El templo japonés abandonado de los sostenes

Honkadori, también conocido como el 'Templo del Fraude'), es un templo budista religioso en la prefectura de Ibaraki conocido por un asombroso número de casos de fraude relacionados con estafar a seguidores devotos. Tras el abandono, el edificio se ganó una extraña reputación.

El templo se inició por primera vez como una religión hermana adoptada de un sector en Kioto en 1987, sin embargo, el director del templo (un hombre de negocios originario de Nagoya) tenía más interés en las ganancias financieras que en las espirituales.

Aunque el templo estaba recibiendo una gran cantidad de donaciones del considerable número de miembros en toda la región, el mayor progreso se inició después de que los servicios espirituales se anunciaran al público por un precio barato de 3.000 yenes ($30 aprox.). Estos servicios se proporcionaron a los clientes que experimentaban problemas de salud que se creía que eran causados ​​por un trastorno en los factores espirituales; Se suponía que los dolores de cabeza, la inquietud, el letargo y el insomnio eran una perturbación en el reiki, una combinación de mente, cuerpo y espíritu.

Como parte del servicio, un monje divino del templo visitaría al "enfermo" y analizaría las razones de los problemas de salud. Después de un breve intercambio de palabras, el monje anunciaría que el problema era un grave problema de profunda desesperación del reino espiritual, y se requeriría un ritual más completo y costoso, que a menudo costaba un mínimo de 10.000.000 yenes ($ 10.000 aprox.). Si el enfermo se rehusaba, el monje alegaba que el cliente se enfrentaría una profunda angustia y desesperación en un futuro cercano, lo que haría que la pobre persona comprara el ritual para evitar consecuencias.

A medida que los servicios se extendían por todo el país, el templo comenzó a enfrentar reacciones violentas cuando los familiares y amigos de los clientes presentaron demandas de reembolso, todas las cuales fueron rechazadas de inmediato. Para 1999 las quejas habían sido investigadas por funcionarios del gobierno, y se comprendió que los servicios espirituales no eran más que una elaborada estafa para desangrar a las víctimas de la cordura y el dinero. Considerado un atroz abuso de confianza entre el templo y los clientes, el gobierno encarceló a los líderes de la organización religiosa (sentencia de 3 a 6 años) y las leyes comerciales espirituales con pautas para las donaciones y las ganancias en relación con los establecimientos religiosos se endurecieron. Poco después, el Tribunal de Distrito de Wakayama emitió una orden de disolución del grupo religioso; la segunda organización en recibir la orden (la primera fue la secta Aum Shinrikyo que llevó a cabo el ataque químico con sarín en el metro de Tokio en 1995).

A pesar de la orden de disolución, los seguidores devotos continúan donando la tarifa mínima de 500 yenes por mes.

Durante los años siguientes, tras el abandono de los terrenos del templo, se descubrió ropa interior femenina (sujetadores en particular) colgando de techos y paredes. Aunque esto pueda parecer cómico, la ropa interior tenía un propósito más siniestro. Las prendas se habían colocado como una maldición; cada prenda tenía una foto o un nombre adjunto, junto con un pedazo de pergamino que dictaba una maldición mordaz.




Primero se creía que había sido colocado por un grupo entre 2010 y 2016 que estaba resentido con su instructor de yoga por las malas prácticas, continuó la tendencia, y los usuarios del dominio de Internet 2-chan (un board japonés) agregaron más prendas a la colección. Sin embargo es indeterminado quién comenzó esa extraña tradición.

Por supuesto, el lugar también es conocido por estar "embrujado". Los lugareños han asegurado que el templo abandonado es un lugar habitual para realizar magia negra, y otros dicen que está habitado por fantasmas que pueden verse durante la noche especialmente. Sea como sea tiene un aire de lo más siniestro.

Con el paso del tiempo han estado colocando cosas más extrañas, como dibujos o muñecas desnudas

Debido a que los terrenos del templo alguna vez fueron el lugar de fraude y engaño, se cree que colocar una maldición sobre alguien que ha cometido un delito duplica la efectividad de las consecuencias espirituales para esa persona.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.