"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

viernes, 4 de noviembre de 2016

Los emails de Jack Froese


Uno de los ejemplos más convincentes de posibles mensajes desde el más allá, tema ya tocado en alguna entrada en el blog, es la historia de Jack Froese, de Pensilvania.

En junio de 2011, Froese sufrió una arritmia fatal que dejó a todos sus amigos y familiares devastados por su fallecimiento. Era de tan sólo 32 años de edad en ese momento.



Cinco meses después, ya cuando el proceso de duelo comenzaba a asentarse entre sus familiares, unasserie de correos electrónicos empezaron a ser enviados desde la cuenta del fallecido Froese.

Tim Hart se consideraba a sí mismo como uno de los mejores amigos de Froese y fue objeto de uno de los primeros mensajes de correo electrónico que se envió. Bajo el título "Le estoy mirando".El breve correo electrónico solo contenía esto:

¿Me has oído? Estoy en tu casa. Limpia tu pu*o ático!

Curiosamente, Froese y Hart al parecer habían hablado antes del fallecimiento de limpiar el ático. Lo cual haría más raro todavía el asunto.

Hart (izquierda) y Froese

Tim por supuesto mostró el correo. de Froese. Admitió sentirse preocupado cuando inicialmente leyo el correo electrónico. Durante una entrevista realizada por la BBC, también reveló que él respondió a el correo, pero nunca obtuvo una respuesta de vuelta. Hart cree firmemente que había muy pocas posibilidades de que nadie supiera de las conversaciones privadas entre él y Froese. Parecería poco probable que ni siquiera realmente Froese compartiera el asunto del ático con un tercero.

Correo enviado a Tim

Pero Hart no era el único que recibió correos electrónicos de Froese. Jimmy McGraw era el primo de Froese y también recibió un correo de su cuenta. Esta vez el mensaje era aún más extraño y potencialmente más inquietante. Después de la muerte de Froese, McGraw sufrió una fractura de tobillo que se convirtió en la base de este mensaje de correo electrónico. Esta vez, el mensaje decía:

"Hey, Jim, ¿cómo estás? Yo sabía que ibas a romperte el tobillo. Traté de advertirte. Tienes que tener cuidado ".


Mensajes enviados a Jimmy

Mientras que Tim Hart estaba menos que entusiasmado con el correo electrónico que recibió, Jimmy lo estaba mucho más. Lejos de considerarlo como una especie de mal agüero, McGraw lo tomó de una manera mucho más positiva. Quería creer que su primo seguía manteniendo un ojo abierto en su vida desde el más allá, pero admite que las posibilidades de que el correo electrónico fuera de Froese eran mínimas.

La familia de Froese aceptó los correos como una "bendición".

¿Quién envió estos correos electrónicos? Ninguno de los amigos de Froese cree que nadie más que Jack sabía la contraseña de su cuenta de correo electrónico y no había señales de que su cuenta hubiese sido hackeada.

Es posible que la respuesta sea el servicio Dead Man Switch´s. Este sitio permite a los usuarios enviar mensajes de correo electrónico de forma regular después de que ocurra la muerte. Estos mensajes de correo electrónico son enviados a intervalos regulares, que pueden ir desde 30-52 días, y se envían automáticamente a direcciones de correo electrónico predeterminadas.

Hay problemas con esta posible solución, de todas formas Nadie sabe con certeza si Froese en realidad se registró en este servicio. Su muerte fue repentina y lo más probable es que no la anticipó. Incluso si lo hizo, entonces ¿cómo podía haber sabido que semanas después de su muerte su primo se rompería el tobillo?

La otra opción más lógica sería que verdaderamente alguien hubiese hackeado la cuenta de correo de Froese, aunque debido a los mensajes enviados, debería ser alguien bastante cercano a él, familiar o amigo, y cuesta creer que alguien íntimo hubiese gastado tal broma de mal gusto.

El asunto al menos, captó la atención de la prensa y la televisión, haciendose algo popular durante un tiempo, por lo que se trata de algo real y no un hoax de la red.
Sea como sea, la familia dejó de recibir correos, con lo que pasó como una anécdota más sin explicación aparente...

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada