5 leyendas urbanas de la India (parte 2)

 Otras 5 leyendas de este país. Podéis visitar la entrada anterior si queréis conocer más.

- El hombre mono de Nueva Delhi

El Hombre Mono de Nueva Delhi es un supuesto monstruo que fue reportado vagando en Delhi, India, a mediados de 2001. 

En mayo de 2001, reportes empezaron a circular en la capital India de Nueva Delhi de una criatura parecida a un mono extraño que aparecía por la noche y atacaba personas. Las versiones de los testigos eran a menudo inconsistentes, pero solían describir a la criatura de aproximadamente cuatro pies (120cm) de alto, cubierto en un pelaje negro grueso, un casco de metal, garras de metal, brillantes ojos rojos y tres botones en su pecho; otros, sin embargo, describían al hombre mono como teniendo un hocico vulpino, y siendo de hasta ocho pies de alto, y musculoso, saltando de edificio en edificio como un practicante de parkour. Aún así, otros lo han descrito como una figura vendada o con casco.

Muchas personas informaron ser arañadas, y dos (en algunos reportes, tres) personas incluso muertas cuando saltaron de las partes superiores de edificios o se cayeron por las escaleras debido al pánico causado por lo que pensaron era el atacante. Un testigo señala que la policía, desesperada, ordenó impresiones de artistas de la criatura en un intento de atraparla (imagen superior). 

Los avistamientos posteriores fueron reportados en Kanpur en febrero de 2002 y en Nueva Delhi en julio de 2002, el último describiendo una mono-máquina que brillaba con luces rojas y azules.

El incidente ha sido descrito como un ejemplo de histeria colectiva.


- El fuerte de Bhangarh


Construido por el gobernante Kachwaha de Amber, Raja Bhagwant Singh en 1573 d.C., el Fuerte Bhangarh es el lugar más embrujado de la India. 

El Servicio Arqueológico de la India ha prohibido el acceso al sitio entre el atardecer y el amanecer, y los lugareños han trasladado su ciudad fuera de los límites del fuerte. La reputación de Bhangarh proviene de dos antiguas leyendas. 

Una menciona que la ciudad de Bhangarh fue maldecida por un hombre santo llamado Baba Balanath, quien había dado permiso para la construcción de la ciudad siempre que la altura de los edificios no ensombreciera su guarida. Balnath advirtió que si esto ocurriera, destruiría toda la ciudad. Cuando un príncipe descendiente levantó el palacio a una altura que arrojó una sombra sobre la morada de Bhangarh, se dice que maldijo a toda la ciudad. 

Muchos creen que Balanath está enterrado allí hasta el día de hoy. 

Una segunda leyenda está relacionada con un mago llamado Singhiya, que estaba enamorado de Ratnavati, la princesa de Bhangarh. Según este cuento, Singhiya colocó un hechizo sobre una fragancia que estaba comprando la doncella de la princesa, para que al tocarla, la princesa se enamorara de él. Pero Ratnavati vio lo que estaba haciendo el mago y frustró su plan. 

Sintiéndose amargado, se dice que el mago ha puesto una maldición sobre la ciudad, y muchos creen que su fantasma acecha a la desdichada ciudad. Algunos lugareños creen que la princesa Ratnavati reencarnó en un nuevo cuerpo y que el fuerte Bhangarh está esperando su regreso para poner fin a la maldición.


- Los lobos de Pavagada

A partir de 1983, una pequeña ciudad de Karnataka llamada Pavagada fue testigo de una serie de horribles muertes. Más de 11 personas perdieron la vida en un lapso de dos años; la mayoría de ellos niños. Si bien Pavagada pudo haber visto el comienzo de la masacre, se informaron casos similares en localidades vecinas. A veces, solo unas horas entre sí. 

Arrebatando niños de sus familias en la oscuridad de la noche, los asesinos habían causado un daño grotesco a las víctimas. Con solo unos días de diferencia, los asesinatos comenzaron el 29 de abril de 1983, cuando una niña de cinco años en el taluk de Pavagada  fue sacada de su casa en algún momento pasada la medianoche. Unos días después, una niña de tres años del pueblo desapareció. 

Ambas escenas del crimen mostraron huellas de patas, pero sin marcas de arrastre.En unas pocas semanas, otras 5 niñas habían perdido la vida y, en algunos casos, solo tenían una extremidad, una calavera o trozos de ropa para ser identificadas. 

Los asesinatos se atribuyeron inmediatamente a lobos devoradores de hombres y comenzó una cacería masiva. En Raichur, se informó que seis lobos fueron cazados en unos pocos días, después de que siete personas fueran asesinadas. Las cacerías simultáneas, incluidas las de hienas, provocaron una caída en la población de caninos y los ataques parecieron disminuir. Solo hasta que ocurrió otro ataque 2 meses después. 

Surgió otra teoría de que probablemente fue el trabajo de tántricos de la región de Madakshira que practicaron la magia negra y ofrecieron a estos niños como sacrificios humanos a la Diosa Kali. La policía no pudo llevar a cabo la investigación debido a la falta de cooperación de los aldeanos que tenían demasiado miedo de ir contra los tantriotas que podían matar con su oscura hechicería. La policía y el departamento forestal estaban en desacuerdo, pero el gobierno respaldó la teoría del lobo incluso cuando el tema seguía en la Asamblea Legislativa.


- La carretera de Lakkidi

Lakkidi es la puerta de entrada de Wayanad, ya que se encuentra en la cresta del serpenteante paso Thamarassery ghat. Hay nueve curvas cerradas desde Adivaram (cuesta abajo) hasta Lakkidi a través de montañas empinadas y para los locales vale la pena experimentar un viaje a través de este paso que es conocido como uno de los más peligrosos de todo el país.

Se encuentra a unos 700 m (2296 pies) sobre el nivel del mar y la ciudad principal cercana es Vythiri, que se encuentra a cinco km. La exuberante vegetación de las colinas, desfiladeros y arroyos que se ven a ambos lados del pasaje cuesta arriba seguramente permanecerá en la mente de los visitantes durante mucho tiempo. Los turistas a menudo se detienen en Lakkidi View Point, el mirador que ofrece deslumbrantes vistas de los acantilados y valles circundantes. 

Si tienes suerte puedes ver monos por el borde de la carretera y una vez que comiences a viajar por la carretera a Vythiri, hay un enorme árbol de ficus en el lado izquierdo rodeado de cadenas. Hay una leyenda asociada con el árbol de ficus encadenado. Se dice que un ingeniero británico, después de muchos intentos, no logró crear un pasaje a través de los bosques de Wayanad. Luego, un joven tribal, Karinthandan, lo guió en la ruta. El ingeniero se mostró reacio a compartir la gloria y, por lo tanto, mató a Karinthandan. La gente local cree que más tarde el alma del joven tribal comenzó a perseguir a los viajeros por este camino y finalmente un sacerdote encadenó el espíritu al árbol.

Lakkidi también se ha convertido en un destino popular para los amantes de lo paranormal por las altas muertes que se han dado en sus curvas.


- Las cataratas de Nohkalikai


Según las leyendas, en un pueblo llamado Rangjyrteh, río arriba de las cataratas Nohkalikai, residía una mujer llamada Likai, pero tuvo que volver a casarse después de la muerte de su marido. Ka Likai (Ka es el prefijodado para el género femenino en Khasi) se quedó con su hija pequeña sin medios de ingresos. Para mantenerse y alimentar a su hijo, ella misma tuvo que convertirse en porteadora. Su trabajo requería que dejara a su hija desatendida durante largos intervalos y cuando estaba en casa pasaba la mayor parte del tiempo cuidando a su bebé. 

Se dio cuenta de que criar a un hijo requería de ambos padres, por lo que Ka Likai se casó por segunda vez por el bien de su hija. Sin embargo, al ser madre de un bebé, su hija necesitaba su atención constante, por lo que no podía darle a su segundo esposo el amor que él pensaba que se merecía. 

Un ataque de celos creció en su esposo que se manifestó en odio hacia la hija de Likai. Mató a la niña a sangre fría y le cocinó la carne después de tirar su cabeza cortada y sus huesos para ocultar todo rastro del asesinato. Cuando Ka Likai regresó a casa, notó que su casa estaba vacía y no había nadie en casa. Una comida que había sido preparada pero no encontró a nadie alrededor. Quería ir a buscar a su hija, pero estaba demasiado hambrienta por todo el trabajo que había estado haciendo, así que comió hasta que no pudo comer más. 

Ka Likai solía tomar una hoja de betel después de las comidas, pero encontró un dedo cortado cerca del lugar donde solía cortar las nueces de betel. Se dio cuenta de lo que había sucedido en su ausencia y se volvió loca de ira y dolor y comenzó a correr mientras blandía un hacha en la mano. Salió corriendo del borde de la meseta y fue directa a suicidarse porque ya no podía soportar la idea de haber comido los restos de su hija muerta sin saberlo. 

La cascada desde donde saltó se llamó Nohkalikai Falls como un sombrío recordatorio de una tragedia que le sucedió a una desafortunada mujer. "Noh" viene a significar "salto", y Ka Likai es el nombre de la mujer de esta historia.


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.