Leyendas urbanas japonesas VIII


Más leyendas urbanas de Japón, en esta ocasión presentamos la octava parte de estas series:

- The white string (el hilo blanco)


The White String es una extraña leyenda urbana de Japón sobre la perforación de orejas. Durante la década de 1980, esta leyenda era popular en Japón y muchos niños tenían miedo de perforarse las orejas porque creían que la leyenda era cierta.

Una jovencita quería desesperadamente perforarse las orejas. Sus padres dijeron que era demasiado joven, pero ella les suplicó, diciendo que todas las otras chicas de su clase tenían orejas perforadas. Eventualmente, sus padres cedieron y acordaron dejar que lo hiciera. Le dieron algo de dinero y le dijeron que fuera al centro comercial local y se perforara las orejas en una joyería. En cambio, la niña decidió quedarse con el dinero y hacerse el piercing ella misma. Ella consiguió que su mejor amiga la ayudara a hacerlo. Calentaron una aguja grande y la clavaron a través de los dos lóbulos de las orejas de la niña. Fue bastante doloroso, pero al final, sus orejas fueron perforadas y estaba encantada de poder usar aretes.

Sin embargo, unos días después, la niña estaba en la escuela cuando comenzó a sentir un dolor en la oreja izquierda. El lóbulo de la oreja le picaba mucho. Durante el recreo, entró en el baño y se miró en el espejo. El lóbulo de su oreja estaba rojo e inflamado. Ella comenzó a rascarse. Cuando miró de cerca, vio lo que parecía el final de un trozo de cuerda blanca que sobresalía del agujero en el lóbulo de su oreja. Pensando que era muy extraño, ella comenzó a tirar de él. Después de unos minutos, había un largo trozo de cuerda blanca que colgaba de su oreja perforada. No parecía haber ningún final para ello. Finalmente, ella consiguió un par de tijeras y cortó la cadena. De repente, todo se volvió negro. Ella no podía ver. La llevaron a la sala de emergencias del hospital local, donde un médico la examinó.

Cuando ella le contó al médico lo que había sucedido, él se sorprendió. "Lo siento, estarás ciega por el resto de tu vida", dijo. “Esa no era una cuerda blanca. Eso fue tu nervio óptico.


- La mansión Himuro


Esta se trata de una leyenda tipo mansión encantada. La mansión Himuro, también conocida como mansión Himikyru, es una mansión a las afueras de Tokyo, y es uno de los lugares más encantados de todo el país, según se dice.

Muchos rumores corrían por la región que decían que los habitantes de la casa, durante generaciones, hacían un ritual cada 50 años de la religión shinto llamado "el ritual del estrangulamiento". El objetivo era aislar y bloquear el karma malo que provenía del interior de la tierra. Para poder evitar que este mal karma llegara, se escogía una chica en su nacimiento y se aislaba del resto del mundo para que no tuviera ningún lazo con el entorno. El día del ritual se ataba a la chica a unos bueyes y se hacía que tiraran hasta descuartizarla. Las cuerdas se ponían en el portal de donde salía el karma, y aguantaban 50 años, cuando se debía volver a hacer el ritual.

En el último ritual que hicieron, la chica elegida se enamoró de un hombre que intentó salvarla, hecho que creó un enlace tanto espiritual como físico. Al enterarse de esta relación, el cabeza de familia asesinó a todos los miembros de la casa y, posteriormente, se suicidó con su espada. Al no haberse podido hacer el ritual la casa estaba perdida.

Se dice que todo aquel que entre en la casa será usado como sacrificio para el ritual fallido. Además dicen que numerosos espíritus habitan la casa. Se han visto manchas de sangre en las paredes, además de apariciones vestidas de blanco que lavan ropajes y preparan los instrumentos necesarios para el ritual. Otro rumor es que si se hace una foto de cierta ventana es posible ver una chica joven de fondo. Además, las redes subterráneas de túneles que conectan los diferentes edificios ponen los pelos de punta y son el lugar perfecto para perderse, por no hablar de la siniestra estatua descabezada de una mujer en kimono. Si se sube al ático es posible encontrar un talismán para sellar espíritus, en uso; aquellos que fueron en su búsqueda aparecieron con los cuerpos muy magullados y marcas de cuerdas en las muñecas.

Como curiosidad esta mansión aparece en el videojuego Fatal Frame. Cabe destacar que es difícil deducir si esto es verdad ya que se trata de un caso de los años 30, cuando no había ningún tipo de registro de muertes.


- Los pasajeros de taxis fantasma


En Japón se cree que numerosos fantasmas toman taxis cada día. Si bien tienden a evitar los trenes y autobuses, han estado pidiendo taxis para viajes rápidos por la ciudad. Los taxistas han informado que los pasajeros fantasmales que suben a bordo, piden que los lleven a un destino y luego desaparecen misteriosamente antes de pagar el peaje.

La reciente oleada de pasajeros fantasmales ha sido atribuida al desastre de Fukushima en 2011, mientras los muertos luchan por encontrar el camino a casa, o tal vez ni siquiera sepan que están muertos. Este no es un fenómeno nuevo. Lleva años siendo un rumor en circulación.

Tradicionalmente los fantasmas en Japón no estaban confinados a antiguos cementerios y santuarios encantados por las sombras. Otro rumor dice que había un túnel, en Sendagaya, que serpentea debajo del cementerio del Templo Senjuiin, donde la leyenda dice que las caras que gritan se ven contra los pilares del túnel y a través del cual se dice que pasa el Shinigami, el espíritu de la Muerte. Numerosos taxistas el país han contado sobre pasajeros que subían al taxi y luego desaparecían, o que podían vislumbrar el rostro de una mujer o un niño en el espejo retrovisor, cuando atravesaban dicho túnel. Aunque esa misma leyenda se atribuye a otros túneles y lugares.

Otra leyenda parecida. Alrededor de 1931, hubo rumores de un taxi sin conductor que conducía las calles en las cercanías del Palacio Imperial. Por la noche, los taxis se alineaban para los pasajeros, y a menudo veían un taxi que circulaba peligrosamente por las calles. Mirando adentro no podían ver a nadie en el volante. Después de que el automóvil se hubiera ido, mirarían en las calles, pero no encontraron rastro de su paso. Sin embargo, aquellos que lo vieron inevitablemente se encontrarían con un accidente dentro de dos días.

Los taxistas que trabajaban cerca del Palacio Imperial estaban aterrorizados de vislumbrar el vehículo fantasma. Se informó de vehículos similares sin conductor en el intercambio Gotemba entre Tokio y Nagoya, y en el área de Namba en Osaka. La mayoría reportó que los autos eran blancos y viajaban a velocidades inseguras.


- El poltergeist de Tajima


Este es un cuento del período Edo, de la provincia de Tajima (la prefectura de Hyogo de hoy en día).

Un ronin llamado Kido Gyobu vagó por Tajima un día. Había escuchado rumores de que había un obakeyashiki, una casa encantada, en la ciudad que había estado abandonada y desocupada durante años. Kido estaba muy orgulloso de su valor y prometió quedarse en la casa como una prueba de coraje. Esa noche, cuando Kido había apagado la vela y subido a su futón, la casa de repente se sacudió y comenzó a temblar violentamente. Todas las pertenencias de Kido estaban dispersas por la habitación, y la casa entera temblaba como si estuviera en las garras de algún monstruo. Kido asumió que debía ser un terremoto masivo, pero cuando se estabilizó lo suficiente como para mirar por la ventana, vio que el resto del pueblo estaba tan tranquilo como un charco de agua. Fue solo dentro de la casa que el mundo estaba siendo hecho pedazos.

Con la llegada del alba, la casa se asentó y el temblor terminó. Kido no debía ser derrotado tan fácilmente, y decidió continuar su estancia en la casa. La segunda noche fue idéntica a la primera. El día transcurrió sin incidentes, pero por la noche la casa se sacudió. Kido tuvo suficiente de la casa y fue a pedir consejo a un amigo lejano, un monje llamado Chisen, que vivía en un templo en una aldea cercana. Chisen escuchó su historia con calma, pensó por un momento y le dijo a Kido que lo acompañaría a la casa y se quedaría a pasar la noche con él. La tercera noche fue una repetición de la primera y la segunda, un día aburrido y una noche con temblores. Con la casa haciendo todo lo posible para desalojar a Kido y Chisen, o al menos para aplastarlos contra algo, Chisen se sentó tranquilamente en el centro de la sala principal como si estuviera meditando. Se quedó mirando fijamente al suelo durante horas como buscando algo, ajeno al caos que lo rodeaba. De repente, en un rápido movimiento, Chisen desenfundó la espada corta de Kido, que había metido en su faja de obi, y la hundió en un lugar particular en el suelo de tatami. En el instante en que Chisen apuñaló ese punto del suelo, la casa dejó de temblar. La sangre brotó del lugar que Chinsen había apuñalado.

La casa estaba en silencio. Dejando la espada de pie en el suelo, Kido y Chisen agotados se acomodaron para un sueño muy necesario. A la mañana siguiente, sacaron el cuchillo y levantaron la estera de tatami para ver qué había herido Chisen. Encontraron una extraña tumba en la que estaba escrito "Eye-stabbing Sword Bear Memorial Tablet". Chisen había apuñalado la espada directamente en el kanji para "ojo", y de ahí era de donde brotaba la sangre.

Al salir de la casa, reveló esto a los aldeanos que les contaron una extraña leyenda. Hace años, el hombre que vivía en esa casa había matado a un oso que vagaba por el bosque una noche. Al temer la ira del espíritu del oso, le crearon una tumba conmemorativa y le dieron un funeral adecuado. Pero aparentemente fue en vano, porque el espíritu del oso poseyó al hombre y lo mató, y desde entonces ha perseguido la casa. Muchas cosas extrañas se veían en la casa cada noche, y ninguna se había atrevido a quedarse allí hasta Kido y Chisen.


2 comentarios:

Con la tecnología de Blogger.