"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

viernes, 7 de febrero de 2014

El síndrome de la marioneta feliz

Pintura de Giovanni Francesco Caroto

El siguiente manuscrito fue encontrado en un laboratorio abandonado y escondido descubierto en lo profundo de un bosque de Alaska. El laboratorio consistía en una sala de observación y una sala de contención. La sala de contención se atrincheró y bloqueó, y el laboratorio entero parecía haber prendido fuego en un punto. No se encontraron  rastros de sangre en el laboratorio. La naturaleza exacta de esta práctica está aún por descubrir.


"Era simple, pensabamos. Tome unos cromosomas, córtelos, póngalos allí, y ya está, el ser humano perfecto. Todavía no estoy seguro de lo que salió mal. ¿Tal vez un error de cálculo?  O tal vez algo más allá de nuestro control. ¿Quién sabe?
Nosotros (algunos de mis colegas psicólogos y yo) estábamos intrigados por la emoción humana. La ira, la desesperación, la euforia. ¿Era posible bloquear la mente en una emoción? En teoría, sí.
No voy a describir los procedimientos de nuestros experimentos para usted. No me gustaría que usted los repita, pero también me temo que me volveré loco si tengo que contárselos. Las cosas terribles que hicimos. Estábamos ambiciosos, eramos jóvenes, nada podría detenernos, y nadie podría decirnos que estábamos equivocados. Todo lo que diré es que conseguimos unas pocas células madre, los nutrimos en unos fetos,  modificado muy ligeramente la genética. El experimento se llama "El Proyecto Hombre Ángel" y el objetivo era crear un ser que sólo sentía felicidad. Pero algo salió mal.Terriblemente mal.
La mitad de los sujetos de prueba murieron inesperadamente, sin previo aviso y sin causa. La mitad restante en su mayoría nacieron horriblemente distorsionados. Tres nacieron bien. Perfecto, lo que pensábamos. Un ser humano con la capacidad mental más allá de cualquier otra debido a su estado de euforia bloqueado.
Eran perfectamente normales hasta dieciocho meses. Fue entonces cuando aparecieron los primeros síntomas. La falta de equilibrio, problemas para dormir y comer, la baja respuesta. Todos nos asustamos por dentro, por supuesto, pero en el exterior nos mantuvimos en calma y continuamos el proyecto. Deberíamos haber terminado ahí. Deberíamos haber cogido los sujetos condenados y los sacrificados, quemárlos y cerrar el laboratorio. Pero continuamos.
Las cosas sólo empeoraron. Los movimientos del sujeto se hicieron cada vez más esporádicos y todavía no podían pronunciar palabras, aunque podían reír y lo hacían a menudo. Demasiado a menudo. No reían por estar contentos, estaban tranquilos, casi riendo nerviosamente, constantemente. No importa cuánto dolor fue infligido sobre él, simplemente se quedaba mirándole y se echaba a reír, como si usted se estuviera burlando de él.
Esperábamos a que los sujetos tuvieran más capacidad de aprendizaje. Ocurrió todo lo contrario. Su desarrollo mental se vio severamente retrasado. No podían prestar atención a algo más de un par de minutos antes de caer en un ataque de risa. Pero seguimos, con la esperanza de que estos síntomas podrían aclarar que los niños crecían. Dimos un nombre a los síntomas. "Síndrome de la marioneta feliz", porque los movimientos sin sentido que los niños hacían parecía como si fueran marionetas en cuerdas.
Tras cinco años en el proyecto nos dimos cuenta que no había esperanza. Ya no podíamos soportar la incesante risa de estos niños, como si ellos supieran algo que nosotros no sabíamos, como si hubieran maquinado algún tipo de broma entre ellos. Mirar a un niño y verlo con contracciones esporádicas y reír en exceso es algo inquietante. Dos de mis colegas ya lo habían dejado porque no podían soportarlo. Nunca he oído hablar de ellos después. Lo más probable es que estén muertos.
Los niños no habían hablado durante cinco años. Sólo se reían. Fuimos a darles el desayuno y nos miraron con sus enormes ojos, sacudiéndose, riéndose, y sin decir nada. Pusimos la comida delante de ellos y nos fuimos. La comida estaba mezclada con toxinas que de forma silenciosa y sin dolor matarían a los sujetos. Era una cosa dolorosa de hacer, pero tenía que hacerse. Sin embargo, no sería tan fácil.
Cuando un amigo mío estableció una bandeja de comida en frente de uno de los chicos, la risa se detuvo. El muchacho miró a mi amigo, con los ojos repentinamente oscuros, serios,no reían.
Continuaron mirándolo y temblando por un tiempo. Mi amigo estaba en estado de shock y no se movía. Mis colegas y yo nos quedamos con la pluma y el bloc de notas listo para tomar notas. De repente, mi amigo se puso de rodillas, agarrándose la cabeza y gritando con furia. Él parecía estar en un tremendo dolor. Mis colegas y yo estábamos tan sorprendido por esto que no podíamos hacer nada más que sentarnos y mirar. Mi amigo se desplomó en el suelo, gritando maldiciones. Se movió violentamente un par de veces, y luego se relajó.
Me contuve las ganas de vomitar, con más éxito que algunos de mis colegas. Algo de esto no era normal. Una presencia oscura parecía elevarse sobre nosotros. Inmediatamente sellamos la entrada. El muchacho se detuvo, miró hacia la puerta, y se rió. Cayó al suelo, retorciéndose y rodando de risa locamente. Los otros dos hicieron lo mismo. Después de unos minutos el ataque cesó, y se puso de pie, todavía retorciéndose, sin dejar de reír.
Las luces se apagaron. Oí cristales rotos y gritos. Lo más aterrador de todo eran los murmullos inquietantes, junto con sus risas. Cuando se apagaron las luces de nuevo, los sujetos se habían ido. Dos de mis colegas yacían inconscientes a mi lado, con sus cuerpos retorcidos en ángulos extraños, con sangre goteando de sus bocas caídas. Al principio parecían estar muertos. Ellos no mostraron signos vitales. Pero mientras me inclinaba, los oía reír, muy ligeramente. Me acerqué a examinar mi amigo. No había pulso, no tenían respiración, pero continuaron riendo en voz baja.
Aunque los sujetos se habían ido, todavía me sentía como si algo me estuviera observando, algo que estaba justo en el borde de mi visión, pero que nunca sería capaz de ver.
Yo y un colega nos fuimos todo inmediatamente. Antes de irnos destruimos nuestra investigación y cerramos el laboratorio. He perdido la comunicación con mis colegas. Supongo que están muertos.
Todavía me siento como que estoy observado. Todavía oigo las risas, los cuchicheos, en mis sueños y a veces cuando estoy despierto. Cuando lo hago, me quedo. Me levanto y me voy de un lado a otro. No soy capaz de permanecer en el mismo lugar por más de unos pocos días a causa de esto.
Se extendió. Otros niños fueron vistos con síntomas similares. No tengo idea de cómo se propagó, no debería ser algo que se propaga. Alguien en algún lugar habló algo acerca de la disyunción del 15 ª cromosoma, y como mantiene a la gente feliz y en la oscuridad, por ahora. La enfermedad fue llamada "Síndrome de Angelman". Hasta ahora, los engendros no son peligrosos. Pero sé que los originales todavía están al acecho en alguna parte.
Sé que vienen a por mí. Sé que me encontrarán. Acepto esto. Es lo que me pasa por el intento de manipulación de la naturaleza. Dejo aquí esta carta como una advertencia. Vienen a por ti, también. Vienen a por todos nosotros. Si alguna vez usted  los oye susurrando, riendo, en el borde de su capacidad auditiva, corra. Si alguna vez te sientes como si algo se encuentra justo en el borde de tus ojos, pero no puedes verlo, corra.
Además, le advierto esto. Uno: no manipule lo que no es tuyo. Dos: Incluso los ángeles pueden ser demonios disfrazados. Y tres: no vienen por mí. Yo soy tan bueno como muerto."

Harry Angelman fue un médico que trabajaba en Warrington, descubrió lo que actualmente es llamado “Síndrome de Angelman” . En su momento eran denominados “niños marioneta”, (Ridley, 2003) caracterizados por una extraña apariencia que a ojos de unos cuantos cautos podría ser percibida como espeluznante. Son hiperactivos, flacos, insomnes, mandíbula prominente, cráneo pequeño, con frecuencia sus lenguas largas salen de sus bocas. Tienen serias deficiencias, como que son incapaces de adquirir el lenguaje hablado, un severo retraso mental; Usualmente se mueven a trompicones, movimientos que pueden ser de pronto bruscos y saltarines, de ahí el calificativo de marioneta; Son alegres y son propensos a fuertes ataques de risa.


Para Angelman fue evidente tarde o temprano que se trataba de una enfermedad hereditaria y que incluso compartía cierta etiología con otra enfermedad, el síndrome de Prader-Willi, a diferencia del síndrome de Angelman, los niños nacen flácidos, con piel pálida, después de cierto tiempo comienzan a comer de manera desorbitante sin quedarse satisfechos, naturalmente se vuelven obesos. Estos individuos suelen tener tanto manos como pies demasiado pequeños en proporción con el resto de su cuerpo, genitales poco desarrollados, todo esto acompañado de un ligero retraso mental. Con frecuencia suelen ser propensos a conductas chocozas o rabietas, a menudo cuando se les niega la comida. Holm, (1993) informó que dichos niños tenían cierta habilidad para los rompecabezas.


Ambas enfermedades parecen casi opuestas, por un lado se tiene a niños flacos y risueños y por otro extremo tenemos a niños obesos con tendencia a la rabieta, para lo que fue descubierto que ambas enfermedades se presentaban cuando el paciente carecía exactamente del mismo fragmento del cromosoma 15. Incluso ambos síndromes llegan a aflorar en el mismo árbol genealógico (Angelman, 1965) .Así un Equipo de Cambridge( McGrath y Solter, 1984) realizó estudios genéticos a los cuales se llegó a una conclusión reveladora. Los genes heredados por el padre (paternos) eran responsables de fabricar la placenta, mientras que los genes heredados por la madre (maternos) son los responsables de la elaboración del embrión (en gran parte), sobre todo el encéfalo.


Con esto ahora es fácil comprender cómo es que ambas enfermedades (raras) pueden parecernos casi complementarias u opuestas. Ahora en cuanto a lo que menciona la creepypasta sobre los tintes siniestros y violentos de estos niños, se considera totalmente falso, suelen ser pacientes inofensivos.


Y caso resuelto, por si les causaba risa nerviosa.

2 comentarios :

  1. Es verdad, ojala hubieran metido también sobre el Prader-willi, que es causado por exactamente el mismo frágmento genómico en el cromosoma 15, la diferencia radica en si está ausente en el cromosoma materno o paterno, por eso produce dos enfermedades tan distintas pero igualmente escalofriantes... casualmente eran llamados "niños marioneta".

    Hey, ya sé que te prometí la creepy de la droga, ya estpa completa, sólo me falta armar un photoshop para que quede bien xD, me quedo super larga, espero alguien la lea!.

    Saludos

    Bastante bien fundamentada la creepy,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando puedas me la pasas, gracias por comentar. Saludos

      Eliminar