El asesino de las máquinas expendedoras de Japón


En la ciudad japonesa de Fukuyama a mediados de la década de 1980, comenzó una serie de asesinatos muy inusuales. La mayoría de los asesinatos tuvieron lugar entre septiembre y noviembre de 1985, con algunos incidentes aislados antes y después. Todas las víctimas fueron envenenadas con bebidas contaminadas de máquinas expendedoras, al parecer al azar. El caso sigue sin resolverse y, como el plazo de prescripción de los delitos ha expirado, parece que el culpable se ha salido con la suya. Hay al menos doce muertes relacionadas con el misterioso envenenador.

En 1965, una compañía conocida como Otsuka Pharmaceutical Co. comenzó a fabricar una bebida tónica para la salud conocida como Oronamin C. Se hizo muy popular en todo Japón después de su lanzamiento, y sigue siendo la fórmula de bebidas saludables más vendida. Veinte años después, el producto todavía era muy querido por las generaciones mayores, aunque los mercados más jóvenes preferían los refrescos dulces a las "bebidas saludables". Como parte de una promoción en 1985, Otsuka comenzó a ofrecer botellas gratuitas de Oronamin C en máquinas expendedoras. La bebida gratis se dispensaría cuando un cliente realizara una compra. Algunas personas felizmente tomaban su bebida gratis pero los que no eran fanáticos decidían dejar las bebidas en la ranura de la máquina expendedora o en la parte superior. Para las personas que no podían pagar las bebidas y los cazadores de gangas, estas bebidas gratis eran muy apreciadas.

El primer caso data del 30 de abril de 1985. Un hombre de 45 años de Fukuyama compró una bebida en una máquina expendedora de la ciudad. Encima de la máquina había una botella de Oronamin C, que tomó junto con su compra y luego consumió. Rápidamente se enfermó gravemente, mostrando síntomas de intoxicación severa, incluyendo quemaduras químicas internas. Las pruebas mostraron que había ingerido paraquat, un químico a menudo utilizado para matar las malas hierbas. El paraquat es extremadamente tóxico: solo dos cucharaditas de esa sustancia matan rápidamente a un ser humano, pero dolorosamente.

A pesar de los mejores esfuerzos del personal médico, el hombre murió de sus heridas internas exactamente un mes después. Se investigaron botellas de Oronamin C, pero no se descubrió ninguna manipulación. Los investigadores estaban desconcertados sobre cómo la sustancia llegó a estar en la bebida, pero sin ninguna pista, el caso rápidamente se enfrió. 

El caso obtuvo reputación en el extranjero, también

En septiembre de 1985, las bebidas envenenadas comenzaron a aparecer en las máquinas expendedoras o cerca de ellas en partes de Japón, especialmente en y alrededor de la Prefectura de Hiroshima. La mayoría eran botellas de Oronamin C, aunque la bebida energética Real Gold e incluso una botella de cola también estaban relacionadas con algunas de las muertes.

El 11 de septiembre, un hombre encontró y consumió una botella de Oronamin, junto con una segunda botella que compró. Murió solo tres días después de envenenamiento por paraquat. Un día después, un estudiante compró una bebida energética de una máquina expendedora y se la llevó a casa para consumirla. Enfermó y murió el 14 de septiembre, el mismo día que la primera víctima. Se encontraron rastros de diquat, similares al paraquat, en la botella.

Las investigaciones se vieron obstaculizadas por el hecho de que las víctimas aparentemente fueron elegidas al azar, los asesinatos tuvieron lugar en variedad de lugares y las máquinas expendedoras siempre estaban en lugares tranquilos. Realmente no había pistas a seguir.

Después de las dos intoxicaciones, las cosas volvieron a la calma durante la próxima semana. El culpable parecía haber parado. Pero el breve receso se hizo añicos una semana después, cuando un joven encontró una botella de cola debajo de una máquina expendedora el 19 de septiembre. Para el 22 estaba muerto. Los médicos forenses encontraron paraquat en su cuerpo.

Durante los siguientes dos meses, habría otras siete intoxicaciones. En todos los casos, se descubrió que las víctimas tenían paraquat en el estómago y se sabía que tomaban bebidas de máquinas expendedoras cercanas poco antes de morir. Las intoxicaciones se informaron en las siguientes fechas: 20 de septiembre, 23 de octubre, 5 de octubre, 15 de octubre, 21 de octubre, 28 de octubre y 7 de noviembre.

Se colocaron carteles en las máquinas expendedoras que advierten a las personas que no tomen bebidas a menos que se dispensen directamente de la máquina. La policía trabajó incansablemente para encontrar alguna pista que los llevara al culpable. Sin embargo, los asesinatos continuaron durante casi dos meses, antes de detenerse repentinamente. En todos los asesinatos anteriores las víctimas eran hombres. Algunos han sugerido que podrían haber sido atacados deliberadamente, aunque es difícil ver cómo se lograría esto, dada la naturaleza aleatoria del método del asesino. Puede ser que los hombres estaban más dispuestos a tomar la bebida gratis, o preferían el sabor del tónico energético, o tenían más probabilidades de visitar las áreas del interior de la ciudad donde se dejaban las bebidas, o simplemente es una extraña casualidad.

Muchos factores podrían haber contribuido a esta completa y absoluta detención del cupable: la falta de cámaras de seguridad en las áreas donde ocurrieron estos envenenamientos, escasa evidencia, la falta de alguien que reclamara los crímenes como propios y el hecho de que el primer uso de perfiles de ADN para resolver un crimen fue en 1986, por Sir Alec Jeffreys en el asesinato de 2 niñas, por lo que podemos suponer que no había muchos métodos disponibles para los investigadores en ese momento. Otsuka Pharmaceutical Co. incluso rediseñó el diseño de su botella de un tapón de rosca a una lengüeta, en un esfuerzo por evitar la manipulación.

El diseño actual de la botella tiene una lengüeta


Sin embargo el 17 de noviembre hubo otra intoxicación por paraquat. Una joven de 17 años de Saitama tomó un refresco de cola de una máquina expendedora y se lo bebió. Se enfermó rápidamente y una semana después, murió. Ya sea por coincidencia o no, su muerte marcó el final de los asesinatos.

El caso tiene misteriosas similitudes con los asesinatos de Tylenol, que tuvieron lugar solo tres años antes en Chicago, EE. UU. Siete personas murieron por envenenamiento por cianuro después de consumir el analgésico común Tylenol, del que nunca se encontró ningún culpable. Después de los asesinatos de Tylenol hubo una serie de incidentes similares de manipulación de drogas, incluidos algunos asesinatos, que se dice que son ataques de imitación. Del mismo modo, los asesinatos de máquinas expendedoras japonesas también fueron seguidos por crímenes imitadores. Tokio fue acosado por una serie de intoxicaciones en las que se descubrió azufre de cal en las bebidas consumidas. Incluso ha habido algunas muertes. El químico utilizado también vio un resurgimiento como método suicida, a pesar de sus efectos dolorosos y horripilantes. Sea como sea, nunca confiéis en una bebida gratis...

Este caso es bastante parecido al del "monstruo de 21 caras".

2 comentarios:

  1. Donde viviva en mexico paso lo mismo... pero fue en la bebida 7Up de la compania Pepsicola, se les encontro Acido Muriatico o algo parecido que segun gente que tuvo la mala fortuna de tomar de estas sodas dijo que lo primero que pasaba era que se quemaban los labios y si te lo pasabas sentias mas caliente tu cuerpo luego un dolor de estomago a lo que resustaba en una lavada, aunque nunca vi un caso donde la persona se salvo ya que todas llegaban despues de unos minutos con el dolor, Ya era muy tarde. despues de esto Pepsicola puso un Mensaje en la tapa "Sello de seguridad Verifica antes de consumir" cuando las abres se rompe la rosquita de abajo de la tapa lo que hace imposible cerrarla completamente de nuevo, es un problema por que se escapa muy rapido el gas. Segun muchos lo que paso fue que pepsicola fue amenazada por algun grupo de narcos, ya que dicen que pueden venir a tu local y decir que lo que ganas les des una parte si no... envenenaran tus productos, amenazaran al personal, distribuidores. Esto ocurrio entre el ano 2017 pero nuevamente ocurrio en el 2018 o 19 no recuerdo bien tal vez tenga algo que ver cocacola en el caso para asustar ala gente puedes buscarlo en google (con poca informacion)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, muy revelador.

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.