"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

viernes, 28 de octubre de 2016

Las gemelas Pollock


La historia es acerca de la familia Pollock. John Pollock y Florencia llevaron una vida familiar normal en Hexham, Inglaterra con sus dos hijas Jacqueline, de 6 años de edad, y Joanna, de 11 años de edad.

El 5 de mayo de 1957, Jacqueline y Joanna murieron en un accidente de auto. Ellos estaban en camino a la iglesia con un amigo de la familia. Los padres estaban muy afectados por la tragedia. John oraba y esperaba que sus hijas volvieran.




Al año siguiente, Florencia estaba embarazada. John cree firmemente que sus hijas estaban regresando y su esposa iba a dar a luz a dos niñas, gemelas.

El 4  de octubre de 1958 Florencia dio a luz a las dos gemelas. La pareja las nombró Gillian y Jennifer. Las chicas eran gemelas idénticas, pero tenían diferentes marcas de nacimiento. Jennifer tenía una marca en su frente, parecida a una cicatriz que tenía la misma fallecida Jacqueline. Ella también tenía una marca de nacimiento en su cintura que incluso tenía Jacqueline.

Gillian y Jennifer

Aunque eran gemelas idénticas Gillian no tenía estas marcas. Cuando las gemelos tenían tres meses de edad la familia se trasladó a Whitley Bay. Cuando las gemelas tenían dos años empezaron a pedir los juguetes de Jacqueline y Joanna. Las niñas nunca habían visto antes esos juguetes. Luego, la familia regresó a Hexham cuando las gemelas tenían cuatro años de edad.

Las niñas no tenían conocimiento acerca de sus hermanas mayores. En Hexman, las niñas reconocieron los lugares que nunca habían visto antes. Señalando a una escuela dijeron que era su escuela y que había njugado en el patio detrás de él. La escuela era a la que Jacqueline y Joanna habían asistido. La pareja les dio a Gillian y Jennifer los juguetes viejos de la casa, y ellas no eran conscientes de que los juguetes pertenecían a sus hermanas mayores. Sin embargo reconocieron los juguetes e incluso los nombres correctos, los nombres que les habían dado Jacqueline y Joanna.

La pareja entonces se dio cuenta de que las niñas estaban jugando a un juego diferente. Jennifer estaba en el suelo y descansaba su cabeza en Gillian. A continuación, Gillian le dijo a Jennifer que la sangre venía de su ojo, porque el auto le había pegado allí. Después de un mes las chicas de pronto comenzaron a ponerse histéricas al ver los autos pasando por la carretera. Ellas gritaban al ver un auto, "Viene a por nosotras", decían.

Cuando las niñas tenían cinco años sus recuerdos de repente desaparecieron. Comenzaron a vivir una vida normal desde entonces.

Recorte de periódico del accidente

El Dr. Ian Stevenson, un psicólogo estudió este caso tiempo después. Stevenson se sorprendió al ver que las gemelas idénticas tienen diferentes marcas de nacimiento. También señaló que las gemelas habían tomado los comportamientos de las hermanas muertas. Jennifer fue co-dependiente en su hermana Gillian en la misma forma que Jacqueline estaba en la de su hermana Joanna. Stevenson siguió a esta familia desde 1964 hasta 1985. Se cree que es un verdadero caso de la reencarnación en encontrar muchas similitudes entre Jennifer y Jacqueline y Gillian y Joanna. El caso lo documentó en un libro con otras "pruebas de reencarnación".

Existen varias razones para creer que la historia pueda haber sido exagerada, que no un hoax. En primer lugar, Stevenson no presenció por sí mismo el comportamiento de las hermanas. Los 14 casos que cita en su libro se basan en nada más que anécdotas, por lo que en primer lugar la veracidad de las historias es difícil de determinar. El autor no se había implicado en ninguno de estos casos hasta bastante tiempo después de que los niños fueron reportados que recordaban sus vidas anteriores. Por lo tanto todos ellos eran sólo anécdotas, aunque bien documentado.

Stevenson recopiló muchas pruebas sobre reencarnaciones reales en su vida

Como el padre creía que las gemelas eran reencarnaciones de sus hermanas muertas, es probable que él hablara de ello delante de las niñas (aunque se reportó que ellas no conocían a sus hermanas fallecidas de nada). También es probable que los amigos y familiares hablaran de la trágica muerte de las dos chicas anteriores. No es de extrañar que las niñas hablaran de sus "vidas anteriores" entonces. Los padres también podrían darle demasiada importancia a las declaraciones de los gemelas, o podrían estar mintiendo. Nunca sabremos.

En este caso, la evidencia es bastante débil. Además la documentación aporta que tras los 5 años dejaron de recordar cosas de su vida pasadas, lo cual, puede llegar a ser una extraña casualidad...

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada