El bus fantasma 375 de Beijing


El autobús 375 es un incidente sobrenatural que supuestamente sucedió en Beijing, China. La leyenda urbana tuvo lugar en la parada del autobús 375, durante la medianoche del 14 de noviembre de 1995. 

Es el último autobús en su ruta y acaba de salir de la terminal de autobuses de Old Summer Palace (Yuanmingyuan) y se dirige hacia Xiangshan. Old Summer Palace o Antiguo Palacio de Verano era la residencia oficial de los emperadores de la dinastía Qing (1644-1911) antes de su destrucción por los soldados británicos durante la Segunda Guerra del Opio en 1860. No solo es el homónimo de la terminal de autobuses, sino que aparentemente el recorrido atraviesa muchas áreas en las que el antiguo palacio una vez estuvo. 

La tripulación a bordo del bus eran un conductor y una conductora. El autobús se detuvo por primera vez en la puerta sur del antiguo palacio de verano. Se subieron cuatro pasajeros. Una anciana, una joven pareja y un joven. Se sentaron al frente de la tripulación. Luego, el autobús continuó avanzando hacia su destino. Después de que el autobús pasara por la puerta del palacio norte, el conductor vio dos sombras ondeando en la carretera. Como no era una parada oficial, el conductor al principio quería ignorarlos. Sin embargo, sabiendo que su autobús es el último autobús, pensó que debería ser más considerado y recogerlos. 

Cuando el autobús se detuvo, subieron tres personas. Había dos hombres que sostenían a otro por los hombros. El hombre en el medio parecía desaliñado y su cabeza estaba inclinada, nadie podía ver su rostro. Los tres estaban vestidos con túnicas tradicionales de la dinastía Qing y sus caras estaban mortalmente pálidas. Se trasladaron en silencio a la parte trasera del autobús. Los otros pasajeros en el autobús se asustaron. Sin embargo, la conductora les aseguró: "No tengan miedo. Podrían ser actores filmando un drama en la vecindad. Probablemente se emborracharon después del trabajo y olvidaron cambiarse de ropa". 

Luego, todos se calmaron, excepto la anciana. Ella seguía dándose la vuelta y mirando a los tres extraños que estaban sentados en la parte trasera del autobús. Después de 3 a 4 paradas, la joven pareja se bajó del autobús. Alrededor de este tiempo, la anciana le gritó de repente al joven sentado frente a ella, acusándole de robar su bolso. El joven, que no había robado su bolso estaba frustrado y perplejo. Trató de razonar con la mujer, quien insistió en que debían bajarse en la próxima parada, ir a una estación de policía y resolver la disputa. El joven se quedó sin palabras pero, sin embargo, cumplió. Cuando el autobús se detuvo, la anciana arrastró al joven afuera.

La anciana dejó escapar un suspiro de alivio. "Acabo de salvarte la vida" , le dijo al joven. El joven estaba perplejo. Sin embargo, la anciana le dijo que las tres personas con túnicas tradicionales eran fantasmas. Ella le dijo que los había estado observando desde que se subieron y notó que no tenían piernas cuando el viento levantó sus túnicas. El joven se sorprendió por lo que escuchó. 
De hecho, al día siguiente, el autobús 375 no pudo volver a la estación. Desapareció junto con el conductor y la conductora. 

La anciana y el joven informaron a la estación de policía y les contaron lo que vieron. Al principio, la policía desestimó su historia. Sin embargo, dos días después, la policía encontró el autobús sumergido en un embalse, a unos 100 km de su ruta original. Dentro del autobús, descubrieron tres cuerpos gravemente descompuestos: el conductor del autobús, la conductora y un hombre no identificado. 

Hasta el día de hoy, nadie sabe qué pasó con el autobús esa noche después de que la anciana y el joven se fueron.


Esta es una popular leyenda urbana china. Y como toda leyenda urbana tiene algunas variaciones. Una  de ellas habla que en vez de 3 hombres era una mujer con un vestido rojo. Y otra cuenta que cuando los policías hallaron el bus, descubrieron que su depósito de gasolina estaba lleno de sangre, o que el bus nunca fue encontrado. Incluso el número de bus cambia, entre el 375, 330, 302...

Por supuesto, hay algunas incongruencias en la historia. La primera es como pudo el bus acabar a tantas millas de distancia de su ruta original, la gasolina se debería agotar. Otra es como en tan poco tiempo pudieron descomponerse los cadáveres.

Debido a a poca coherencia y las diferentes versiones se puede determinar que esto es otra leyenda urbanas más, y no hay nada de cierto en ello.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.