viernes, 28 de abril de 2017

Wang Saen Suk (El parque del infierno)




Escondido en un camino cubierto de maleza, en un pueblo no muy lejos de Bangkok, se encuentra un curioso museo conocido por muchos como el "El parque del infierno de Tailandia ', Wang Saen Suk Hell Park. Construido al lado de un templo local, el Wang Saen Suk Hell  da vida a las enseñanzas budistas sobre los tormentos de los bajos fondos, en una serie de escenas cada vez más horripilantes.

El parque, que es un templo, fue construido por los monjes hace mas de 20 años quienes empezaron a esculpir y fabricar todas las estatuas que forman el jardin de los infiernos. La finalidad de todo es muy simple, mostrar a todo el mundo que te ocurrirá si no realizas buenas acciones durante tu vida, razón por la cual en Tailandia muchas familias lo visitan con sus hijos, para demostrarles precisamente el horror del "pecado".

La entrada al lugar proclama "Welcome to Hell (bienvenido al infierno)"



En el budismo, el Infierno se conoce como 'Naraka'. No es la condenación eterna en el sentido de Abraham, sino más bien los castigos de Naraka, que continuan hasta que se gasta el karma negativo del pecador. Textos como la Devadūta Sutta (una parte del Canon Pali) dan cuentas descriptivas de las torturas llevadas a cabo aquí, que es adoptada por los crímenes particulares del individuo. El atormentado no es 'fundido' en el infierno, como es el caso de otras religiones; sino más bien, es el peso de su karma negativo que los trae aquí. De acuerdo con la Traiphuum Phra Ruang , el recién muerto es llevado ante la 'Muerte Rey', Phya Kippur, que le informa de su destino, después de comparar su lista de buenas acciones (inscrito en una placa de oro) contra cualesquiera acciones negativas que haya cometido en la vida (aparece en un trozo de piel de perro).



Naraka se compone de ocho grandes pozos, cada uno de ellos unido a otras 16 áreas, dando un total de 136 pozos en conjunto. Estas regiones varían en términos de castigo, y los individuos son asignados a un pozo en base a la naturaleza de sus transgresiones. Sólo un hoyo diferente, y que es Avici. Esta región más profunda del mundo subterráneo es fría en lugar de caliente como los demás, y reservada para aquellos que quitan la vida de sus padres, un monje o un 'Arhat' iluminado. Las almas en Avici permanecen en el tormento hasta el nacimiento de una nueva era budista. Mientras que las religiones abrahámicas se centran en los Diez Mandamientos, los budistas viven la vida por una serie de preceptos ''. De acuerdo con el Canon Pali los cinco preceptos prohíben el asesinato, el robo, la mala conducta sexual, la falta de honradez y la embriaguez. Hay más preceptos además de éstos, sin embargo;los  monjes novicios deben vivir de acuerdo con una serie de 10 preceptos, mientras que un monje adulto debe mantener un total de 227.

Os dejo con un puñado de imagenes de las figuras que se pueden encontrar, cada una representa un castigo para los pecadores:











Al final del recorrido podemos ver una imagen de Buda y varios pecadores rezando por él. Es una forma de "expiación".


Recordar que las donaciones a los templos son practicamente una obligación (se dice que da mala suerte), sin embargo la entrada es gratuita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Recibe las entradas en tu email

Últimos comentarios

Seguidores

Enlaza este blog