La Casa de Final Fantasy


Los videojuegos son parte de nuestras vidas hoy en día, prácticamente todos jugamos a alguno, y muchas veces nos sentimos identificados con personajes en ellos. Pero puede parecer increíble que una persona pueda creer que son personajes de un videojuego reencarnados en el mundo real. Sin embargo, de eso se trata la inquietante de "Final Fantasy House"...

Final Fantasy House era un culto extraño que ahora se ha convertido en el ejemplo ideal de lo que sucede cuando los fanáticos llevan su amor por los videojuegos demasiado lejos. Involucró a personas que creen que son la reencarnación de los personajes del videojuego desde una dimensión alternativa. Creen tener una conexión espiritual con ellos e incluso toman sus nombres.

Y el videojuego del que trata esto es Final Fantasy VII, que representó un momento histórico en los videojuegos cuando salió a PlayStation en 1997. Fue un gran éxito, y su éxito ha sido acreditado como el "embajador no solo de Final Fantasy, sino de todo el género de los juegos de rol japoneses" en occidente.

Avancemos ahora hasta el "culto". Final Fantasy House es el nombre que se le da a un apartamento alquilado por dos personas, conocidas como Jenova y Hojo (esto son nombres del videojuego FFVII, no reales), en Pensilvania. Jenova, o Jen para abreviar, creyó y convenció a otros de que en realidad eran personajes del videojuego Final Fnatasy VII reencarnados en el mundo real. Jen y Hojo luego atraían a las personas a su apartamento, les asignaban un personaje del juego y luego procedían a abusar de ellos de varias maneras.

Toda la historia de este culto extraño está recogida en esta web, donde uno de los integrantes contó su propia experiencia a modo de advertencia para que a nadie le pasara algo parecido. Pero puesto que la información es algo pesada y extensa vamos a resumir en esta entrada los puntos más importantes.

Ya que la información en línea es insuficiente y los involucrados han ido borrando todo rastro del asunto, para la poca información disponible se han utilizado pseudónimos, en ningún caso sus nombres verdaderos.

¿Pero qué pasaba en dicho apartamento?

Jen y Hojo abusarían emocional, mental e incluso a veces físicamente de las otras personas que vivían con ellos. También se aprovecharían financieramente de sus compañeros de cuarto, como obligarlos a comprar cosas al azar, así como asumir toda la carga financiera cuando se trataba de pagar el alquiler o comprar comida.

Quizás se pregunte por qué alguien en su sano juicio permanecería en un lugar de tal abuso. Sin embargo, parece que las personas que fueron atraídas al culto al principio pensaron que era una fase pasajera, y cuando se dieron cuenta de que eran víctimas, ya era demasiado tarde. Al menos eso es lo que Syd (nombre no real, como aclaré arriba) le dijo al sitio VICE, que hizo un artículo sobre el caso.

Syd había sido admitido en la Universidad en 2001, y después de perder su primer año bebiendo alcohol, encontró otro pasatiempo jugando videojuegos, especialmente "Final Fantasy VII". Se describió a sí mismo como un poco "marginado", ya que no se llevaba bien con su familia y aún no había llegado a un acuerdo con su identidad de género. La comunidad en línea era su refugio, y cuando se convirtió en fanático del juego, incluso creó un santuario en el sitio web dedicado a sus dos personajes favoritos, Zack y Cloud, quienes en el juego son héroes de la historia. El sitio llamó la atención de Jen, quien se acercó y durante sus interacciones le pidió a Syd que la llamara Jenova e insistió en que Syd era la reencarnación de Zack.

En unas pocas semanas, los dos se habían vuelto tan amistosos que Syd aceptó la invitación de Jen para que se conocieran en persona y visitara su apartamento, dónde vivían otros fanáticos del juego. Viajó al State College donde Jen vivía con Rachel, su novia, y su estadía le hizo darse cuenta de que la creencia en la reencarnación no era una charla vacía con las dos mujeres. A todos los que vivían en el apartamento se les había asignado los nombres de los personajes del videojuego, y parecía que Syd había encontrado su lugar. No le importó mudarse al apartamento. Incluso consiguió un trabajo para contribuir al alquiler.

El apartamento de dos habitaciones estaba hecho un desastre cuando entró, recordó, cubierto de ropa sucia espolvoreada con purpurina. Jen, por otra parte, hizo todo lo posible para ocultar sus orígenes, contando historias de programas secretos del gobierno y campos de entrenamiento en el desierto. "Nate", una ex amiga suya, dice que pasó un tiempo en el Centro de Tratamiento Residencial Cross Creek en La Verkin, Utah, un reformatorio difunto que ha enfrentado múltiples demandas por su presunto brutal y generalizado abuso físico y psicológico de adolescentes en el programa. Apoyando esta teoría existe una publicación de Live Journal de 2004 por "Patricia", una de las compañeras de habitación de Jen en una encarnación posterior de la casa FFVII y una compañera participante en el programa Cross Creek. Lentamente, Syd se dio cuenta de que la charla de Jen sobre la reencarnación, las múltiples personalidades y la magia no era un juego de roles; por lo que podía decir, ella realmente creía todo eso. Su inestabilidad mental, que nunca se trató adecuadamente, se deterioró después de su estadía en Cross Creek, según Nate. Ella también tenía problemas con su sexualidad.


Algunas fotos del estado de la casa

Tras un tiempo, los problemas de Syd en la casa crecerían, pero lo que empezó a molestar a Syd fue que le pidieran que saliera con una chica llamada Aerys porque sus respectivos personajes estaban vinculados románticamente en el juego. En otra ocasión Jen (que era la fundadora y tenía pleno control sobre el resto) también los encerraba y les obligaba a mantener relaciones sexuales entre ellos. Cuando se negaron a captar la indirecta, ella anunció en voz alta que había agregado puñados de afrodisíacos a su comida. 

Durante otro viaje, Jen y Rachel encerraron a Syd en una sala de práctica insonorizada en el edificio de música de Penn State, con la esperanza de que les hiciera perder los recuerdos de sus vidas pasadas. Solo lo liberaron después de que comenzó a entrar en pánico. Una vez, dijo Syd, insistió en hacer una regresión a vidas pasadas con un amigo de la universidad que había traído de visita, lo que implicaba estar tendido en el suelo en una habitación oscura mientras Jen cantaba y la música "The Nightmare Begins"(de la BSO del juego) se reproducía en un bucle.

Los otros no lo estaban haciendo mucho mejor. Jen obligó a Aerys a sentarse en una bañera con cubitos de hielo y colorante verde para alimentos como parte de su "entrenamiento mágico", y esta solía despertar a los habitantes a horas extrañas también como parte del entrenamiento.

Syd se convirtió en la principal fuente de ingresos del apartamento, ya que llegó un momento en que él era el único que trabajaba. También estaba a cargo de proporcionar alimentos; trabajaba en un supermercado y se esperaba que se llevara a casa comida y cupones del día anterior. Los miembros de Final Fantasy House sobrevivieron con una dieta bastante pobre, lo que provocó que Syd se enfermara. El olor nauseabundo de la casa también era insoportable, ya que Jen y Rachel tenían relaciones sexuales con frecuencia y no se bañaban. Aún así, la enfermedad, la angustia financiera, la incapacidad para comunicarse con el mundo exterior y el hedor no fueron suficientes para alejar a Syd de la casa.

Su punto de ruptura llegó en agosto de 2002. Había estado trabajando en el supermercado y, de camino a casa, estaba empapado por la lluvia. Así que al llegar al apartamento, se quitó los zapatos y los dejó afuera para que se secaran, pero los zapatos de Syd faltaban a la mañana siguiente. Eso fue todo lo que necesitó Syd para finalmente dejar el apartamento. Ni el abuso financiero, físico, emocional y mental, sino robar sus zapatos.

Así que Syd salió del apartamento con solo 5 $ en el bolsillo, pero sintiéndose mucho más feliz. No tuvo a dónde llamar a casa durante unos días después de alejarse de su familia, pero eso no le molestó. Aún así, era mejor que la comida repugnante, la lucha constante, el hedor y la falta de libertad para comunicarse. Para Syd, volver a vivir en un lugar con gente así sería peor que pasar una noche en la calle. Por lo tanto, describió su pesadilla viviendo en Final Fantasy House con la esperanza de advertir a los jugadores desprevenidos de manipuladores. No se sintió del todo seguro hasta que Cid (otro miembro de la casa) lo ayudó a sacar sus cosas y recoger a su mascota rata, y su padre le compró un boleto de avión a una casa familiar en Alabama, lejos de ese infierno.

El sitio web de Syd advirtiendo a otros de la casa se lanzó en 2006. Le había estado diciendo a cualquiera que quisiera escuchar que Jen era un problema, pero no había tenido mucha suerte. El sitio web inicialmente solo tenía algunas historias publicadas, incluido un relato ligeramente reescrito de la experiencia de Syd que originalmente había publicado en LiveJournal. Pero una semana después de que el sitio se puso en marcha, se vio bombardeado con correos electrónicos de otras personas que se habían encontrado con Jen y la casa de FFVII 

Al parecer eso no sentó muy bien a Jen y Rachel. Lo llamaron mentiroso y lo acusaron de loco o adicto a las drogas. Ambos lados del debate adquirieron el tono de la caza de brujas.

Ante toda esta confusión, Joanna y Rachel desaparecieron. Las búsquedas repetidas de registros públicos no arrojaron nada bajo sus nombres, excepto direcciones desaparecidas en Pensilvania, Arizona y California, así como algunos números de teléfono desconectados. Todas las direcciones de correo electrónico que figuran en sus LiveJournals están muertas. 

Según dicen, la casa de FFVII se mudó nuevamente en 2003 a una casa real en Bellefonte, Pensilvania. Jen atrajo a una nueva generación de personas de sus relaciones en línea, incluida Patricia, la chica que había conocido en Cross Creek unos años antes, y "Angel", una chica violenta que Joanna rescató de una relación abusiva. Pero los caprichos de Joanna siguieron siendo impredecibles; según el testimonio de Patricia en el sitio web de Syd, Joanna la empujó a trabajar como stripper para recaudar más dinero para el grupo.

Syd estima que unas 20 personas fueron absorbidas por este extraño y singular culto. Luego, de nuevo, todo desapareció sin dejar rastro y cayó en el olvido, excepto para los integrantes de la casa, que aunque siguieron con sus vidas, quedaron marcados por la experiencia.


2 comentarios:

  1. Vaya que loca historia. En grupos de fans tan acérrimos muchos se aprovechan de los débiles.

    ResponderEliminar
  2. Está súper enfermo el modo en que los atraparon dentro de ese grupo, buenísima entrada!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.