Algunas leyendas cortas de los EEUU (parte tres)


Parte tres de esta serie , puedes visitar las primeras dos partes aquí y aquí:



- El cementerio de Stull



El cementerio de Stull ha ganado una reputación ominosa debido a las leyendas urbanas que involucran a Satanás, lo oculto y una supuesta "puerta de entrada al infierno ". Los rumores sobre el cementerio se popularizaron en una edición de noviembre de 1974 de The University Daily Kansan (el periódico estudiantil de la Universidad de Kansas ), que afirmaba que el Diablo aparecía en Stull dos veces al año: una en Halloween y otra en el equinoccio de primavera.

La gente pronto dijo que el cementerio era la ubicación de una de las siete puertas al Infierno y que las ruinas de la Iglesia Evangélica Emmanuel fue "poseída" por el Diablo. Otros afirmaron (erróneamente) que la leyenda fue engendrada por el asesinato del alcalde de Stull en la década de 1850 (cabe destacar que Stull nunca se organizó como una ciudad, por lo que nunca tuvo un alcalde).

También se dice que durante un viaje a Colorado en la década de 1990, el Papa redirigió la ruta de vuelo de su avión privado para evitar volar sobre el suelo impuro de Stull (aunque no hay evidencia de que esto haya sucedido). La mayoría de los académicos, historiadores y residentes locales están de acuerdo en que la leyenda no tiene base en hechos históricos y fue creada y difundida por los estudiantes. En los años que siguieron a la publicación del artículo de University Daily Kansan, la leyenda persuadió a los buscadores de emociones paranormales para que visitaran el cementerio, y afirmarían que ocurrieron eventos extraños y espeluznantes como ruidos y lapsos de memoria, lo que condujo a más especulaciones de que la ciudad era perseguido por las brujas y el diablo. Se convirtió en una actividad popular para los jóvenes.

Debido a esto el cementerio fue exacerbado por vándalos, por lo que el Sheriff pone cuantiosas multas para aquellos que se salten la restricción.


- Los faros malditos de Maine



El faro en Wood Island, Maine, tiene algunas teorías aterradoras e inquietantes.

Dicen que el faro es perseguido por el fantasma del pescador Howard Hobbs, quien disparó y mató a su casero Fred Milliken en 1896. La historia cuenta que Hobbs y su compañero de cuarto, William Moses, habían estado bebiendo mucho cuando Milliken pidió hablar con ellos sobre su renta vencida. Hobbs pasó a dispararle a Millikin en el pecho, para después ir él mismo al interior del faro de Wood Island para suicidase.

Después del suicidio, los guardianes que vivían en el faro comenzaron a contar informes de gemidos y sombras inexplicables. En 1972, se eliminó la luz del faro, negando la necesidad de que cualquier guardián viva dentro de la luz embrujada. Si hace una visita ahora verá que ahora existe una luz automatizada y tal vez escuche a Hobbs gimiendo por su cuenta...

Hay otra leyenda sobre otro faro en Maine, el de la isla Seguin. A mediados de 1800, el faro estaba habitado por un cuidador y su esposa. Para combatir el aislamiento solitario de la isla, el cuidador hizo que enviaran un piano para mantener ocupada a su esposa. Sin embargo, probablemente debería haber descubierto su nivel de experiencia antes de proporcionar este regalo. Desafortunadamente, ella solo sabía una canción y la tocaba sin cesar. Finalmente, el cuidador no pudo aguantar más, se volvió un poco loco y destruyó el piano con un hacha. Luego mató a su esposa y, finalmente, a sí mismo. Hoy, la gente local ha afirmado haber escuchado la canción solitaria proveniente del faro.


- El fantasma de Canyon Hill



Dicen que cuando se estacione entre los árboles frente al cementerio de Canyon Hill en Idaho, verá un "corredor de medianoche" que se acercará y tocará la ventana de su automóvil. "Midnight Jogger", como llaman al fantasma, es una mujer, y aparentemente no tiene piernas y solo está flotando en el aire, desplazándose a gran velocidad.

El cementerio de Canyon Hill está en el 2024 North Illinois Ave en Caldwell y hay algo más que el "Midnight Jogger" que tiene a la gente asustada. Dicen que aparece una anciana que se sienta en el banco después de la medianoche, mirando de forma espeluznante al que la vea. Mucha gente dice que han mirado hacia otro lado por un segundo y cuando miran hacia atrás, ella se ha ido.

El cementerio de Canyon Hill se remonta a principios de 1800 y tiene víctimas de asesinato, suicidios y cualquier otra situación triste que se te ocurra. Una mujer está enterrada junto a sus cinco hijos. Supuestamente todos ellos se ahogaron. Otras razones por las que la gente piensa que el cementerio está embrujado son la evidente caída de temperatura en el momento en que pones un pie en los terrenos del cementerio. O ese fuerte olor que nadie puede explicar. Y parece que todos los que entran tarde en la noche, solos, siempre tienen esa sensación espeluznante de que alguien más está contigo, vigilándote.


- El puente del Infierno



A mediados del siglo XIX, el municipio de Algoma, Michigan, estaba siendo atormentado por una fuerza desconocida. Durante días, los niños aparentemente habían desaparecido en el bosque. La gente del pueblo formó un grupo de búsqueda y se dirigió al bosque para encontrar a los niños desaparecidos. Los niños que aún no habían desaparecido se quedaron con Elias Friske, un hombre amable y anciano que era adorado por muchos de los ciudadanos de la ciudad.

El grupo caminó por el bosque durante muchas horas, buscando a fondo a los niños desaparecidos hasta que un hombre encontró la horrible razón de por qué los niños habían desaparecido. El hombre llegó y escuchó a alguien murmurando, justo detrás de un árbol yacía Elias Friske, meciéndose, sosteniéndose la cabeza. Justo delante de él había un puente, donde estaba ahogando a los niños bajo el agua. Había atado una cuerda alrededor de sus cinturas para mantenerlos juntos, por miedo a perder a más niños de la ciudad. Fue encontrado murmurando "el diablo me obligó a hacerlo".

Algunos creen que él fue el motivo de todos los niños desaparecidos. Otros creían que era inocente y que un espíritu malévolo se aprovechó de la juventud de la ciudad. De todos modos, Elias Friske fue colgado del mismo puente como retribución por la pérdida de los niños bajo su cuidado. La historia dice que las aguas subieron esa noche, la cuerda se rompió y el cuerpo de Elias fue arrastrado al infierno. Los testigos afirman haber visto caras de niños debajo de la superficie del agua o manos agarrándose desde las profundidades. Otros han oído reír y llorar.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.