viernes, 5 de mayo de 2017

La desaparición de Anjikuni

Leyendas de desapariciones misteriosas han surgido en todo el mundo. Sin lugar a dudas, el incidente más famoso en la historia de América del Norte es el destino desconocido de los ciudadanos de la colonia de Roanoke, que fueron visto por última vez con vida en 1587, pero un caso aún más inexplicable es el paradero de los más de 30 hombres, mujeres y niños que presuntamente desaparecieron sin dejar rastro de un pueblo de pescadores Inuit en la primera mitad del siglo 20.

Anjikuni Lake (también deletreado Angikuni) se encuentra a lo largo del río Kazan en el Kivalliq, una remota región de Nunavut, Canadá. El área fuera de la vía está llena de leyendas de espíritus maliciosos y bestias como el Wendigo, pero más fascinantes que estos cuentos es el misterio aterrador y polémico que rodea la desaparición colectiva de aldeanos que una vez vivieron en la costa rocosa de las aguas gélidas del Anjikuni.



Nuestra historia comienza en una noche ártica en noviembre de 1930. Un cazador de pieles de Canadá con el nombre de Joe Labelle buscaba respiro del intenso frío y un lugar cálido para pasar la noche cuando termina en un pueblo Inuit que se encuentra en las orillas rocosas de Lago Anjikuni.

Labelle había visitado la zona antes y sabía que era una aldea de pescadores bulliciosa llena de tiendas de campaña y gente amable, pero cuando él gritó un saludo el único sonido que el aire le devolvió era su propio eco y sus raquetas de nieve crujiendo a través la escarcha helada.
Labelle se tensó. Él tenía los instintos de un amante de la naturaleza con experiencia y él podía sentir que algo andaba mal.

Labelle podía ver las estructuras destartaladas que se recortan bajo la luna llena, pero no veía la gente bulliciosa ni ladridos de perros de trineo, ni cualquier otro signo de vida.
Incluso dentro de las chozas, los sonidos esperados de la risa y la conversación fueron reemplazados por un silencio sepulcral. Labelle también tomó nota que ni una sola chimenea tenía el humo. Fue entonces cuando vio un fuego chisporroteante en la distancia.

Labelle, haciendo todo lo posible para mantener la calma, aceleró el paso y se dirigió hacia las brasas del fuego moribundo en la distancia, deseosos de encontrar algún rastro de humanidad. Cuando el cazador llegó a las llamas solo era un guiso carbonizado que incomprensiblemente se había dejado ennegrecer por encima de las brasas.

El seguidor veterano - después de haber pasado gran parte de su vida merodeando por los bosques oscuros e inaccesibles - era probable que no se asustara fácilmente, pero es difícil imaginar que no estaba bañado en un sudor frío al pasar junto a las ruinas en el corazón del pueblo fantasma, preguntándose qué había sido de sus habitantes.

Labelle metódicamente retiró los colgajos de piel de caribú y comprobó todas las chozas con la esperanza de encontrar signos reveladores de un éxodo masivo, pero, muy a su pesar, descubrió que todas las chozas estaban abastecidas con los tipos de alimentos y armas que nunca se han sido abandonados por sus dueños. En una vivienda se encontró una olla de caribú guisado que había crecido con moho y el abrigo de piel de foca remendado de un niño que yacía en una litera con una aguja de hueso todavía incrustado en él como si alguien hubiera abandonado su esfuerzo a mediados de puntada.

Incluso se inspeccionó el almacén de pescado y se dio cuenta de que sus suministros no se habían agotado. En ninguna parte hubo algún señales de lucha o pandemónium y Labelle sabían muy bien que abandonar una comunidad perfectamente habitable y sin fusiles, alimentos o parkas sería absolutamente impensable, no importa cuáles sean las circunstancias.

Labelle escaneó las fronteras de la aldea con la esperanza de averiguar qué dirección habían tomado los inuits. A pesar de que la salida de los aldeanos parecía haber sido relativamente reciente, y lo bastante apresurada para dejar comida en las llamas, no pudo encontrar ningún rastro de su marcha.
Frío y fatigado como estaba, Labelle estaba simplemente demasiado aterrorizada para quedarse en este pueblo enigmáticamente vacante. A pesar de que significaba que tenía que renunciar a las comodidades de la comida, calor y refugio, el trampero consideró el riesgo de quedarse y caminó a una oficina de telégrafos situada muchas millas de distancia.



Labelle agotado finalmente entró tambaleándose en la oficina de telégrafos y en pocos minutos un mensaje de emergencia se disparó a la más cercana Real Policía Montada de Canadá (RCMP). Por el momento la Policía Montada llegó, varias horas después, cuando Labelle se había calmado lo suficiente para relacionar su historia inquietante.

Según "Los más grandes misterios del mundo OVNI (1984)" por Roger Jabalí y Nigel Blundell, en su camino hacia el lago Anjikuni la Policía Montada se detuvo para descansar en una chabola que fue compartida por el trampero Armand Laurent y sus dos hijos. Los oficiales explicaron a sus anfitriones que se dirigían a Anjikuni para hacer frente a "una especie de problema."
La Policía Montada preguntó acerca de si o no Laurents había visto nada inusual durante los últimos días, y el cazador se vio obligado a admitir que él y sus hijos habían espiado un objeto reluciente extraño volando por el cielo sólo unos días antes. Laurent afirmó que la enorme "cosa", volaba iluminada y parecía cambiar de forma ante sus propios ojos, la transformación de un cilindro en un objeto de balas similares. Él divulgó además que este objeto inusual estaba volando en dirección a la aldea a Anjikuni.

La Policía Montada dejaron la casa de Laurent poco después y continuaron en su peligroso viaje.
Una vez que llegaron a la escena, la Policía Montada no sólo eran capaces de confirmar el testimonio de Labelle sobre el estado de este pueblo ahora desolado, pero - según algunas fuentes - hicieron uno adicional, aún más arcano, en las afueras de la comunidad.
Varias cuentas deagentes que realizan la búsqueda se alarmaron cuando tropezaron con una gran cantidad de tumbas abiertas en el suelo de la aldea. De hecho - si algunas de las declaraciones más escandalosas son creíbles - cada tumba había sido abierta y, aún más desconcertante, vaciada.

Para añadir una pizca extra de "raro" en el procedimiento, los testigos afirmaron que la tierra alrededor de la tumba se congeló: " Tan duro como la roca" Estos informes también sugieren que las piedras marcadores habían sido apiladas en dos, ordenadas pilas de cualquier lado de las tumbas, lo que confirma que éste no era trabajo de los animales.

Huelga decir que la Policía Montada en la escena fueron perturbados por estos descubrimientos y de un grupo de búsqueda sustancial se organizó a toda prisa. Durante la búsqueda no hay más pistas sobre el paradero de los aldeanos, pero otro descubrimiento macabro se hizo supuestamente.
Según los informes, no menos de 7 (aunque algunos dicen que 2 o 3) cadáveres de perros de trineo se descubrieron unos 300 pies de distancia del borde de la aldea. De acuerdo con los patólogos canadienses, estos caninos desafortunadas murieron de hambre, después de lo cual fueron cubiertos por las ventiscas de nieve, que los enterraban a casi 12 pies de profundidad.
¿Cómo estos animales lograron pasar hambre cuando estaban rodeados por cabañas llenas de comida? es una pieza más inexplicable de este rompecabezas enigmático. La lógica parece dictar que ciertamente no habrían tenido tiempo de morir de hambre entre el momento de la desaparición colectiva y la llegada de Labelle, que al parecer encontró la comida quemada.

Como si esto fuera poco extraño, los oficiales en la escena supuestamente informaron de luces azuladas en el horizonte por encima del pueblo. Los hombres miraron hasta que la iluminación desapareció, todos ellos concurrente que este espectáculo de luz inusual no se parecía a la aurora boreal.

Después de dos semanas de investigación, la Policía Montada - sobre la base de algunas bayas que encontraron en una de las ollas -llegaron a la conclusión de algo dudoso que los aldeanos se habían ido durante al menos dos meses. Esto presenta aún otra pregunta; si los inuits realmente habían abandonado sus hogares ocho semanas antes, entonces, ¿quién fue el responsable de hacer el fuego que Labelle vio cuando llegó por primera vez en el pueblo?

Realidad y el folclore tienen la costumbre de mezclarse cuando se producen, se alega, sin embargo, la primera versión oficial de esta historia el 28 de noviembre de 1930, cuando el corresponsal especial, Emmett E. Kelleher, publicó un informe de los acontecimientos en el periódico canadiense "Le Pas, Manitoba."

Como no había imágenes disponibles del asentamiento Anjikuni, este artículo - que era un procedimiento estándar en el momento - fue acompañado por una foto de stock de una tienda abandonada campamento tomada en 1909, esto ha llevado a algunos a descontar todo el evento.
Mientras que la mayoría dice que Le Pas, Manitoba fue el primero en hablar de esto, hay otros que insisten en que el informe inicial fue publicado un día antes por el "Danville Bee." Independientemente de quién tuviera la primicia primero, es la opinión de la mayoría de investigadores de que lo que llamó el interés del público la estaba impreso más en el 29 de noviembre 1930 edición de la "Halifax Herald" a continuación el título innegablemente sensacionalista: "Tribu Perdida en Los Baldíos del Norte - Pueblo de Muertos encontrados por Joe Labelle ".

Labelle no se anduvo con rodeos cuando describió su descubrimiento terrible a los periodistas:
"Me sentí de inmediato que algo andaba mal ... En vista de un plato a medio cocinar, sabía que habían sido perturbados durante la preparación de la cena. En cada cabaña, me encontré con un rifle apoyado junto a la puerta y ningún esquimal va a ninguna parte sin su arma ... Comprendí que algo terrible había sucedido ".



Por supuesto, no pasó mucho tiempo antes de que la Asociación de Periodistas de noticias daba a conocer esta historia asombrosa en sus diarios y los lectores de todo América del Norte leyeron un relato de primera mano de lo que sería, sin duda, el más grande misterio sin resolver jamás investigado por la Real Policía Montada. Después de un tiempo en los medios de comunicación, este extraño suceso fue archivado bajo un montón de casos sin resolver hasta 1959, cuando el periodista y escritor, Frank Edwards, desenterró la historia y la incluyó en su tomo "Stranger Than Science".

Para empezar, como se mencionó anteriormente, los primeros relatos conocidos de este evento fueron publicados antes de 1959, esto significa que no hay manera de que Frank Edwards se hubiese inventado esta leyenda. También hay registros de al menos dos investigaciones separadas del suceso hechas por los miembros de la Policía Montada. La primera investigación -hecha por la Policía Montada que respondieron al informe inicial de Labelle – fue hecha el 17 de enero de 1931, pocos meses después del evento en cuestión. El hombre a cargo del caso era un oficial de la Policía Montada con el curioso nombre de sargento J. Nelson.
Nelson empezó a interesarse por los informes extraños provenientes de la región y decidió hacer lo que él calificó como: "las investigaciones diligentes de diferentes fuentes," pero no está claro si por su investigación fue sancionado por la Real Policía Montada. Nelson declaro: ". No encuentro fundamentos para esta historia" De acuerdo con información obtenida por Chris Rutkowski y Dittman Geoff en su libro "The Canadian UFO Report: " la declaracion de Nelson se basan en una única conversación que tuvo con el propietario no identificado de la factoría Lagos Windy quien le dijo que él no había oído hablar de la aldea abandonada a ninguno de los cazadores que pasan por su tienda".

El dueño de la tienda incluso fue tan lejos como para decir que él había oído que Labelle originalmente provenían del sur, del Territorio del Noroeste y que nunca había estado mas cerca de 100 millas de Lago Angikuni. Según Nelson: "Joe Labelle, el cazador que han relacionado con la historia de el corresponsal Emmett E. Kelleher, se considera que es un recién llegado a este país ... y existen ciertas dudas en cuanto a si ha estado alguna vez en estos territorios".

Nelson lanzo calumnias contra la integridad periodística de Kelleher, indicando que tenía un "hábito de escribir historias pintorescas del Norte y muy poca credibilidad se puede dar a sus artículos." Ademas admitió que no había entrevistado al periodista, pero afirmó que tenía la intención de hacerlo tan pronto como la oportunidad se lo permitiera. No sabemos si hablo con Labelle o si viajo a Angikuni para investigar el sitio por sí mismo. Uno debe asumir que el estado de la aldea no había cambiado mucho en los 2 meses desde que Labelle salió a trompicones de allí en estado de pánico. A pesar de que Nelson parecía que hizo sus informes de oídas, puso fin a su investigación afirmando que: "El caso de la aldea desaparecida se basa en la historia de un cazador inexperto y de un periodista imaginativo". No hace falta decir que para los escépticos esto es el fin de la historia, pero uno debe plantearse cuanto de metódica fue la investigación del sargento J. Nelson.

La policía sí admitió el descubrimiento de un asentamiento deshabitado, pero que consideró que se produjo un abandono temporal o permanente del sitio, sin matices misteriosos y (quizás convenientemente) declaró cerrado el caso. Si bien se sabe que muchas tribus inuit eran todavía semi-nómadas, en la década de 1930, nunca han abandonado sus hogares - ya sea temporal o permanente - en pleno invierno, sin sus armas preciadas y las disposiciones esenciales. Cuando uno estudia este caso, es difícil culpar a los agentes del orden por querer distanciarse de un caso enigmático con más de 70 años de edad. Ahora todo lo que queda es el acertijo colosal de quién o qué era en realidad responsable de la desaparición de estas personas en 1930. Esto siempre ha sido el mayor punto de controversia entre quienes creen que la tribu Anjikuni desapareció misteriosamente. Es difícil imaginar qué tipo de fuerza podría obligar a una tribu de esquimales a abandonar la seguridad de sus hogares sin tener las herramientas, alimentos, armas y perros necesarios para su supervivencia en el duro clima de la tundra. El hecho de que no hubiera signos de lucha sólo incrementa este misterio ya inexplicable. Si los esquimales de Anjikuni fueron asesinados o llevados por la fuerza, entonces seguramente habría habido alguna indicación de la refriega. Esto, combinado con el hecho de que un explorador experimentado no pudo encontrar ninguna indicación de la ruta que tomaron al dejar su pueblo ha dejado perplejos los investigadores durante décadas.

Hy que darse cuenta de que mucha de la información que en este caso es difícil, si no imposible, para sustanciar.
Parece claro que muchos de los detalles que rodean estos eventos se han retorcido y exagerado con cada relato en las últimos 7 décadas, lo que resulta en una extraña mezcla de realidad y ficción.

Hay una prueba clara de la existencia de este enigma, que es la publicación por los tres periódicos locales del hecho en 1930, estando documentada la intervención policial en dichos artículos, algo que no fue nunca oficialmente desmentido. Hoy por hoy no es posible determinar a ciencia cierta si fue completamente real.

El primer y fraudulento artículo sobre Anjikuni es de Emmet Kelleher e inspiró libros como el de Frank Edwards (“Stranger than Science”, Bantam Books, de 1966) que originó la leyenda actual. Este argumento de la repentina desaparición de un pueblo inuit fue reutilizado después en novelas como la de Dean Koontz (“Phantoms”, Berkley Publishing, 1983) que configuraron todo un imaginario colectivo en América. Además, al éxito de los libros sobre el incidente, les siguieron varias películas de Hollywood. Una de las últimas la adaptación homónima del libro de Koontz protagonizada por Ben Affleck en 1998. Con tales ríos de tinta y kilómetros de celuloide en torno a Anjikuni, pronto la historia pasó a formar parte del folklore de Norteamérica hasta convertirse en la leyenda urbana que hoy conocemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Síguenos en Facebook

Seguidores

Últimos comentarios