El Näcken, un demonio de la mitología escandinava


En las gélidas aguas de Escandinavia, se dice que habita un ser solitario llamado Näcken, el cual acuna su violín, el cual toca durante las noches. Tiene prohibido abandonar el río, por lo que rara vez se le ve. Reclamado por nadie y rechazado por todos, el miserable Näcken se aleja de cualquier contacto con otros seres, asustado. Está completamente solo, y aunque su corazón clama por compañía, al menos está a salvo de la traición.

No siempre fue así. Una vez hace mucho, el Näcken se deleitó con el poco contacto que tuvo con el mundo exterior, invitando a personas de todas partes a venir y escucharlo tocar. Su música era legendaria, mucho mejor que la que cualquier humano podría producir; el río que corría se detendría para escuchar, los mismos árboles se arrancaron para bailar. Cuando el Näcken daba una actuación, era común ver toda clase de gente que se amontonaba en la orilla del río. Fue un alegre despliegue de una rara amistad entre lo natural y lo sobrenatural, pero, por supuesto, no pudo durar.

La última actuación de Näcken comenzó de manera bastante inocua. Cada vez más miembros potenciales del público estaban dispuestos a hacer el viaje para verlo. Una de ellas era la embarazada Eilde, que se acomodó en un tronco caído para escuchar la música de Näcken. La actuación fue horrible, desgarradora. La música de Näcken fue tal que atrajo a todas las orejas como abejas a la miel; tan pronto como tocó la primera nota, el bebé nonato de Eilde no pudo resistir un intento desesperado de salir de su madre para escuchar mejor al violinista del Otro Mundo. Eilde dejó escapar un grito terrible, pero ya era demasiado tarde para evitar el aborto involuntario. Todo estalló en un caos: los niños se alejaron rápidamente, los hombres corrieron al pueblo más cercano en busca de ayuda, y las mujeres consolaron a Eilde, haciendo lo poco que pudieron para salvarla.

Después de eso, no hubo más actuaciones. Corrió el rumor de que Näcken tocaba una melodía maldita, tratando de seducir y matar a sus víctimas. Al principio, muchos dudaban en creer los rumores, pero la evidencia atroz no podía ser refutada. La inquietud de los humanos se hizo más gruesa y se convirtió en un odio frío.

Durante décadas, el Näcken evitó casi todo contacto humano, pasando a ser una leyenda que contaban los habitantes. Sin embargo, reapareció con la misma brusquedad, supuestamente asustando a un padre e hijo que pescaban en su día libre. Él insistió frenéticamente en que se ahogarían si permanecieran en el agua, pero se negaron a escucharlo, maldiciéndolo como un asesino de niños y engendros diabólicos. Aún así siguió a su bote, rogándoles inútilmente que tuvieran la sabiduría de salvarse. Desapareció solo cuando el padre arrojó una barra de hierro por la borda, el antiguo método de desterrar los espíritus de agua.

Puede ser representado como un demonio o con forma humana

Esa noche, una horrible tormenta azotó con fuertes ráfagas de viento agitando las aguas. El pequeño bote de pesca fue lanzado contra las rocas, astillándose como leña, y con él, la cabeza del padre. El hijo fue encontrado debajo de la cascada tres días después, empapado con agua y sangre. Durante breves períodos de conciencia, contó una historia desgarradora del demonio acuático Näcken que amenazaba con ahogarlo a él ya su padre antes de que llegara la tormenta; afirmó que la criatura caída lo estaba arrastrando de regreso a su guarida para devorarlo.

El Näcken, por supuesto, no estaba haciendo nada malo; había estado tratando de salvar la vida del niño. Pero los humanos siempre harán monstruos para absolverse de culpa y vergüenza, por lo que se mantuvo firme a su mentira desesperada. Tres veces más, el alma pobre y solitaria de Nacken advirtió a los marineros de una muerte inminente; tres veces fue rechazado con palabras venenosas y hierro abrasador, y tres veces se encontraron cuerpos en la orilla al día siguiente.

Finalmente forzado a enfrentar la inutilidad de reparar su relación con la humanidad, el Näcken desapareció para siempre, surgiendo solo en la oscuridad de la noche para tocar su violín en señal de llanto.

Algunos dicen que, rechazado y maltratado durante tanto tiempo, el corazón desinteresado de Näcken se volvió oscuro y retorcido. Cumpliendo la profecía que los maliciosos pobladores hicieron sin saberlo, el Näcken busca su venganza atrayendo a los hombres para que se ahoguen con su música maldita. Dicen que a medida que el violín de Näcken suena, cualquier desafortunado oyente siente la urgencia de suicidarse, en lugar de experimentar la agonía de su música emocional. Ambas interpretaciones han generado mucho debate incluso en los tiempos modernos, y Näcken sigue siendo una figura trágica, o aterradora, pero popular en el folklore escandinavo. 

Nunca vayas solo al río de noche...

El Näcken, un demonio de la mitología escandinava El Näcken, un demonio de la mitología escandinava Reviewed by MisteryInternet on 10:05 Rating: 5

2 comentarios:

  1. alv, que paso con el antiguo diseño de la pagina?
    todavía recuerdo cuando estaba hecho en blogger

    ResponderEliminar
  2. Hemos rediseñado el blog para darle un aspecto más actual y nuevo. Saludos

    ResponderEliminar

loading...
Con la tecnología de Blogger.