El caso de Missy Bevers


Terri "Missy" Bevers nació el 9 de agosto de 1970 en Graham, Texas. Graham es una ciudad pequeña en el norte de Texas y es la sede del condado de Young County. Fue descrita como una joven amigable, que no tuvo problemas para hacer amigos, y de hecho, atrajo a la gente con su personalidad amante de la diversión y su carisma cautivadora.

En 1988, se graduó de Jacksboro High School y asistió a varios colegios antes de finalmente encontrar su lugar en la Universidad Estatal de Tarleton donde obtuvo una Licenciatura en Ciencias, que recibió en 1995. Missy trabajó un tiempo después de recibir su título y se enamoró de Brandon Bevers, con quien se casaría el 20 de junio de 1998. El 11 de marzo de 2001, dio a luz a su primer hijo, una niña llamada Hannah, y fue en este momento que dejó su puesto de maestra para criar a su hijo. El 7 de marzo de 2003, Missy dio a luz a una segunda hija, Allie. Luego, el 6 de noviembre de 2007, Missy dio a luz a una tercera hija que se llamaría Sarah.

Missy fue definida por amigos y familiares como alguien con un gusto por la vida, una pasión por Dios y un sueño de retribuir a aquellos a quienes cuidaba, y aquellos que tenían menos que ella. Más adelante en su vida, Missy desarrolló una gran pasión por la aptitud física y decidió que quería compartirla con el mundo. Se convirtió en entrenadora física para Camp Gladiator, un movimiento nacional de fitness que, en ese momento, estaba entrenando en iglesias, estacionamientos y campos de fútbol en todo el norte de Texas.

En 2016, Missy tenía 45 años y vivía con su esposo y tres hijas en Red Oak, una gran ciudad al sur de Dallas. Junto con su trabajo como entrenadora física, Missy desarrolló una gran presencia en las redes sociales. Como parte de su programa de acondicionamiento físico, Missy comenzó a organizar clases matutinas en la iglesia Creekside Church of Christ en Midlothian, Texas. Las clases comenzaban a las 5 AM., y Missy normalmente llegaba de treinta a cuarenta y cinco minutos antes para prepararse para la clase. En la noche del 17 de abril de 2016, Missy leyó un informe meteorológico que predijo lluvia al día siguiente. A pesar del clima, Missy estaba decidida a organizar su clase como siempre y se conectó en línea, publicando "Aunque llueva iremos a entrenar". Esto fue publicado en Facebook, donde Missy tenía cientos de amigos, pero normalmente dejaba sus publicaciones públicas para todos. Más tarde publicó que se iba a la cama ya que tenía que estar despierta a las 3:30 AM.


Missy y Brandon

Aproximadamente a las 5:06 AM del 18 de abril de 2016, llegó la primera de las dos llamadas al 911. La llamada describió a Missy Bevers, habiendo sido encontrada dentro de la iglesia, muerta, evidentemente víctima de un ataque. Cuando la policía llegó a la escena, encontraron vidrios rotos y otros signos que indicaban que alguien había irrumpido en la iglesia esa mañana. El examen posterior mostraría que Missy había sufrido múltiples heridas punzantes en la cabeza y el pecho. También vieron señales en el cuerpo de Missy de que obviamente había luchado con su atacante.

Según los investigadores, el perpetrador había utilizado una palanca para romper una ventana en una puerta lateral de la iglesia. Al principio, la policía creía que estaban tratando con un robo que salió mal. Su teoría inicial era que alguien había irrumpido en la iglesia con la intención de robar y había tropezado con Missy en el proceso del robo y la había asesinado como resultado de esto. Inicialmente, no creían que el homicidio fuera la intención del perpetrador, pero las cosas cambiarían rápidamente. 

La iglesia en sí tenía un sistema de cámaras de vigilancia, y muy rápidamente la policía comenzó a revisar las imágenes. Las imágenes que encontraron no solo fueron impactantes, sino que generaron una gran cantidad de especulaciones. Utilizando el metraje, pudieron trazar un mapa de una cronología de los eventos que tuvieron lugar la mañana en que Missy Bevers fue asesinada 

De acuerdo con la línea de tiempo oficial: a las 3:50 AM., el 18 de abril, un asaltante desconocido fue capturado en un video de vigilancia que ingresaba a la iglesia. Este sospechoso estaba vestido con un equipo completo de simuladores policiales del equipo SWAT. Botas, pantalones, un casco negro antidisturbios, guantes, y un chaleco negro que decía "POLICÍA" en la espalda. Esta persona usaba equipo táctico y portaba un martillo o mazo con el que había roto una ventana para poder entrar al edificio. El equipo que el sospechoso llevaba imposibilitaba que las autoridades determinasen el sexo, y la única pista real que podría conducir a la identificación fue la forma en que se movía el perpetrador, descrito con un estilo de caminar que parece indicar algún tipo de lesión en la pierna o el pie derecho. 

El sospechoso, a lo largo del video, parece apoyarse contra las paredes para intentar mantener el equilibrio o aliviar la presión de la lesión. Camina por un pasillo débilmente iluminado, arrastrando su mano derecha a lo largo de la pared. En otra toma, se ve al sospechoso abriendo una puerta y saliendo del marco. En el momento en que el sospechoso abre la puerta, hay una clara toma de algún tipo de arma contundente en la mano derecha. Unos momentos más tarde, el sospechoso se acerca a una puerta cerrada. En este punto, el individuo intenta forzar la puerta para abrirla, pero no tiene éxito. Entonces abre otra puerta, pero luego gira y continúa por el pasillo. En este punto, el sospechoso comienza a caminar hacia la cámara y balancea el martillo en algunas ventanas más a lo largo del camino. Extrañamente, mientras el sospechoso abre puertas abiertas, e intenta abrir puertas que están cerradas, él o ella nunca entra a las habitaciones. Simplemente azota las puertas, echa un vistazo, y luego continúa por el pasillo. 

El sospechoso vagabundea a veces, y en ningún momento muestra una sensación de confusión acerca de la ubicación, o nerviosismo de ser atrapado o interrumpido. Esto ha llevado a muchos a creer que el sospechoso puede haber estado familiarizado con ese entorno, posiblemente haya estado allí antes o lo haya estudiado en el pasado. 


Fragmento del vídeo

Otro detalle extraño del video es que cuando el asaltante rompe ventanas, no se balancea con una fuerza grande o violenta, sino que empuja el martillo sin entusiasmo. Durante los siguientes treinta minutos, el sospechoso deambula por la iglesia de manera despreocupada. 
A las 4:20 AM., Missy Bevers llegó a la iglesia para comenzar a preparar su clase. El sospechoso es visto en la cámara pocos minutos antes de su llegada, aunque desaparecería de la cámara momentos antes de que Missy entrara. Aún no se ha aclarado si existen o no imágenes que muestren el enfrentamiento entre Missy y el sospechoso, aunque la Policía liberó con bastante rapidez varios videos al público que muestran al sospechoso, con la esperanza de que alguien pueda identificar al individuo. 

Había imágenes que mostraban un vehículo en la zona, un Nissan Altima de color claro, con una pegatina distintiva o un emblema en el paragolpes trasero, aunque no pudieron distinguirlo claramente.  El conductor de este vehículo nunca se ha localizado y no se ha presentado para hablar con la policía. 

Los investigadores comenzaron a teorizar que el sospechoso irrumpió en la iglesia, no con la intención de robar, sino específicamente de estar allí esperando a Missy y que el asesinato era el motivo último. La policía estaba atrapada en una posición en la que intentaban determinar si Missy conocía a su atacante o no, o si esta fue una instancia de un ataque aleatorio. Aunque la evidencia parecía sugerir que, como mínimo, el perpetrador probablemente ingresó a la iglesia y estaba esperando para atacar, no estaban seguros de si esta persona estaba esperando a Missy, o a alguien más. Sin embargo, amigos y familiares sintieron que, de manera muy distributiva, quien había cometido el crimen conocía a Missy y la había atacado específicamente. 

Nada se sabe tampoco de dónde sacó el sospechoso el equipo de SWAT, aunque sugieren que puede ser solamente un disfraz, lo cual sería lo más probable.

Con la esperanza de encontrar un sospechoso, la policía comenzó a investigar la vida de Missy, así como la vida de su familia. Revisaron sus redes sociales y comenzaron a hacer conexiones que consideraban de su interés. La policía obtuvo órdenes de captura para recopilar información de los teléfonos celulares y alega que los mensajes de texto intercambiados entre Brandon y Missy sugieren que los dos estaban experimentando dificultades financieras, además de tener discusiones sobre asuntos extramatrimoniales. A pesar de ser sospechoso, Brandon, sin duda no era el del traje de SWAT, además, tenía coartada sólida.

Muchos han sugerido que la venganza por una supuesta aventura puede haber sido motivo suficiente para que Brandon haya querido a su esposa muerta. Curiosamente, los detectives en línea no solo miraban a la familia. En una muestra de ingenio, se acercaron a otros dos sospechosos que creían que podrían estar conectados. Uno era un hombre que había asistido a las clases de gimnasia de Missy, y que por casualidad tenía una esposa que sufría de un pie roto. Se ha sugerido que los investigadores consideraron esta posibilidad, pero rápidamente la descartaron. 


Vídeo del auto sospechoso

Otro nombre sobre el que se ha hablado en línea es el de April Sandoval. Aunque solo asistió a cuatro de cinco clases, terminó siendo capturada en una foto con el grupo. Esa foto llevó a muchos a comenzar a investigarla. La evidencia que alegaron que podría señalar a Sandoval como parte del crimen fue circunstancial: se había lastimado el pie en el trabajo. También afirmaron que Sandoval estaba pagando el alquiler de un Nissan Altima, muy parecido al que se vio en el video esa mañana, aunque más tarde se probaría que el Altima pertenecía a su madre y Sandoval ha declarado que nunca lo usó. La policía más tarde habló con Sandoval, después de recibir muchos consejos de investigaciones en línea, pero no encontró nada que sintieran que la conectara con el caso. 

Sin nada que parezca mostrar por qué Missy Bevers fue asesinada, sigue siendo un misterio sorprendente y trágico. Pero, como cabría esperar en un caso como este, las teorías no escasean. ¿Quién la mató? Tal vez un asistente habitual de la iglesia, tal vez un miembro de la clase de Missy, tal vez alguien completamente diferente...

Algunos creen que Brandon Bevers, el esposo de Missy, contrató a alguien para matar a su esposa mientras él estaba fuera de la ciudad con una coartada. Otra teoría es que Missy fue asesinada por su propio suegro, Randy Bevers. Randy tiene lo que algunos creen que es una forma de caminar similar al sospechoso. De hecho, se sabía que estaba fuera del estado en el momento en que ocurrió el asesinato y aún así, esto no impide que las personas continúen incluyéndolo como una persona de interés. 

Sea como sea el asesinato de Missy Bevers es un crimen inquietante y brutal envuelto en un aura desconcertante.

El caso de Missy Bevers El caso de Missy Bevers Reviewed by Mistery Internet on 16:52 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.