa más hermosa que jamás había visto. Está claro que tendría que comprar más de eso. Pero yo no era un puto aficionado, antes tendría que investigarlo, asegurarme de que no era mortal o joderme más para el resto de mi vida o algo así. Aunque tengo que admitir, que casi parecía una pena.

Puesto que ya estaba en la ciudad me dirigí a la biblioteca y pasé horas leyendo en internet y el acaparamiento de todos los libros que pude. Pero no pude encontrar ninguna información sobre el Estrella Celestial. A medida que el día avanzaba en la noche me estaba desanimado; encima de eso me parecía estar teniendo una recaída. Mientras caminaba por las filas de manuscritos comencé a oir un canto, recitando interminables tomos del saber y de la historia, cada vez más fuerte, hasta que finalmente tuve que salir corriendo de la biblioteca con mis manos sobre mis oídos, lejos de ese interminable zumbido.

En el exterior, una guerra estaba en su apogeo bajo el sol escarlata. Cangrejos gigantes hundieron en todo el campo de batalla. En el fragor de lodo burbujeante y gritando, marionetas, un gemido funesto que derrumbó los edificios en polvo y se abrió la tierra misma. Detrás de los escombros cayendo de la ciudad rosa dedos de carbón gigantes, semidioses que se reían y bailaban en el caos; sus ojos invisibles encendían las calles en una neblina de color naranja repugnante. Luego, con la explosión de mil trompetas, las nubes arrugadas que flotaban sobre la locura se separaron y cayeron globos sangrientos de carne. Los trozos de tejido canceroso palpitaban y se tragaban a los luchadores y las calles, trepando por los edificios en ruinas en la maraña de venas. Me di la vuelta y corrí por las calles resbaladizas con los cadáveres de los muertos. Corrí gritando en la bruma mientras que detrás de mí el tumor se arrastró por el suelo, absorbiendo el mundo detrás de él, derramando zarcillos que dispararon hacia el cielo y robaron la luz del sol. Delante de mí vi una boca escarpada de negritud bostezando de entre dos edificios en ruinas y metida en el hueco oscuro, ya que se cerró. Detrás de mí, la carne que consumía fue atrapada por las paredes de ladrillo que se alzaban sin fin, levantándose hacia arriba en el espacio y en lo desconocido, allá donde el polvo sólo puede agitar débilmente en el último aliento de un universo oscuro ...

Yo también estaba atrapado. Me he quedado atrapado en un túnel delgado, que figura a ambos lados por las paredes de ladrillo eternas. El suelo bajo mis pies era sólido, pero corría como un líquido. Mientras caminaba por el estrecho sendero bajo mis pies. Debajo de la superficie las caras conocidas de mi familia y amigos me miraban sonriendo, pero sus ojos hablaban de un hambre profunda. Cada pocos segundos un auge estremeciéndose sería la lluvia de ceniza desde arriba y difundia ondas largas a lo largo del suelo. Caminé por el laberinto lineal por lo que parecieron horas.

Poco a poco me di cuenta de que el sonido se acercaba. Me di la vuelta. Un casco de un hombre se acercó a lo largo de la superficie de la tierra, con los hombros raspado mientras miraba hacia abajo de una capucha negra que le cubría el rostro. Como retrocedí, lentamente sacó un hacha reluciente detrás de él. Traté de correr, pero tropecé y caí. Al instante, las caras flotantes debajo de mí me agarraron con sus frías lenguas; el hombre envuelto levantó el hacha por encima de su cabeza y la dejó caer sobre mi pecho, cortando a través de mi camisa y de mi carne. Un líquido negro confeccionado de mis sueños y mis pesadillas salió de la herida y duchó las paredes en una tinta espesa que se deslizó por la piedra. Las criaturas debajo de mí comenzaron a gorjear con la expectativa de como el verdugo movería su hacha para el golpe final. Pero como él la hizo girar sobre mí, el túnel se desvaneció. El suelo ennegrecido se endureció de nuevo en el asfalto y el asesino gigante desapareció con un trueno final. Yo estaba tumbado de espaldas, solo, en el callejón ...

Estrella Celestial. Esa mala mierda...

Me las arreglé para subir con las piernas temblorosas y me arrastré hasta el final del callejón. Mirando a la calle vi una noche normal, gente paseando casualmente por las aceras, coches zumbando a lo largo de la carretera bajo el cielo azul marino. Un golpeteo suave me hizo mirar hacia abajo a mis pies, donde un charco rojo se propagó. Jadeé al sentir el largo tajo en el pecho. La sangre corría por mi camisa, cayendo suavemente sobre el frío cemento a continuación. ¿Qué pasó? Arranqué la camisa y la até a través del corte, tropezando enmi camino a casa. En silencio, maldiciendo al dealer y la horrible Estrella Celestial.

Me senté en el baño con una gasa y antiséptico. Mi mejor conjetura es que de alguna manera me había lesionado en la agonía del mal viaje. Me hice la promesa de no probar alucinógenos de nuevo; especialmente el puto Estrella Celstial. Mi cabeza todavía palpitaba de los lugares que había presenciado. La migraña palpitaba, surgiendo a través de mis sienes y enviando dardos de dolor a través de mi cuero cabelludo. Yo ciegamente me acerqué al botiquín y lo abrí, alcanzando el interior de los calmantes para el dolor. Mi mano se cerró sobre algo pequeño y puntiagudo. Se movió…

Abrí mis ojos. No había nada en el interior de mi gabinete de la medicina, sólo una pared gris sólida que se contrajo y se estremeció. Me di cuenta de que era una masa de millones de arañas. las derramé en mi baño. Llegué a la puerta, pero me arrastré hasta los tobillos, deslizándome en mis pantalones y tirando de mí hacia el suelo. Me envolvían por completo, sentí que comenzaban a girar su seda alrededor de mi cuerpo; se arrastraron en mis oídos para poner sus huevos. Grité. Las arañas corrían por mi garganta. Me atraganté y farfullé al sentir sus garras peludas por el interior de los pulmones. La masa se cerró sobre mi cara, bloqueando la luz. Ocho millones de piernas corrían por mi cuerpo, envolviendo firmemente mi cuerpo. Me desmayé a los sonidos suaves de su clic.

El sol de la mañana entraba en mi cara. Me levanté por encima de las pesadillas en la oscuridad de mi mente y me encontré tirado en el piso del baño, con una botella de Excedrin vacío en mi mano. No hay arañas. No hay huevos. Pero mi brazo estaba cubierto de cientos de pequeñas punciones. La herida en el pecho sangraba de nuevo, la sangre goteaba hacia abajo y extendiéndose por el linóleo blanco. Ignoré el dolor y me arrastré fuera del baño y bajé las escaleras. Estrella Celestial. Sea lo que sea me había jodido bien. Sólo hay una cosa que hacer ahora. Tenía que averiguar más sobre esa droga, y sólo había una persona en el mundo que pudiera ayudarme ...

Me senté incómodamente en la parada del autobús. El día había pasado lentamente; pequeños escalofríos de luz irrumpieron de forma rutinaria a través de la realidad, pero hasta ahora las alucinaciones se habían mantenido al mínimo. Una cara blanca apareció alrededor de las puertas, en el armario, incluso en la televisión, pero hasta ahora no había hecho otra cosa que mirarme.  Por último, el autobús llegó y me metí en su acogedor interior luminoso. Cuando me senté, la criatura pálida apretó su cara contra el otro lado del cristal, pero por suerte no me siguió. El autobús se abría paso a la ciudad ...

El viaje de regreso pareció una eternidad. Vidas. Una por una, los pasajeros crecían, se hacían viejos y se secaban, muriendo en sus asientos sin un sonido. A medida que los años pasaron, la pintura comenzó a desprenderse de los asientos y el polvo cubrió los huesos secos de los que estaban sentados en ellos. Aún así, el conductor del autobús no envejecía. Durante décadas hemos pasado por edificios y ciudades en decadencia; fuera de la ventana toda la civilización se derrumbó en polvo y fue tragado por el desierto. Árboles nudosos. Enormes germinadas donde los rascacielos estuvieron una vez, los huesos de la humanidad que sobresalían de su corteza como los trofeos de un vencedor. Siglos más pasaron, y luego, sin previo aviso, el sol explotó, ampliando sobre la tierra en una bola de fuego que se tragó los últimos seres vivos y dejóal planeta en un número infinito de pequeños fragmentos. Pero el autobús continuó a la deriva en medio de la oscuridad durante casi una eternidad, pasando galaxias que se derrumban y los agujeros negros hambrientos hasta que llegó a su destino, el fin del mundo, donde en el vacío del verdadero olvido existía un solo punto. Y durante mucho tiempo ardió en el vacío, brillando la última débil luz en el abismo de la nada hasta que finalmente se apagó por las manos del destino. Y allí, en el fin de los tiempos y la materia y el espacio el conductor detuvo el autobús y abrieron las puertas ...

Salí del autobús y en las calles bulliciosas de la ciudad. Un vistazo a mi reloj me dijo que había estado viajando por un total de veinte minutos. Me abrí camino contra las oleadas de personas que fluían contra mí como agua con gas. Sus cuerpos se levantaron de la acera. Me llevó para siempre, pero finalmente llegué a mi destino, el club, logrando entrar mediante la entrega de un fajo de papel verde al gorila de la puerta.

Casi me volví cuando entré. Las paredes, el suelo y el techo se formaron a partir de hojas enormes de carne y hueso. Personas esqueléticas caminaban por las paredes con cuchillos punzantes en la piel. NO. No, yo estaba en un club, las paredes eran de cemento, y la gente estaba bebiendo alcohol. Terminé mi paso entre la multitud brillante buscando al dealer. Rostros de la multitud parpadearon entre la realidad y la alucinación, de las caras normales brotaban alas y colmillos que giraban a través de la oscuridad antes de hundirse de nuevo en el cráneo del propietario. Podía sentir la locura de la estrella celestial de nuevo como arterias ramificadas a través de las paredes de piedra y fantasmas dentados descendieron sobre la pista de baile. Un sudor frío corría por mi cuero cabelludo; mi precioso tiempo corto en la realidad estaba llegando a su fin. Por último, bajo las luces intermitentes locas vi el rostro. Me acerqué a él y le agarré el cuello, arrastrándolo hasta el piso conmigo como su rostro se derritió apagado y creció de nuevo, una y otra vez ...

"TÚ." Las luces iban una a una. La piel se estaba extendiendo a través de las paredes de nuevo. Sobre el mar de ondulantes brazos vi a la bestia que llevaba una capucha negra en la multitud delante de él, que venía hacia nosotros. La Estrella Celestial estaba sobre mí.

"Hombre, será mejor que me sueltes."

"Tú. Tú me diste esto. ¿Qué es?"

"¿De qué mierda estás hablando?"

"Estrella Celestial. Me lo vendiste tú, gilipollas. Dime lo que tiene".

El dealer me dio una mirada extraña, levantando la ceja. Se puso de pie y luego me tiró a mis pies, "Oh, eres tan retardo que no te diste cuenta que te había estafado".

"Q-qué?"

Tiró la bolsita de Ziploc llena de pastillas de color blanco por fuera. "Te vendí una tableta de aspirina de mierda. Ese rollo sobre las flores mágicas y santos monjes y mierda era mentira. No existe la Estrella Celestial".

"No. NO, eso no es posible. He estado viendo cosas. Cosas horribles ... Por días ... ".

"Bueno, ese es tu maldito problema. Aquí, tome su dinero de vuelta, te ves como una mierda. Nunca he dicho esto a nadie antes, pero tienes que lavarte ". Él desapareció en el remolino de gente.

Me agaché en el suelo sollozando. Fuera de la oscuridad una mano enorme se agachó y me agarró por el cuello, tirando de mí hacia abajo en su interminable abismo de pesadillas, el reino de la Estrella Celestial.

1 comentario :