El asesinato de Elizabeth Short (Black Dahlia)


Jack el Destripador sigue siendo el asesino más famoso del mundo real que nunca ha sido identificado, y mucho menos detenido. Sin embargo, el caso de asesinato sin resolver más famoso, al menos en Estados Unidos, es el de la "Dalia Negra", también conocida como Elizabeth Short, cuyo cuerpo fue encontrado en el Parque Leimert de Los Ángeles en enero de 1947.

Elizabeth Short nació el 29 de julio de 1924 en Hyde Park, Massachusetts. Poco después de nacer, sus padres se mudaron con su familia a Medford, Massachusetts. Cleo Short, el padre de Elizabeth, se ganaba la vida diseñando y construyendo campos de minigolf. Cuando llegó la Gran Depresión en 1929, abandonó a su esposa, Phoebe Short, y sus cinco hijas. Cleo procedió a fingir su suicidio, dejando su auto vacío cerca de un puente que lleva a las autoridades a creer que había saltado al río. Phoebe tuvo que lidiar con los tiempos difíciles de la Depresión y tuvo que criar a las cinco niñas sola. Para apoyar a su familia, Phoebe tuvo varios trabajos, pero la mayor parte del dinero de la familia Short provino de la asistencia pública. Un día, Phoebe recibió una carta de Cleo, que se había mudado a California. Se disculpó y le dijo a Phoebe que quería volverse a casa con ella; Sin embargo, ella se negó a verlo de nuevo. Elizabeth, conocida como "Betty", "Bette" o "Beth", creció para ser una niña bonita. Siempre le decían que parecía mayor y actuaba más madura de lo que realmente era. Aunque Elizabeth tenía asma y problemas pulmonares, sus amigos todavía la consideraban muy animada. Elizabeth estaba obsesionada con las películas, que eran la principal fuente de entretenimiento asequible de la familia Short. El teatro le permitió escapar de la tristeza de la vida cotidiana.

Cuando Elizabeth era mayor, Cleo le ofreció vivir con él en California hasta que ella pudiera encontrar un trabajo. Elizabeth había trabajado en restaurantes y teatros en el pasado, pero sabía que quería ser una estrella si se mudaba a California. Impulsada por su entusiasmo por las películas, Elizabeth empacó sus cosas y se dirigió a vivir con Cleo en Vallejo, California a principios de 1943. No pasó mucho tiempo antes de que su relación se tensara. Su padre la regañaría por su pereza, mala limpieza y hábitos. Finalmente, echó a Elizabeth a mediados de 1943, y ella se vio obligada a valerse por sí misma. Tuvo su único enfrentamiento con la ley durante este tiempo, el 23 de septiembre de 1943. Había salido con un grupo de amigos ruidosos en un restaurante hasta que los dueños llamaron a la policía. Elizabeth era menor de edad en ese momento, por lo que fue reservada y le tomaron las huellas digitales pero nunca la acusaron. El oficial de policía sintió pena por ella y organizó el envío de Elizabeth a Massachusetts. No pasó mucho tiempo antes de que Elizabeth regresara a California, esta vez a Hollywood. En Los Ángeles, Elizabeth conoció a un piloto llamado Gordon Fickling y se enamoró. Era el tipo de hombre que ella había estado buscando y rápidamente hizo planes para casarse con él. Sin embargo, sus planes se detuvieron cuando Fickling fue enviado a Europa. Elizabeth tomó algunos trabajos de modelo, pero todavía se sentía desanimada con su carrera. Regresó al este para pasar las vacaciones en Medford y se enamoró de otro piloto, Matt Gordon. Sin embargo, Gordon fue asesinado en acción, dejando a Elizabeth con el corazón roto una vez más.

Elizabeth con Gordon

Una vez que comenzó a recuperarse, intentó regresar a su antigua vida contactando a sus amigos de Hollywood. Uno de esos amigos era Gordon Fickling, su ex novio. Al verlo como un posible reemplazo para Matt Gordon, ella comenzó a escribirle y se reunió con él en Chicago cuando estuvo en la ciudad por unos días. Elizabeth accedió a reunirse con él en Long Beach antes de regresar a California para continuar su sueño de estar en el cine. Elizabeth salió de Los Ángeles el 8 de diciembre de 1946 para tomar un autobús a San Diego. En San Diego, se hizo amiga de una joven llamada Dorothy French, que sintió pena por ella y le ofreció un lugar para quedarse en la casa de su madre durante unos días. En realidad, Elizabeth terminó durmiendo allí por más de un mes. Se enamoró de otro hombre, Robert "Red" Manley, un vendedor de Los Ángeles que tenía una esposa embarazada en casa. Manley admitió que se sintió atraído por Elizabeth, pero afirmó que nunca se acostó con ella. Los dos se vieron de vez en cuando por unas semanas, y Elizabeth le pidió que lo llevara de vuelta a Hollywood. Manley aceptó y se quedaron en un hotel por un tiempo. Cuando Manley vio a Elizabeth por última vez, estaba haciendo llamadas telefónicas en el vestíbulo del hotel. Manley y los empleados del hotel fueron las últimas personas en ver a Elizabeth Short con vida. Eso ocurrió el 9 de enero de 1947.
Solo el asesino de Elizabeth la vio después de esa fecha. Estuvo desaparecida durante seis días en el Hotel Biltmore antes de que su cuerpo se encontrara en un terreno baldío la mañana del 15 de enero de 1947.

Investigaciones policiales

El 15 de enero, una ama de casa local, mientras caminaba por la acera, notó algo blanco entre las malas hierbas. Al principio no le pareció extraño. Mientras miraba el objeto, inicialmente pensó que alguien había tirado un maniquí de una tienda, pero tras una inspección más cercana, se dio cuenta de que el maniquí no era un maniquí en absoluto, en realidad era una mujer que había sido cortada por la mitad. Rápidamente corrió a una casa cercana para llamar a la policía. Los oficiales Frank Perkins y Will Fitzgerald llegaron a la escena en cuestión de minutos.La mujer yacía de espaldas con los brazos alzados sobre los hombros, y sus piernas estaban extendidas en un retorcido despliegue de seducción. Había cortes y abrasiones en su cuerpo, y su boca había sido cortada para extender su sonrisa de oreja a oreja. Los investigadores creyeron que había estado atada y torturada durante varios días debido a las marcas de cuerdas en sus muñecas, tobillos y cuello. Su cuerpo desnudo había sido cortado por la mitad, justo por encima de la cintura. No había sangre presente en el cuerpo de la mujer, y tampoco había nada en la hierba debajo de ella. Determinaron que ella debe haber sido asesinada en otro lugar, limpiada de sangre y luego arrojada en el terreno baldío durante la noche.

El teniente detective Jesse Haskins describió la condición del cuerpo cuando llegó por primera vez a la escena del crimen. Había una huella de neumático contra el bordillo y había lo que parecía ser una posible marca de tacón con sangre en esa marca de neumático; también había un saco de cemento vacío en el camino de acceso y también tenía una mancha de sangre en él ... Lo habían llevado allí desde algún otro lugar ... El cuerpo estaba limpio y parecía haber sido lavado. La escena del crimen estaba repleta de reporteros, fotógrafos y una multitud de curiosos.
La autopsia reveló múltiples laceraciones en la cara y la cabeza. No había esperma presente en el cuerpo porque el asesino había lavado el cuerpo para limpiarlo. Había numerosos cortes en un patrón entrecruzado en el área púbica, y su vello púbico había sido eliminado a mano. La mayor parte del daño hecho parecía haber sido postmortem, incluido el corte del cuerpo de la víctima en su cintura. La causa oficial de muerte fue "hemorragia y shock" debido a "conmoción cerebral y laceraciones en la cara".

Un antes y después


William Randolph Hearst, propietario del periódico The Herald-Express, era increíblemente rico e influyente, y el periódico la bautizó como "La Dalia Negra", un nombre que se mantendría casi setenta años después. El apodo era una referencia al misterioso asesinato de la película The Blue Dahlia, que se publicó nueve meses antes de su asesinato.

Los investigadores en el caso de la Dalia Negra tenían dos teorías principales sobre el asesino de Elizabeth Short. Una era que Elizabeth nunca había conocido a su asesino antes de su muerte, y la otra teoría era que ella lo conocía de antemano. La última opción convenció a la policía debido a las mutilaciones presentes en el cadáver de Elizabeth, que eran signos de una vendetta personal. El autor de perfiles criminales y autor del FBI, John Douglas, creía que el asesino debía haber conocido bien a Elizabeth y tenía algo de afecto emocional. La horrorosa violencia infligida al cuerpo y dejarlo en exhibición pública indicaría que el asesino quería que el mundo viera a Elizabeth Short y las malas acciones que él creía que ella le había hecho. También insinuó que el asesino podría haber sido un necrófilo.


El 23 de enero de 1947, el periódico recibió una llamada de un hombre que afirmaba ser el asesino de Elizabeth Short. Le dijo al editor, JH Richardson, que estaba molesto por la forma en que se contaba la historia en los periódicos. Se ofreció a enviar por correo las pertenencias de Elizabeth Short al periódico para probar su reclamo. El examinador recibió un paquete y una carta a partir de recortes de revistas de un remitente anónimo al día siguiente. Este paquete incluía el certificado de nacimiento de Elizabeth Short, tarjetas de presentación, fotografías y una libreta de direcciones con el nombre "Mark Hansen" en la portada. Mark Hansen fue un hombre con el que Elizabeth estuvo viviendo brevemente, y se convirtió en el principal sospechoso de su asesinato. El bolso y un zapato de Elizabeth Short se encontraron en un bote de basura el mismo día que se recibió este paquete. Estos artículos fueron encontrados a pocos kilómetros de la parcela vacía donde se había tirado el cuerpo. Esto podría haber sido un gran error por parte del asesino. La ubicación de los objetos reveló que el asesino probablemente se encontraba a poca distancia del terreno baldío y del área donde se habían caído las pertenencias. Muy pronto, empezaron a llegar más cartas a las diferentes oficinas de los periódicos en Los Ángeles, sin embargo, la mayoría de ellos parecían ser engaños. Algunas de estas cartas parecían ser del asesino, y parecía como si estuviera tratando de provocar a los detectives de la policía de Los Ángeles. Sus mensajes a menudo eran complicados y confusos, causando que los detectives pasaran mucho tiempo tratando de descifrarlos. Todo lo que se envió al Departamento de Policía de Los Ángeles (incluidas las cartas, la tarjeta de seguridad de Elizabeth Short y las fotografías) se enjuagó con gasolina, por lo que los examinadores forenses no pudieron captar las huellas dactilares de la evidencia.

Debido a la notoriedad del caso, más de cincuenta hombres y mujeres confesaron, adjudicándose el asesinato y la policía se saturó con información cada vez que un periódico anunciaba el caso o un lanzamiento de libro o película. Gerry Ramlow, un reportero de Los Angeles Daily News dijo, "si el asesinato nunca se resolvió se debió a los reporteros... Estaban en él, pisoteando pruebas, reteniendo información". A la policía le llevó tiempo tomar control total de la investigación, y los reporteros recorrían libremente las oficinas de departamentos, se sentaban en sus escritorios, y respondían los teléfonos. Mucha información del público no fue pasada a la policía, ya que los periodistas se apresuraban a obtener las primicias." Con el tiempo esta cobertura de los medios de comunicación se volvió más extravagante, con exageraciones sobre su vida, cuando sin embargo era una chica corriente que consciente de su gran belleza, soñaba con ser actriz o modelo.

Otro de los primeros sospechosos fue su propio padre, Cleo Short, pues vivía a tan solo cinco kilómetros de donde se encontró el cuerpo. Sin embargo, él dijo no saber nada de su hija desde hacía tres años ni quería saberlo. De hecho, se negó a reconocer el cadáver y tuvo que hacerlo la madre, viniendo desde el otro lado del país. La había engañado el editor de un periódico diciéndole que su hija había ganado un concurso de belleza y tras dejarla hablar de su carácter, vida y aspiraciones, le contaron que en realidad había sido víctima de un crimen espantoso. El cuerpo de Short fue enterrado en el cementerio Mountain View, en Oakland, California.

Cleo Short

En 1999, el investigador privado Steve Hodel descubrió en el álbum de fotos de su padre la fotografía de una mujer de piel clara y cabello oscuro. No la conocía pero creyó que se parecía a la Dalia Negra. A partir de ese descubrimiento, Steve llevó a cabo una larga investigación que lo convenció de que su padre había asesinado a Elizabeth Short. George Hodel, el padre de Steve, había vivido en la misma ciudad que Elizabeth en la época en que ella murió. Muchos testigos afirmaron haberlos visto juntos e incluso hubo quien dijo que eran amantes. Cuando el cuerpo de Beth apareció cortado por la mitad el 15 de enero de 1947, se creyó que la persona responsable de aquel corte tan limpio debía tener amplios conocimientos de medicina y, coincidentemente, George Hodel era médico. De hecho, su consultorio se encontraba a solo a dos manzanas del Hotel Cecil, el último lugar donde Elizabeth fue vista con vida. Por otra parte, la posición en que el cuerpo de Beth fue encontrado resultaba muy poco común y según Steve Hodel, se parecía al cuadro El minotauro del autor surrealista Man Ray, amigo cercano del doctor Hodel.
Otras pruebas que encontró Steve fueron: justo en enero de 1947 su padre había comprado unas bolsas de cemento para realizar reformas en su casa (en la escena del crimen se encontró una bolsa de cemento); un vecino dijo que, poco antes de aparecer el cadáver en Leimert Park, un auto negro parecido a un Ford Sedan del 36 había pasado por ahí (George Hodel conducía un Packard Sedan negro del 36, un coche muy parecido); su padre se había quedado solo en la mansión que tenían en Hollywood (diseñada por Lloyd Wright),​ pues Steve, sus hermanos y su madre se habían ido de la ciudad a una visita familiar justo cuando sucedió el asesinato, y el tipo de letra que el asesino utilizó para escribir la carta que envió a la prensa se parece a la de su padre.
Tiempo después, no obstante, Hodel descubrió que la policía había vigilado la casa de su padre mediante micrófonos secretos pues, efectivamente, era sospechoso del asesinato. Steve escuchó en las grabaciones (que se hicieron públicas en 2003) a su padre hablar de ciertos abortos clandestinos que él había realizado y dijo que estaba consciente de que la policía lo consideraba el asesino de la Dalia Negra, pero que nunca lo atraparían. Según Steve, a pesar de que la policía tenía muchas pruebas en contra de su padre, no lo apresó pues al hacerlo hubiera destapado una serie de tratos sucios que se hacían entre los médicos y las fuerzas del orden para ocultar los abortos ilegales. Para Steve, la policía optó por dejar libre a su padre a cambio de mantener una imagen limpia frente a los ciudadanos de Los Ángeles. Por su parte, Goerge Hodel se fue del país en 1950 a Filipinas, en donde ejerció su profesión y conoció a su última mujer, con la que volvió a Estados Unidos una década más tarde.

Finalmente, sin haber un claro culpable, el caso fue quedando en el olvido.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.