Las cintas de Bakky, un escándalo japonés de violaciones filmadas en vídeo

Hay una gran discusión sobre si existen o no los vídeos snuff, ya sabéis, películas que muestran asesinatos reales. Muchos conocéis Daisy´s Detruction, las red rooms de la deep web, los vídeos de "3 guys 1 hammer" o de "1 lunatic 1 icepick", entre otros.

Podemos confirmar que existen vídeos de muertes reales, pero no películas "comerciales" con asesinatos filmados. El tema que trata esta entrada no es de vídeos snuff, sino de vídeos de violaciones reales que se distribuyeron de forma comercial, tan aberrante como lo primero.

Se trata de las películas conocidas como "Bakky Films".

La compañía que hizo estos vídeos es conocida como Bakky Visual y de 2004 a 2007 como "Bakki Visual Planning". Publicó una serie de 17 películas pornográficas en las que filmaron encuentros en los que a estrellas porno y artistas aficionados solo se les decía que debían aparecer en una película pornográfica corriente.

En junio de 2004, los miembros de Bakky Visual Planning (en adelante lo llamaré Bakky) drogaban a las actrices en los pubs del distrito Toshima de Toukyou y tras convencerlas de aparecer en una película pornográfica, las llevaban a un apartamento en West Ikebukuro. Normalmente, bajo los efectos de las drogas, les hacían firmar ciertos documentos que no se molestaban en leer o no querían. Evidentemente se aprovecharon y era una trampa. Lo que iba a ser una escena pornográfica corriente se convirtió en auténticas aberraciones.

Estas escenas incluían violación, tortura (como ahogarse, orinar, patear, golpear, meter la manguera en la boca y hacer correr el agua, incluida una escena en la que una víctima casi es arrojada de un edificio) que llegaban hasta hacer que las chicas se desmayaran, vomitaran, sangraran, etc. El director aparentemente logró engañar a todas esas chicas para que firmaran contratos que aseguraban que no pudiera ir a la cárcel, a la vez que las intimidaba para que no denunciaran, diciéndoles que habían firmado un contrato perfectamente legal.

En todos los casos, los videos fueron producidos sin que las actrices conocieran completamente los detalles.

Todas estas escenas en las que el personal del estudio violaban y vejaban a las chicas fueron filmadas y vendidas abiertamente en línea. Hasta que una de ellas decidió poner fin y reportar a la policía, ya que le habían provocado una lesión rectal potencialmente mortal. Mientras filmaban las obscenidades, se insertó una jeringa de enema en el ano, que luego se rompió, rompiendo el recto y causando laceraciones anales. Esto provocó una lesión grave, que tardó 4 meses en recuperarse por completo. Debido a la naturaleza atroz del crimen que tenía la posibilidad de causar la muerte (se dice que después de la cirugía, el 40% de los casos de rotura de recto resultan en la muerte). 

Anteriormente, la empresa producía una gran cantidad de videos violentos, que incluían bondage, prender fuego al vello púbico, tortura con agua y consumo forzado de alcohol, haciéndose un pequeño lugar entre el vasto mundo de la pornografía japonesa, aunque era "legal". Finalmente decidieron dar el salto a algo más "hardcore".

El 16 de diciembre, tras la película 17 y ese horrible accidente, las 8 personas que llevaban el estudio fueron arrestadas bajo sospecha de obscenidad coercisiva.

Por falta de pruebas, los miembros detenidos fueron puestos en libertad con penas diferidas. Después de este evento, el Departamento de Contramedidas Criminales Organizadas de la oficina de policía de Ikebukuro hizo un esfuerzo serio para erradicar a Bakky. Una a una, con la persuasión de la policía, las mujeres que habían actuado para Bakky se acercaron a denunciar los crímenes. En marzo de 2005, los responsables fueron nuevamente arrestados. Los representantes culparon al personal de la filmación, pero fueron acusados de violación en febrero de 2006.

El hombre considerado el principal responsable y el supervisor de las escenas fueron procesados ​​en el Tribunal de Distrito de Toukyou, y el 5 de octubre de 2007 comenzaron los alegatos finales del juicio. No hubo emoción en el rostro del imputado hasta que el fiscal solicitó 20 años de prisión con trabajos forzados (sin lugar a atenuantes), tras lo cual el imputado pareció tener una leve sonrisa.

Posteriormente, el 19 de diciembre de 2007, luego del primer y segundo juicio, se anunció la decisión judicial de 18 años de prisión con trabajos forzados.

El resto de responsables, por desgracia, obtuvieron penas menores o escaparon de ingresar a prisión. Varios de ellos siguen apareciendo en películas pornográficas y, aunque la empresa responsable ha dejado de vender los videos, todavía opera con un nombre diferente, "Collector Records", cuya página, collector-web, se puede ver en Wayback Machine. Dicha empresa aún vende ediciones de estas filmaciones. Irónicamente aunque permiten vender este tipo de contenido pixelan los genitales...

Numerosos rumores sobre estas películas existen, algunos rumores hablan de que existen más películas que las 17 mencionadas, y son snuff films genuinos en los que las chicas acabaron falleciendo. No obstante no hay constancia real de esto. Otros hablan incluso de bestialidad en estas películas.

Tristemente, muchos de estos vídeos pueden encontrarse con facilidad en internet a día de hoy, aunque otros son más difíciles de conseguir. Y aunque es difícil que alguien pueda disfrutar de ver a gente sufriendo, siempre hay gente al que el morbo le puede.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.