"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

viernes, 22 de julio de 2016

La teoría del universo simulado, ¿vivimos en una simulación?


Quizás muchos ya conozcan la famosa teoría casi conspirativa de que nuestra realidad es realmente una simulación. En este post vamos a hablar de las posibles teorías que mantienen que efectivamente, nada es real. 

Sin duda este es un concepto que la ciencia se toma muy enserio, y lo estudia y toma como una posibilidad muy alta (sobre todo en física cuántica), con la cual seriamos capaz de explicar el funcionamiento del universo y por lo tanto, dar sentido al mismo.


1. La teoría de "The Matrix"



¿Estamos en Matrix?  Un mundo virtual, incrustado en un mundo real que es muy parecido a éste? Podría ser que nuestros cerebros son "reales" y nuestros cuerpos, que son muy parecido a nuestros cuerpos virtuales, están realmente "en otro lugar".
Una de las cosas más irreales sobre "The Matrix" es que la realidad simulada es cercana de la realidad actual. Los cerebros humanos son lo suficientemente maleables para que no hay ninguna razón de que esto debe ser cierto.
Estamos todavía lejos de ser capaz de conectar un ser humano en un dispositivo de realidad virtual y hacer que no sepa la diferencia. Pero quizás sí esté a nuestro alcance tecnológico (aunque no ético) poder conectar un bebé humano en un mundo virtual de una manera tal que que ellos nunca pensarían en cuestionar su realidad a medida que crecen .
Sería una realidad muy diferente a la nuestra; tendríamos que dormirlos o tenerlos en un estado similar al coma, por ejemplo, y sostener sus cuerpos a través de la alimentación con fluidos intravenosos y tubos, como en The Matrix. Pero a diferencia de Matrix, con nuestra tecnología actual no puede haber una sensación de comer, no tiene sabor u olor o tacto, teniendo que "drogarlos" de alguna manera. Un ser humano que crece de esta manera no pondría en duda nada de esto, y  sería un ser humano muy diferente de lo que ha producido nuestra cultura.
Tendríamos que ser una sociedad cruel para hacerlo, pero es posible. El cerebro humano es tan maleable que ¿Quién dice que la realidad no es fundamentalmente diferente de esta, nuestra realidad simulada?
En la interpretación de Matrix nuestro mundo percibido es virtual, pero tenemos una existencia fuera de este mundo virtual, los cuerpos reales están en el mundo "real". Estos cuerpos reales deben mantenerse físicamente con el fin de sobrevivir en el mundo virtual. Es decir, si mueres en el mundo virtual, mueres en el real.
En cualquier caso, parece innecesariamente complejo que debamos necesitar comer o respirar, o cualquier otro número de acciones virtuales que en teoría no debería afectar a nuestros cuerpos físicos.
Esta pregunta, y la idea, existían mucho antes de los ordenadores, sin embargo. En la versión de Descartes, el mundo virtual que podríamos estar viviendo no proviene de un científico malvado fuera de su mundo virtual, pero sí de un malvado demonio fuera de su mundo virtual. Incluso antes, la alegoría de la caverna de Platón no requiere ninguna fuerza externa de la ciencia ficción o fantasía, pero es una realidad virtual creada por el ser humano, diferente y limitada en comparación con la realidad. Una distinción importante para los propósitos de Platón es que las sombras en la pared son de objetos reales.


El primer intento serio de encontrar la verdad acerca de nuestro universo llegó en 2001, cuando se probó calcular los recursos necesarios para una recrear una simulación del universo, aunque se concluyó que era completamente imposible. 
Seth Lloyd, ingeniero de mecánica cuántica en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), estimó el número de “operaciones informáticas” necesaria de nuestro universo desde el Big Bang. Pero para repetir, y generar un facsímil perfecto de la realidad hasta el último átomo, se necesitaría más energía que la que tiene el universo.

2. Somos Sims



Tal vez no sólo el mundo es simulado, sino que nosotros sólo somos simulaciones también. En este caso, hay un mundo exterior, pero no existe; no tenemos verdadero yo al que despertar. Somos virtuales completamente.
El argumento es algo así como: "Somos capaces de hacer simulaciones por ordenador de universos virtuales y de humanos ".
En este caso, somos como software, y nuestra existencia virtual depende de hardware en el universo real (y las simulaciones simuladas entre nosotros y ellos). Si la simulación real falla, desaparecemos, pero también se pueden guardar, almacenar, resetear, y ejecutarnos de nuevo.
Esto supone que es posible simular la mente humana, que el cerebro es en sí mismo como una computadora. Estamos completamente seguros de que características como la conciencia se pueden simular de alguna forma, aunque estamos lejos de eso. Todo lo que tenemos que hacer es crear una inteligencia artificial que sería automáticamente consciente de sí mismo.
El Computacionalismo es una creencia de moda, probablemente en parte debido a que las computadoras y el pensamiento computacional es emocionante, y en parte debido a la grave falta de conjeturas científicas decentes sobre la conciencia.
También hay un montón de argumentos en contra. La programación de una simulación perfecta de la conducta humana no implica necesariamente que con la simulación se vaya a comprender el mundo. Si yo fuera una simulación, no sería necesario que "entiendiera" nada, y sin embargo lo hago. Actualmente no tenemos idea de cómo crear conciencia artificial. No hay razón para pensar que nuestras mentes son capaces de encontrar la manera de simular mentes como la nuestra.
En general, esta línea de pensamiento tiene un mundo real fuera del virtual que decide simularnos como mentes humanas o como figuras históricas del pasado. Hemos sido creados, no accidentalmente, y existimos como inteligencias artificiales individuales. Las posibilidades de alguien simulando a la vez millones y millones de vidas es una verdadera locura en realidad.

Ya en 2003 el filósofo Nick Bostrom sugirió que vivimos en una simulación modelada y regulada por nuestros descendientes, es decir, desde el futuro. Bostrom y otros escritores postulan que hay razones empíricas por las que la hipótesis de simulación podría ser válida. Según su propuesta, una civilización futura tendría tal capacidad de computación enorme, que nuestros descendientes podrían con sus tecnologías desarrolladas ejecutar una simulación de ancestros. Sin embargo, el científico no explica por qué estos "programadores" estarían modelando la realidad. 

La hipótesis de la simulación, sin embargo, puede tener algunos efectos sutiles en el comportamiento diario. Si crees que el simulador ha sido creado por un fundamentalista religioso, por ejemplo, puedes conjeturar que él (o ella) ha programado el software de manera tal que los seres sean recompensados o castigados según criterios morales cristianos. La vida después de la muerte, por supuesto, sería una posibilidad verdadera para una criatura simulada, ya que fácilmente podría ser “transferido” a otro simulador después de su muerte.


Entre los expertos en ingeniería informática existen grandes controversias acerca de si es posible conseguir la conciencia artificial o no. Por un lado, el físico matemático Roger Penrose dedica la mitad de su libro a demostrar la imposibilidad de construir una mente computacional. Defiende que la conciencia es el producto psíquico resultante de unos procesos físicos que no son computables. Esta imposibilidad se basa en el teorema de incompletitud de Gödel y en definitiva supone que el azar cuántico no sería simulable, solo quedaría la opción de replicarlo, quizás mediante ordenadores cuánticos. Además un universo simulado siempre sería determinista, es decir, no existiría azar real. Pero tal vez el mundo real es pseudoaleatorio y no lo sabemos.

3. El universo un computador



Es una visión terriblemente poco común entre los científicos y matemáticos, especialmente aquellos involucrados con la física cuántica, que ven la sustancia del mundo o del universo como puramente computacional.
Dado lo que sabemos acerca de la física, esto empieza a tener sentido. 
Algunos creen que el universo es en sí mismo una máquina de Turing, tal vez un autómata. Algunos creen que la información se organiza de manera diferente que en un computador tradicional, tal vez contiene elementos aleatorios. Pero el hilo común es creer que no hay nadan real, solo información que viene y va.
En este punto de vista, no estamos programados específicamente como inteligencias artificiales, hemos pasado a existir como una subrutina organizada del universo computacional. No hay una "verdadera" versión del cuerpo o de la mente.
Pero si el universo es un programa de computador gigante, ¿qué es lo que ejecuta?
Luego está la conciencia. En el segundo escenario, pensamos que quizás sería difícil para una mente desarrollar una IA de sí mismo. Pero en este caso, la IA necesita no sólo ser capaz de existir puramente computacional, sino que también debe suceder por accidente.
Afortunadamente, incluso si es imposible simular la conciencia con el cálculo, todavía podemos salvar la hipótesis de esta simulación, ya que ninguno de nosotros seriamos conscientes de que el universo es como un gran computador. 

Si aceptamos esta teoría de la simulación habría muchas nuevas perspectivas que no han sido consideradas. Por ejemplo, nuestra percepción del tiempo sería una sucesión de instantes cuantificables, daría igual que el gran simulador tardase 5 minutos de su tiempo en calcular un instante del nuestro o por el contrario le llevase igualmente 5 minutos en calcular todo un siglo de nuestra historia. Nosotros jamás percibiríamos ese hecho. Y las leyes de la física simplemente no existen. 


Todo lo posible, lo es en base a la voluntad del programador. Así se  podrían resolver fenómenos como OVNIS, combustiones espontáneas, y demás cosas paranormales. Son como "bugs".

4. Es todo un sueño



Esto es casi exactamente lo contrario de la última hipótesis. En lugar de que es el mundo el que nos simula, nosotros simulamos el mundo.No hay duda de que hay un fuerte sentido en el que sí experimentamos un mundo simulado, asumimos que esta simulación se basa en una realidad exterior que nuestros sentidos interpretan con precisión.
Las experiencias en los sueños pueden ser tan reales como cualquier experiencia de la vida real que muchos filósofos han tratado de hacer distinciones entre la vida real y los sueños.

De hecho entendemos muy poco acerca de los sueños, pero por ahora la idea de ser todo el mundo un sueño no es incompatible con la idea de que también es un programa de ordenador. A diferencia de la teoría computacional, si somos nosotros los que ejecutan nuestro propio programa de sueño, tal vez tenemos un yo real en el que despertar.
Tiene sentido que en los sueños se pueden simular la realidad tan bien. Sin embargo no se llega a explicar dónde entran las demás personas en este asunto. Si es así, nosotros conocemos personas solo en nuestro sueño, teniendo en cuenta que las personas que conocemos quizás no existan o ni siquiera "sueñen" contigo.
Entendemos muy poco de los sueños, pero por ahora la idea de que todo el mundo es un sueño no es incompatible con la idea de que también es un programa de ordenador. A diferencia de la teoría computacional, si somos nosotros los que ejecutamos un programa propio, tal vez tenemos un yo real para despertar al fin y al cabo.

A partir de este principio se explican los fenómenos paranormales, en los que la mente permite realizar cambios en el mundo físico o explica fenómenos que actualmente la ciencia ignora por no tener una explicación de acuerdo a su metodología.

5. Es un sueño de alguien



Si debemos considerar el mundo como un cómputo sin un computador, tal vez deberíamos considerar el mundo como un sueño sin un soñador externo. O tal vez estamos en un sueño, pero no somos el soñador. De cualquier manera estamos atrapados en un sueño, pero no tenemos cuerpo al que despertar.
La idea de un sueño sin soñador no tiene mucho sentido si la definición personal de "sueño" incluye que es una cosa de la que se puede despertar.
Si el universo es computacional, entonces las cosas dentro de nuestro universo como nuestras mentes y nuestros sueños son computacionales. Del mismo modo que una mente computacional puede ser simulada por un universo computacional suficientemente poderoso, un universo computacional puede ser simulado por una suficientemente poderosa mente computacional. Cualquier persona que acepta la posibilidad de un universo puramente computacional también debe aceptar la posibilidad de que todos estamos viviendo en el sueño de algún otro ser.
Esto parece más probable para mí que la idea de que nuestras mentes están siendo simulados por un ordenador estándar; nuestros propios sueños pueden simular seres mucho más convincentes que nuestros computadores. ¿Por qué debemos pensar que los hipotéticos superseres "reales" son diferentes?
O tal vez los sueños no son mundos virtuales que se ejecutan por separado en las cabezas separadas, sino algo completamente distinto. Tal vez cambiamos entre el sueño y el despertar de los sueños sin ser contenidos dentro de un "mundo real". Tal vez la diferencia percibida entre la realidad y los sueños es falsa, y no hay diferencia entre la realidad y los sueños.

6. Todo el mundo es un escenario



"Real" no se refiere solamente a un estado técnico de la materia o de la percepción de los objetos físicos, también se refiere a una interpretación de los objetos o eventos.
Imagina que estás en un reality show gigante donde todo el mundo es un actor y los objetos solo están ahí para cumplir una función. No es que la existencia del mundo no sea real, es que el sentido del mundo no es real.
Tenemos una idea de lo que significa que la gente sea "verdadera" o "hay que actuar", aunque no está claro hasta qué punto esto es una distinción difícil y que todo el comportamiento humano no es, de alguna manera, una actuación.
Es divertido imaginar que un sofá, como parte de un conjunto de una sala de estar en el escenario, está simplemente actuando como un sofá.

Quizás detrás de nosotros hay un secreto que existe y que nadie conoce y que nadie le gustaría saber, en realidad la vida está puesta en un gran programa holográfico que es gobernado por un ser el cual nos está vigilando las 24 horas del día.


Un buen indicio de que todo sea una simulación es que todo sea tan preciso y ajustado. Una ínfima variación en la cantidad de partículas iniciales, hubiera provocado que el universo no pudiera existir. Una infinitesimal variación en la velocidad de expansión del universo, hubiera provocado que hubiera habido una explosión descontrolada o simplemente que no se hubiera expandido y por lo tanto, desaparecido y sumergido en el vacío y la nada. Un infinitesimal cambio en cualquier valor del universo, y nada hubiera podido existir. Una infinita precisión equivalente a lanzar un millón de dados y que todos salieran "6". Se mantiene que nada de esto puede ser casualidad, tuvo que ser ajustado, y ha sido estudiado y tiene una base científica que todo esta demasiado bien planeado y por lo tanto, que los valores del universo no pueden ser fruto de la infinita casualidad.


Otra buena teoría que lo explicaría sería la de los multiversos. Existen según esta teoría millones de universos coexistiendo, con diferentes propiedades físicas y dimensiones, probablemente fruto de diferentes simulaciones en diferentes condiciones para un experimento científico de una posible raza superior. La teoría del multiverso sería capaz de explicar la existencia de fenómenos como la expansión del mismo, agujeros negros, etc.


¿Qué opináis?

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada