"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

jueves, 12 de noviembre de 2015

El caso de Sylvia Likens

Gertrude Baniszewski vivió en Indianapolis. Desde que ella tenía dinero, Baniszewski se encargaba de los niños del vecindario con problemas para ganar un dinero extra. En junio de 1965, Jennifer y Sylvia Likens (16 años por entonces) fueron dejadas al cuidado de  Baniszewski, a quien habían conocido pocos días antes en la iglesia. Jenny era discapacitada (había nacido con una pierna encogida, que había ido avanzando hasta llegar a poliomielitis) y un año menor que Sylvia, y no podía moverse mucho .

Sylvia



La relación de los padres de las Likens había pasado por una mala racha y se separaron. Por varias razones comprensibles, dejaron a las niñas con Baniszewski (a quien conocían como "la señora Wright - que había tomado el nombre de una ex pareja). Ellos rápidamente acordaron pagarle $20 a la semana y se fueron.

Durante la primera semana de su estancia, las dos niñas fueron vistas con creciente hostilidad por Baniszewski. Sylvia no era tan mansa y sumisa como su hermana con discapacidad y había poca tolerancia para 'replicar' en esa casa.

Baniszewski

Sylvia y Jenny empezaron a quejarse por la comida que ofrecían en la casa desordenada y sucia de Baniszewski. Se les daba rebanadas de pan tostado en la mañana y un plato de sopa a la hora de cenar. Sin embargo, este menú no estaba reservado para ellas solas. Ninguno de la familia Baniszewski estaban comiendo bien porque eran pobres.

Al final de la semana inicial, los $20 por cuidar a las niñas llegó un día tarde, ambas niñas fueron arrastrados a una habitación de arriba de la casa y las golpearon cruelmente. "Bien, perras, he cuidado de ustedes durante una semana por nada. El cheque de su padre no ha llegado" les dijo. Cuando Sylvia intentó explicar que seguramente el dinero se había retrasado, Gertrude ordenó a ambas que se inclinaran sobre una cama, se quitaran la falda y ropa interior y las azotó con una pala en las nalgas. Como Jennifer tenía poliomielitis y era la más pequeña, Sylvia propuso a Gertrude que la castigara a ella en vez de a su hermana pequeña. Baniszewski accedió.

El dinero llegó al día siguiente pero Baniszewski no estaba contenta, no quería retrasos. Cada vez que ella estaba en la habitación con Sylvia o Jennie, las abusaba física y psicológicamente. Más tarde, en su juicio, Baniszewski admitió que las golpeó con tanta fuerza que le dolía sus propias manos. Sylvia se convirtió en el blanco favorito de los castigos regulares que revelaron la naturaleza sádica de Baniszewski. A pesar de que sus padres la visitaron, ellas callaron.

A los niños Baniszewski se les animó a abusar de Sylvia también. También se invitó a sus amigos a venir a la casa y usarla como un saco de arena. Con la "madre adoptiva" mirando, los muchachos golpeaban y pateaban a Sylvia. Cuando ella le rogó a Baniszewski que se detuvieran; ella se limitó a reír e instó a sus compañeros torturadores a mayores niveles de abuso.

Un joven con un poco de entrenamiento de judo utilizó a Sylvia en una especie de "práctica ficticia", él la lanzó contra la pared y la tiró por las escaleras, incluso la dejó inconsciente con un palo de escoba.

Baniszewski ordenó a los niños a apagar cigarrillos en los brazos y las manos de la niña. Su hija Paula golpeó a Sylvia con la fuerza suficiente para romper los huesos en su propia mano. Después de ser tratada por un médico y tener la mano en un molde de yeso, la chica Baniszewski la golpeaba más fuerte.
Uno de los muchos recortes de periódico de la época

Un día, Gertrude le preguntó a Sylvia por qué pasaba tanto tiempo en la tienda de alimentos donde trabajaba. Likens explicó que había encontrado botellas de soda vacías y que las estaba llevando a la tienda para ganar unos cuantos centavos extra. Baniszewski no le creyó y la obligó a desnudarse completamente e introducirse una botella de Coca-Cola en la vagina delante de todos sus hijos y de Jenny. Este suceso ocurrió dos veces. La primera vez la botella se rompió miestando en el interior de la niña y los cristales rotos le desgarraron las paredes vaginales.

Un vecino que visitó las Baniszewskis varias veces mientras que Sylvia estaba siendo abusada, Paula, invariablemente, afirmó con orgullo perturbadoramente alegre, ser el autor de las heridas y abrasiones de la niña. Lamentablemente, como tantas otras personas que vieron lo que estaba sucediendo, el vecino no dijo nada a nadie.

Con increíble hipocresía, Baniszewski comenzó a llamar a Sylvia "puta". Ella le dijo a mucha gente de que Sylvia no sólo era promiscua, sino que estaba embarazada.

La niña fue desnudada y obligada a bailar y realizar actos lascivos frente a los compinches juveniles de Baniszewski. La entrepierna y la zona genital de Sylvia se golpeaba tan a menudo y tan brutalmente que los examinadores médicos endurecidos fueron luego sorprendidos por el número de lesiones en esa región.

Estas palizas particulares probablemente hicieron más difícil para ella controlar su vejiga. Un día mojó la cama sin querer, a Sylvia se le dijo que ella no merece vivir con la gente "decente". Estaba atada y encerrada en el sótano. La niña sólo era liberada cuando Gertrude Baniszewski o los niños-matones querían golpearla. Ella se mantuvo desnuda o casi desnuda para la diversión de los jóvenes salvajes; ellos la disfrutaron obligándola a subir las escaleras para que pudieran lanzarla hacía abajo.

Un muchacho del barrio de pocas luces, Ricky Hobbs, escribió con una aguja ardiendo en el estómago de la chica las palabras: "Yo soy una prostituta y orgullosa de ello." Baniszewski comenzó las letras y luego ordenó Hobbs para terminar la tarea. Pero noo contenta con la tortura sólo física, Baniszewski se burló Sylvia, diciéndole que ella nunca sería capaz de casarse a causa de las palabras en su cuerpo. A Sylvia le mandó escribir una carta a sus padres que "confesaba"  sus favores sexuales con una pandilla de chicos para luego culpar a todos sus heridas, quemaduras y el mensaje horrible en su carne a estos individuos no existentes.


Mientras que Sylvia estaba atado en el sótano, un trabajador social llamado para investigar una denuncia anónima de una "niña con llagas en su cuerpo". Ella le dijo que Sylvia, efectivamente, tenía llagas en su cuerpo ... el resultado de su propia mala higiene personal ... y que Baniszewski la había echado de la casa porque se había convertido en una prostituta.

Claramente, los Banieszewskis se preparaban para librarse de su víctima. Tenían una coartada y nadie había contradicho ninguno de los cuentos que habían girado hasta el momento. Sylvia se dio cuenta de que sus días estaban contados si no se escapaba. Ella hizo un intento desesperado por salir de la casa pero fue capturada y golpeada hasta la inconsciencia.

Durante un tiempo fue tratada con una mezcla extraña de la brutalidad absoluta y de bondad deformada. Le ofrecieron galletas y bocadillos cuando Baniszewski se asustó de las consecuencias de todos los golpes; sin embargo, uno de los abusadores la hacía beber orina y comer excrementos.

Los vecinos oyeron Sylvia golpear las paredes del sótano con una pala; algunos de ellos pensaron en quejarse a las autoridades sobre todo por el sueño que habían perdido - pero en realidad nadie se quejó.

Al día siguiente Sylvia se colocó en la bañera. Ella llegó a estar muy tranquila y sus carceleros se dieron cuenta de que estaba muerta.

El cadáver

La Policía les dijo que Sylvia había sido una incontrolable y promiscua. Baniszewski tenía la carta que le había obligado a Sylvia a escribir, afirmó que Sylvia había regresado a la casa después de una sesión de sexo con algunos chicos. Según su versión de los hechos, la banda había seguido a Sylvia de nuevo a la casa y luego la mataron. Baniszewski dijo que había encontrado a la chica muerta en el sótano. Al ver el cuerpo, los oficiales y médicos declararon que el de Sylvia Likens era el peor caso de abuso físico que habían investigado en la historia del estado de Indiana. Sylvia murió por hemorragia cerebral, shock y desnutrición.

Por supuesto, ella se olvidó de decir que su descendencia se había cebado con la misma historia falsa antes de que se llamó a la policía. Cuando el oficial investigador Melvin Dixon llegó a la casa, todos los niños (incluyendo Jenny Likens) repitieron la historia de Baniszewski por palabra. Dixon fue comprensiblemente conmocionado por el cuerpo magullado y maltratado de Sylvia, y cuando estaba a punto de irse Jenny se las arregló para susurrarle: "Sácame de aquí y te voy a decir toda la historia."

A pesar de las protestas de Gertrude Baniszewski y su clan, el oficial se llevó a la chica y rápidamente aprendieron la verdad. La sádica "madre adoptiva" fue acusada de asesinato, declarada culpable y condenada a cadena perpetua. Baniszewski ganó un nuevo juicio en apelación - pero fue condenado de nuevo y enviada de vuelta a la cárcel. A pesar de que dio muchas entrevistas a escritores y periodistas de la cárcel, ella nunca expresó ningún remordimiento genuino. Tampoco ella alguna vez ofreció explicaciones de sus actos extraños y crueles. Gertrude Baniszewski solo dijo: "Tuve que darle una lección."

Los niños que la ayudaron a torturar y matar a Sylvia Likens fueron condenados a penas muy cortas; sus abogados pusieron hábilmente la mayor parte de la culpa a Gertrude Baniszewski  que había sido el único adulto involucrado. En el momento del juicio, el fiscal les pregunto el por qué de su actitud, por qué maltrataban también a Likens, por qué no hicieron nada para ayudarla. Todos contestaron lo mismo: «No lo sé, señor». Ninguno de ellos supo justificar su propia actitud.

Solo Gertrude y su hija Paula fueron acusadas de cadena perpetua, el resto tuvo penas de 12 a 21 años de prisión. Gertrude salió bajo libertad condicional en el año 1985, y falleció a causa de cáncer de pulmón en el año 1990.

Paula

La película "An american crime" está basada en este caso, la cual es muy recomendable. Otra basada directamente en el caso es "The girl next door", también cruda y excelente. Aún intentan explicarse qué pasó; cómo es posible tanta maldad; por qué toda una comunidad maltrató así a una niña, por nada; y por qué tantos años después, se sigue sin una respuesta clara...

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada