Tradiciones extrañas del mundo II



Segunda parte de esta sección con otras 4 extrañas tradiciones alrededor del mundo. Para leer la primera parte aquí.


- Entierro celestial


El "entierro celestial" o "ritual de disección" es el tradicional método de entierro de los muertos en el Tíbet, que una vez fue una práctica común. No hay necesidad de preservar el cuerpo ya que, según sus creencias, es un contenedor vacío.

Un cadáver humano se corta en trozos pequeños y se coloca en una montaña, exponiéndola a los elementos y los animales - especialmente para las aves de presa.

En una versión, el líder Mok se cortó las extremidades y el cuerpo en pedazos, entregando cada parte a sus asistentes, quienes utilizaron piedras para golpear la carne y huesos, creando a una pulpa, que se mezclan con tsampa (harina de cebada con té y mantequilla de yak o leche) antes de que los buitres fueran convocados para comérsela.

En varias versiones, la carne era despojada de los huesos y se les daba a los buitres sin otra preparación posterior; luego los huesos se rompían con mazos, y generalmente se mezclaban con tsampa antes de ser dada a los buitres.
Aunque a veces se les daba todo el cuerpo.

Ojo, el vídeo es gráfico

El gobierno Comunista de China lo prohibió por ley en la década de 1960 por lo que era casi una tradición perdida, pero legalizada de nuevo en la década de 1980. Actualmente está en desuso.


- Auto momificación


Los Sokushinbutsu eran monjes budistas o sacerdotes que supuestamente causaban su propia muerte en una manera que diera lugar a ser momificados. Es decir, auto-momificación.

Esta práctica habría tenido lugar casi exclusivamente en el norte de Japón alrededor de la prefectura de Yamagata. Se han descubierto entre 16 y 24 momificaciones de este estilo.

Para prepararse para esta muerte, durante tres años los sacerdotes comían una dieta especial que consistía solamente en frutos secos y semillas, mientras participaban un régimen de actividad física rigurosa que les priva de la grasa corporal.
A continuación, sólo comían cortezas y raíces por otros tres años y comenzaban a beber un té venenoso hecho de la savia del árbol Urushi, normalmente utilizados para tazones de laca. Esto causaba vómitos y una pérdida rápida de líquidos corporales, y lo más importante, acababa con cualquier gusano que podría entrar en el cuerpo después de la muerte.

Por último, el monje se auto-momificaba. Se encerraba en una tumba de piedra apenas más grande que su cuerpo, en el que no se movería desde la posición de loto. Su única conexión con el mundo exterior era un tubo de aire y una campana. Cada día que sonaba la campana era para que los que están fuera supieran que él todavía estaba vivo.
Cuando la campana dejaba de sonar, el tubo se retiraba y la tumba era sellada. Un largo camino para convertirse en momia, sin duda.


- Eunucos



Un eunuco es un hombre castrado; el término se refiere generalmente a los castrados con el fin de realizar una función social específica, como era común en muchas sociedades del pasado. Socioculturalmente, un eunuco no es ya hombre ni tampoco es mujer, se le consideraba de un nuevo género.

En la antigua China la castración era a la vez un castigo tradicional (hasta la dinastía Sui) y un medio de obtener un empleo en el servicio imperial. Al final de la dinastía Ming había 70.000 eunucos en el palacio imperial.  Debido al valor que estos eunucos tenían en la sociedad, con un empleo digno y bien pagado, muchas personas querían dicho puestos de trabajo para el Imperio, por lo que autocastración se consideró ilegal.

El proceso que usaban era directo y cruel. El barbero-cirujano primero envolvía los genitales en una venda, lo que producía dolor para a continuación retorcerlo de tal forma que podría cortarlo con un corte limpio. Con el inmenso dolor, se aplicaba baños de sales y aceites para detener la hemorragia y luego aplicaba una pequeña cuña de metal, generalmente estaño, en el orificio uretral. Entonces acontecía lo más difícil, el nuevo eunuco debía estar andando despacio sin mayor descanso, y no consumir nada de líquidos por unos días. Al cabo del tiempo, se le retiraba el tabique de metal antes colocado en el orificio uretral, si conseguía orinar, entonces la operación había sido un éxito y ya podía empezar a gestionar un empleo para servir en la Corte del Emperador. En caso contrario, una atroz agonía esperaba al nuevo eunuco antes de su lenta muerte.

El número de eunucos en ocupación imperial había caído a 470 en 1912, cuando cesó su empleo. Los eunucos castrados antes de la pubertad también se valoraban y se entrenaban en varias culturas por sus voces excepcionales, que conservan una flexibilidad de niño y de otro mundo con tono agudo.

Tales eunucos eran conocidos como los castrados (castrati). Por desgracia, la elección tenía que ser hecha a una edad cuando el niño aún no sería capaz de elegir conscientemente si debería sacrificar su potencia sexual, y no había ninguna garantía de que la voz de niño permanecería después de la operación.

En muchos otros pueblos también existía la costumbre de castrar a otros hombres, convirtiéndolos en eunucos. Aún hoy existen en la India (conocidos como hijras).


- Veneno de rana



Los Mayoruna (a veces escrito Mayuruna) son una tribu india de Brasil (generalmente llamados los Matsés en el Perú, y que no debe confundirse con los Matis) que practican una ceremonia nativa única que implica el uso del veneno obtenido de la piel de una rana, la Phyllomedusa bicolor, que solo se encuentra en la selva tropical del Amazonas.

Esta rana excreta una toxina (Kambó) de su piel que los Mayoruna inyectan en sus cuerpos. Aunque la ceremonia de la rana probablemente se ha practicado durante cientos de años por las tribus Mayoruna y Matis, es sólo recientemente que los científicos se han dado cuenta de ello y han comenzado a estudiar los componentes químicos de la toxina y sus efectos en los seres humanos.

Los rituales son dirigidos por un chaman, o curandero. Antes del curandero aplicar kambo a la piel de los participantes, estos beben dos litros de agua con el estómago vacío. Después se le quema la capa superficial de la piel con una varita de incienso. A continuación se aplica el kambo sobre la piel quemada, por lo que la secreción de la rana es absorbida directamente a través de la corriente sanguínea. Después de aplicar kambo, siguiese rápidamente una sensación de calor. La sangre fluye más rápidamente a la cabeza y la cara se vuelve de un profundo color rojo. Después de unos minutos surge una fuerte náusea que hace al participante vomitar. El dolor también, se dice, a veces es insoportable. También acelera el ritmo cardíaco y aumenta la temperatura del cuerpo. Los participantes comienzan a sudar y también pueden experimentar escalofríos.


Aunque no es tan bien conocido como el ayahuasca, la planta alucinógena ( Banisteriopsis caapi ), algunos de los productos químicos encontrados en la toxina rana venenosa pueden tener uso medicinal con un mal funcionamiento del cerebro, incluyendo la enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson y la depresión clínica.


Tradiciones extrañas del mundo II Tradiciones extrañas del mundo II Reviewed by A.Sax on 6:24 Rating: 5

1 comentario:

forgotten grave dijo...

muy buenos, gracias por la recopilación

Con la tecnología de Blogger.