La maldición hawaiana de Pele


Un rasgo perdurable de la mitología hawaiana es el de la diosa Pelehonuamea, también conocida simplemente como Pele, que es la dueña de los volcanes, el fuego y el magma que crearon las islas. Es una diosa vengativa y celosa, que vigila atentamente su tierra y supuestamente se asegura de que los que roban de las islas paguen por ello. Esto parece haberse transformado en una leyenda generalizada de que si alguien va a tomar incluso una sola roca o grano de arena de uno de los parques nacionales volcánicos de la isla, incurrirá en la ira de la diosa del fuego y será maldecido con toda clase de desgracias. Las historias de los efectos de esta maldición son numerosas.

Una cuenta conocida apareció en The Los Angeles Times con un testigo llamado Timothy Murray, quien visitó el Parque Nacional de los Volcanes de Hawaii y se llevó como recuerdo una botella de arena volcánica a su casa. Según Murray, su vida comenzó a desmoronarse totalmente poco después de eso. Primero no consiguió un trabajo para el que había estado solicitando, su querido perro murió, luego la mujer con la que había estado saliendo durante 5 años lo abandonó, se convirtió en alcoholico y, para colmo, el FBI lo arrestó por un caso de infracción de derechos de autor. Murray pensó que podría ser por la maldición de Pele, las cosas se pusieron tan mal que regresó al lugar exacto donde había tomado la arena y, tan pronto como fue devuelta, dice que tuvo una inversión completa de la mala fortuna y que su vida volvió a mejorar.

Otro relato similar proviene de un hombre llamado Steve Pariseau, quien también visitó el Parque Nacional de los Volcanes de Hawái y se llevó a casa un pedazo de roca volcánica negra mientras estaba de vacaciones. Al parecer, se encontró de inmediato con un diluvio de males, con su madre muriendo, su hijo sufriendo un problema de conducta que no existían anteriormente, su matrimonio desintegrándose y otros. En ese momento ni siquiera había oído hablar de la "maldición", pero cuando la escuchó, rápidamente devolvió la roca y toda la mala suerte se evaporó. Se volvería a casar y su hijo mejoró.

Representación de la diosa Pele

La noticia de este tipo de historias y muchas otras similares se han difundido, y cada vez más personas que han experimentado problemas en sus vidas también se han dado cuenta de que todo comenzó cuando sacaron rocas o arena de los volcanes de Hawai. Debido a esto, cada año, el servicio postal de Hawaii y el Servicio de Parques Nacionales, e incluso Hawaiian Airlines, se han visto inundados con una cantidad insana de envíos de lava, rocas volcánicas y arena de todo el mundo de personas que lo han tomado durante sus vacaciones y quieren quitárselo de las manos por miedo a la maldición. Muchos de ellos vienen con notas de disculpas adjuntas, como una que dice: "Por favor, toma esta arena y devuélvela a algún lugar de tu isla. He tenido muy mala suerte desde que entró en mi vida y lamento mucho haberla tomado. Por favor, perdóname y oro para que una vez que lo envíe de vuelta a donde viene, mi mala suerte se vaya." Aparentemente, hay más de 100 rocas enviadas al mes de esta manera, a menudo con grandes gastos, y muchas personas hacen un esfuerzo adicional para asegurarse de que devuelvan las piedras y la arena.

La mayoría de estas rocas o arena nunca serán devueltos a su lugar de origen. En su mayor parte, el Servicio de Parques Nacionales simplemente los desinfecta y luego los coloca en los centros de visitantes, sin saber de qué cráter provienen o incluso si se originaron en Hawái. Algunos de los artículos ni siquiera son piedras o rocas, y un funcionario del parque dijo: "Todos los días, recibimos cajas de ellos y sobres llenos de arena, incluso artículos que no son naturales como ceniceros de plástico que podrían tener la forma de Pele que compraron en alguna tienda de chucherías para turistas. Para nosotros es divertido, pero para ellos es real".

Fotografía del Parque Nacional de los Volcanes de Hawaii

Ha habido algunas dudas sobre los orígenes de este mito de la maldición de Pele. Aunque no está claro cuándo comenzó esta creencia, se ha afirmado que se trata de una construcción puramente del siglo XX, que comenzó cuando algunos guardaparques inventaron la historia de la maldición para evitar que las personas roben constantemente piedras y arena. Incluso se ha sugerido que el relato es étnicamente insensible y se alimenta de los estereotipos hawaianos, y también se ha señalado que el folklore hawaiano real no hace mención de que Pele maldice a quienes le quitan estas cosas. Sin embargo, luego hay lugareños que dicen que hay motivos para creer en estas fuerzas místicas, y que está representado en la tradición local. En la creencia nativa de Hawai, las plantas, los animales y las rocas están imbuidos de significado espiritual. La cultura hawaiana enseña que la naturaleza es la manifestación física de los dioses y diosas hawaianos.

El valor hawaiano de cuidar la tierra está conectado a esta creencia y promueve el respeto del mundo natural. Entonces, es una leyenda construida por los guardaparques para que no roben las cosas de su isla, sin embargo muchos afirman que tomar esas cosas les resultaron en mala suerte real. Nadie sabe realmente si es cierto...pero por si acaso cuando vayas a Hawai no te lleves rocas o arena de sus parques naturales. Por si acaso, claro...


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.