La historia de Albert Fish, uno de los peores abusador de niños de la historia

Hamilton Howard "Albert" Fish era conocido por ser uno de los pedófilos, asesino de niños en serie y caníbales más viles de todos los tiempos. 

Después de su captura, admitió haber abusado sexualmente de más de 400 niños y haber torturado y matado a varios de ellos, aunque no se sabía si su declaración era cierta. También fue conocido como el Hombre Gris, el Hombre Lobo de Wysteria, el Vampiro de Brooklyn o Boogey Man, entre otros. 

Fish era un hombre pequeño y de aspecto gentil que parecía amable y confiado, pero una vez a solas con sus víctimas, el monstruo dentro de él se desataba, un monstruo tan perverso y cruel que sus crímenes parecen increíbles. 

Finalmente fue ejecutado y, según los rumores, convirtió su ejecución en una fantasía de placer.

Fish nació el 19 de mayo de 1870 en Washington, DC, hijo de Randall y Ellen Fish. Su familia tenía un largo historial de enfermedades mentales. A su tío le diagnosticaron manía, a su hermano lo enviaron a una institución psiquiátrica estatal y a su hermana le diagnosticaron una "enfermedad mental" no identificada. Su madre también tuvo alucinaciones visuales. 

Sus padres lo abandonaron a una edad temprana, y fue enviado a un orfanato, un lugar de brutalidad en la memoria de Fish, donde fue expuesto a palizas regulares y actos sádicos por parte de responsables y el resto de niños. Se dijo que ahí comenzó a relacionar el abuso con el placer. Cuando se le preguntó sobre el orfanato, Fish comentó: "Estuve allí hasta casi los nueve años, y ahí fue donde empecé mal. Fuimos azotados sin piedad. Vi a niños haciendo muchas cosas que no deberían haber hecho". 

Dejó el orfanato en 1880, Ellen Fish, ahora viuda, tenía un trabajo en el gobierno y pronto sacó a su hijo del orfanato. No pasó mucho tiempo después de que Fish regresó a vivir con su madre que comenzó una relación con otro niño que lo introdujo a beber orina y comer heces. También comenzó a visitar baños públicos en donde se excitaba con los olores y sonidos, y piscinas públicas donde podía ver jóvenes desnudos, y gastaba una buena parte del fin de semana en esas visitas.

Según Fish, en 1890 se trasladó a Nueva York y comenzó sus crímenes. Ganó dinero trabajando como prostituto y comenzó a abusar de niños durante esa época. Ahuyentaba a los niños de sus casas, los torturaba de diversas formas (su favorito era usar una paleta con clavos afilados) y luego los violaba. A medida que pasaba el tiempo, sus fantasías sexuales con niños se volvían más diabólicas y extrañas, y a menudo terminaban en asesinarlos y canibalizarlos. 

En 1898 se casó con una mujer 9 años menor y tuvo seis hijos. Los niños llevaron vidas promedio hasta 1917, cuando la esposa de Fish se fugó con otro hombre. En ese momento recordaron que Fish ocasionalmente les pedía que participaran en sus juegos sadomasoquistas. En uno de esos juegos, les pidió a los niños que lo golpearan con la paleta llena de clavos hasta que la sangre corriera por sus piernas. También disfrutaba empujando agujas profundamente en su piel. 

Se casó  de nuevo el 6 de febrero de 1930 en Waterloo (Nueva York) con Estella Wilcox y se divorció una semana después, aunque nunca llegó a separarse oficialmente de su primera esposa. Fish había sido arrestado en mayo de 1930 por haber "enviado una carta obscena a una mujer afroamericana contestando un anuncio en que ella se ofrecía como sirvienta". Tras su arresto, fue enviado al hospital psiquiátrico Bellevue en 1930 y 1931 para su observación. Tras unos meses, creyeron sus trastornos sexuales fruto de demencia senil y le dieron el alta.

Después de que terminó su matrimonio, Fish seguía escribiendo a las mujeres que figuran en las columnas personales de los periódicos, describiendo en detalle gráfico los actos sexuales que le gustaría compartir con ellas. Las descripciones eran tan viles y repugnantes que nunca se hicieron públicas, aunque luego se presentaron como prueba ante el tribunal. Según Fish, ninguna mujer respondió a sus cartas de todas formas. 

Trabajó pintando casas y a menudo trabajaba en estados de todo el país. Algunos creían que seleccionó estados en gran parte poblados por afroamericanos porque pensaba que la policía dedicaría menos tiempo a buscar al asesino de niños afroamericanos que a un niño caucásico. Por lo tanto, seleccionó a niños negros para torturar usando sus "instrumentos del infierno", que incluían la paleta, un cuchillo de carnicero y otro tipo de cuchillas. Afirmó que aprovechó para cometer abuso sexual con al menos 100 niños varones, generalmente menores de 6 años de edad. También comenzó a intensificar sus visitas a burdeles, en donde pedía a las prostitutas que le azotaran y golpearan. Recordó un incidente en el cual un amante masculino lo llevó a un museo de cera con modelos anatómicos en donde Fish quedaría fascinado con la disección de un pene; poco después desarrollaría un interés mórbido por la castración. Hacia 1910, durante una relación con un hombre retardado mental, Fish procuró castrarlo después de atarle. El hombre gritó tanto que Fish se asustó y huyó.

En 1928, Fish respondió a un anuncio de Edward Budd, de 18 años, que buscaba trabajo a tiempo parcial para ayudar con las finanzas familiares. Fish, quien se presentó como el Sr. Frank Howard, se reunió con Edward y su familia para discutir el futuro de Edward. Fish le dijo a la familia que era un granjero de Long Island que buscaba pagarle a un joven trabajador 15$ a la semana. El trabajo parecía ideal, y la familia Budd, emocionada por la suerte de Edward al encontrar el trabajo, instantáneamente confió en el amable y educado Sr. Howard. Fish le dijo a la familia Budd que regresaría la semana siguiente para llevar a Edward y un amigo de Edward a su granja para comenzar a trabajar. 

No se presentó el día prometido, pero envió un telegrama pidiendo disculpas y estableciendo una nueva fecha para reunirse con los chicos. Cuando Fish llegó el 4 de junio, como había prometido, vino con regalos para todos los niños Budd y visitó a la familia durante el almuerzo. Para los Budd, Howard parecía el típico abuelo cariñoso. 

Después del almuerzo, Fish explicó que tenía que asistir a una fiesta de cumpleaños para niños en la casa de su hermana y que volvería más tarde para recoger a Eddie y su amigo. Luego sugirió que los Budd le permitieran llevar a la fiesta a su hija mayor, Grace, de 10 años. Los desprevenidos padres estuvieron de acuerdo y la vistieron con sus mejores galas de domingo. Grace, emocionada por ir a una fiesta, salió de la casa y nunca más se la volvió a ver con vida. 

Cartel de "Se busca" de Grace

La investigación sobre la desaparición de Grace se prolongó durante seis años antes de que los detectives recibieran una interrupción sustancial en el caso. El 11 de noviembre de 1934, la Sra. Budd recibió una carta anónima con detalles grotescos del asesinato y canibalismo de su hija. El escritor de la carta torturó a la Sra. Budd con detalles sobre la casa vacía a la que llevaron a su hija en Worcester, Nueva York, cómo la despojaron de su ropa, la estrangularon, la cortaron en pedazos y la comieron. Para brindar consuelo a la Sra. Budd, el escritor declaró enfáticamente que Grace no había sido agredida sexualmente y murió virgen. 

Rastrear el papel en el que estaba escrita la carta finalmente llevó a la policía a un albergue donde vivía Fish. Fue arrestado e inmediatamente confesó haber matado a Grace y a otros niños. Fish, sonriendo mientras describía los espeluznantes detalles de las torturas y asesinatos, se les apareció a los detectives como el diablo mismo. Numerosos psiquiatras testificaron acerca de los fetichismos sexuales de Fish, incluyendo coprofagia, urofilia, pedofilia, sadismo y masoquismo, pero existía desacuerdo en determinar cuál de ellos signaba la locura de Fish. El jefe experto de la defensa Fredric Wertham, un psiquiatra especializado en desarrollo infantil y que realizaba exámenes en las cortes criminales de Nueva York, afirmó que Fish era un demente, el peor que recordaba.

El 11 de marzo de 1935, comenzó el juicio de Fish, quien se declaró inocente por razón de locura . Dijo que voces en su cabeza le decían que matara niños y cometiera otros crímenes horrendos. A pesar de los numerosos psiquiatras que describieron a Fish como loco, el jurado lo encontró cuerdo y culpable después de un juicio de 10 días. Fue condenado a muerte por electrocución. 

El 16 de enero de 1936, Fish fue electrocutado en la prisión de Sing Sing en Ossining, Nueva York, según se informa, un proceso que Fish consideró como "la máxima emoción sexual", aunque más tarde esa evaluación fue descartada como un rumor. Justo antes de que se accionara el interruptor afirmó: "No sé aún por qué estoy aquí, pero aún así la pesadilla se acabó para siempre".

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.