La maldición de Giles Corey en la caza de brujas de Salem


Esta es una historia de la época en la que se perseguía a las brujas. Especialmente en la historia de los Estados Unidos, supuestas "brujas" fueron perseguidas, se les dio muy poca oportunidad de defenderse, y las sacrificaban sin piedad, en hogueras o mediante otros métodos, tuvieran algún poder mágico o no.

Dentro de esta oscura historia tenemos el extraño caso de un hombre llevado a juicio como brujo, que supuestamente lanzaría una maldición sobre la ciudad que eligió perseguirlo. Todo el cuento extraño comienza en la ciudad de Salem, Massachusetts, donde en 1659 un inmigrante de Northampton, Inglaterra, con el nombre de Giles Corey, se mudó junto con su primera esposa, Margaret. Aunque enfrentó dificultades tras la muerte de Margaret, se convertiría en un granjero exitoso y próspero en el área, y eventualmente se casaría dos veces más. A pesar de su éxito, Corey tuvouna reputación bastante siniestra a su alrededor, comenzando con su juicio por la presunta muerte de uno de sus granjeros, un hombre llamado Jacob Goodale, en 1676.

Fue acusado de perder los estribos después de encontrar a Goodale robando manzanas, y golpeó al hombre hasta la muerte con un palo, pero las malas leguas dicen que usó su dinero para salir airoso de la situación. Además Corey se había librado de cargos de robo en el pasado, y había comenzado a ser visto como un individuo bastante sombrío, a pesar de su alta posición social. Esta reputación le causaría problemas más adelante.

Cuando comenzaron los notorios juicios de brujas de Salem, Corey tenía 80 años y vivía con su tercera esposa, Martha Rich, y ambos eran miembros de la iglesia local, incluso participando en los juicios previos de brujas. Sin embargo, poco después de que comenzara la histeria de brujas, en marzo de 1692, Martha fue acusada de ser bruja y llevada a juicio. Corey se sorprendió, y parece que incluso fue tan lejos como para testificar contra Martha, citando varios casos inexplicables de enfermedad en su buey y su gato, así como que alegaba que su esposa era atractiva debido a algún tipo de rituales extraños.

Pronto cambió su tono, pero para ese entonces él mismo había sido blanco del crimen de brujería, y fue arrestado junto con las presuntas brujas Mary Warren, Abigail Hobbs y Bridget Bishop. Durante los juicios en su contra, se descubrió que varios miembros de la audiencia caían en convulsiones o ataques, lo que llevó a la corte a consolidar aún más sus ideas de que estaba ocurriendo algún tipo de hechizo. Un reverendo, Samuel Parris, afirmaría haberlo presenciado y lo condenó. Luego el tribunal ordenó que le ataran las manos. 

Una ilustración sobre el juicio

Por su parte, Corey comenzó a negarse a hablar en absoluto durante los juicios, temiendo incriminarse de alguna manera, eligiendo permanecer mudo durante la mayor parte del tiempo, sin declararse culpable o inocente. Esto puede haber demostrado ser su ruina, ya que en ese momento una negativa a alegar era equivalente a admitir la culpa. Con este fin, se trajo al sheriff Corwin para comenzar el proceso de tortura, que consistía en desnudar a Corey, tumbarlo sobre una mesa y luego colocar gradualmente piedras más y más pesadas sobre él (un método también llamado "la tortuga"). Esto tenía la intención de romper gradualmente la voluntad del destinatario e instar a una confesión para detener el dolor, pero Corey fue completamente desafiante. Se dice que instó a los verdugos a aumentar el peso que lo estaba aplastando. Es afirmado que durante su interrogatorio sólo repitió las palabras "Más peso", cada vez que se le pedía que declarase si era culpable o no.

Durante esta tortura, su esposa Martha sería ahorcada con otras presuntas brujas, y después de varios días de ser aplastado lentamente, Corey también sucumbiría. Según la tradición sobre el asunto, justo cuando murió, dijo con su último aliento: "¡Maldita sea! ¡Te maldigo a ti Salem!".  Fue enterrado en una tumba anónima, en Gallows Hill. Muy pocas personas han sido capaces de soportar esta tortura en silencio y es la única persona de la historia de EE.UU. que murió así.

Ilustración de la tortura de Corey

Según los informes, la "maldición" funcionó. Cuatro años después de su muerte, el sheriff Corwin repentinamente caería muerto de un ataque cardíaco. Le siguieron otros sheriffs, todos muertos de "enfermedades raras" o ataques al corazón. Atribuyeron todas esas desgracias a la muerte de Corey. Incluso unos 300 años después, en 1978,  en sheriff Robert Cahill, mientras estaba en el cargo, sufrió una enfermedad sanguínea rara, un ataque cardíaco y un derrame cerebral. Los médicos no pudieron encontrar la causa de sus aflicciones. También señalan que el sheriff después de él también contrajo una grave enfermedad sanguínea mientras estaba en el cargo que lo obligó a retirarse.

La maldición aparentemente se rompió cuando la oficina del Sheriff se mudó de Salem a Middleton en 1991, sin más incidentes extraños. Además, como si una maldición siniestra no fuera suficiente, se dice que el fantasma de Giles Corey todavía acecha en el área, especialmente en las cercanías del cementerio Howard Street. Aparentemente aparecerá como un espíritu en el aniversario de su muerte.
Hoy, se puede encontrar un marcador conmemorativo para Giles Corey en el Monumento a los Juicios de Brujas de Salem en Salem ¿Era realmente un brujo? ¿Qué fue lo que lo llevó a soportar esa horrible muerte sin confesar? Su caso sigue siendo una rareza histórica.




No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.