"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

lunes, 25 de enero de 2016

El Wendigo


El Wendigo. Una criatura de la mitología de los nativos americanos de la región del noreste de Estados Unidos y el sureste de Canadá. Ha nacido del canibalismo puro, y su hambre nunca está satisfecho. Hay un montón de historias que rodean la misteriosa 13 Mile Woods de New Hampshire. He oído historias de cacerías por ahí, y sobre canibalismo. No se sabe lo que pasa. Esta historia me la contó a mí mi abuelo, que se reunió con una de las personas involucradas.
Era el año 1957. Su nombre era Arnold Watson. Le encantaba cazar, y amaba aún más hacer viajes largos de caza en el bosque. Por supuesto, nunca fue solo. Tenía un par de viejos amigos que siempre le acompañaban, Andy Johnson y Darrel Trembel. No los había visto en años, así que todos decidimos ir en un viaje de caza de semana largo. Recogieron todas sus cosas; rifles de caza, mantas, tiendas de campaña, municiones y alimentos de semanas.


Los tres se subieron al Chevy de Arnold. El viaje a través de los sinuosos caminos de tierra fue largo y lleno de baches. Estaban profundamente en el bosque ahora. A continuación, el motor comenzó a hacer clicks y ruidos de pulverización, como que se estaba viniendo abajo. Se desaceleró y se paró.

"maldita sea!" Arnold dijo mientras pateaba la rueda.

"¿Lo llenaste antes de irnos?" preguntó Andy. "Debo haberlo olvidado," Arnold dijo mientras suspiraba y se recostó en su asiento, " podría hacer un campamento cerca de aquí, pero yo no quiero estar demasiado lejos de la camioneta."

Así que se aventuraron en el bosque un poco, y encontraron un pequeño claro cerca de un río donde podrían instalar sus tiendas de campaña. Ya estaba oscureciendo, por lo que provocó una fogata, tenía un poco de algo para comer, y se fue a la cama. Dormían con sus armas a su lado de la cama, por si acaso. Todos ellos dormían a pierna suelta toda la noche.

Arnold fue el primero en despertar. Se puso de pie y se estiró, dejando escapar un largo bostezo. Salió de la tienda y se frotó los ojos. No podía creer lo que estaba viendo. Un oso había llegado y estaba comiendo casi toda su comida. Arnold corrió a su tienda, cogió su fusil y apuntó al oso. Pero el oso ya se había asustado y había salido corriendo antes de que Arnold pudiera conseguir un tiro claro.

"Andy! Darrel! ¡Levántaos! Un maldito oso se ha comido nuestra comida!" Andy y Darrel se levantaron de golpe.

"¿Qué demonios-" Darrel miró, con la boca abierta, en los restos que quedan de la comida.

La mayoría de los cartuchos de escopeta había sido arrojados al río, y sólo unos pocos serán utilizables.

"Mierda, ¿qué vamos a hacer ahora? Sin alimento, sin munición, no-"

Fue cortado por Andy, "Sólo mantén la calma Darrel! Creo que hay más munición en el camión ..." Se calló.

"¿Ustedes recuerdan el camino de regreso a la camioneta?" Arnold preguntó nerviosamente.

"Creo que es de esta manera .. o no, de esta manera ... bueno, podría haber sido de esta manera ...", dijo Andy.

Darrel se golpeó la mano en la cara.

"No tienes una maldita idea de lo que estás hablando!" Darrel y Andy ambos se lanzaron el uno al otro y comenzaron la lucha libre, maldiciendo entre respiraciones.

"Hey hey hey hey! Dejad de hacer eso!" Arnold apartó a Darrel de Andy.

"Tenemos que llevarnos bien. Estamos en una situación de supervivencia ahora. No es ninguna diversión y juegos.

Podríamos morir fácilmente aquí y nadie nunca nos encontrará. Nuestra mejor apuesta sería la de seguir el río. Tal vez podríamos encontrar una ciudad, o un puesto comercial, o algo así. "Darrel espetó:" ¿Una ciudad? ¿Aquí afuera? Ni de coña. Estamos solos aquí. Nunca encontraremos nuestro camino! ".

Pasearon por las orillas del río un poco, con frío y hambre. Llegó la noche, pero no se detuvieron. Sonidos empezaron a llegar desde el bosque al lado del río, como ramitas rompiendose y hojas crujiendo. Andy se animó enseguida. "¿Qué demonios fue eso?" susurró nerviosamente.

"Probablemente sólo un conejo, cobarde", Darrel espetó: "no seas tan preocupante."

Un par de minutos pasaron, y Andy se sentaron a descansar.

"Voy a parar un minuto, seguid sin mí", jadeó.

"¿Seguro?" Preguntó Arnold.

"Sí. Yo no voy a estar mucho tiempo", aseguró Andy. Así continuaron. Un grito espeluznante llenó el aire unos segundos más tarde:

"DAAAAAAAARRRRRRRELLLLLLLLLLLLL !!!! AAAAARRRRRGHHHHHH !!! AYUDA MEEEEEEE-"

El grito cortó rápidamente los sonidos... Arnold y Darrel corrieron de regreso a lo largo del arroyo, gritando el nombre de Andy. Oyeron un gruñido y vieron la silueta de una figura alta y delgada con hocico, con algo que goteaba de su boca. Les gruñó en voz alta y su eco recorrió todo el bosque

"¿Qué demonios fue eso...?" Preguntado Darrel.

"¿Cómo se supone que lo voy a saber ?? enciende una cerilla para que podamos encontrar Andy!" Darrel encendió la cerilla y miró con horror. Restos destrozados de Andy yacían en el suelo.

Su rostro fue devorado a la mitad, con su cráneo al descubierto. Sangre y carne cubrían la cara. Una sección entera fue arrancada de su pecho, sus costillas fueron limpiadas. Sus entrañas estaban fuera y en parte comidas. Sus muslos estaban devastados. Había partes donde sus huesos estaban mostrando la pierna. Lo peor de todo, una expresión horrible fue exhibida en su rostro. Como si estuviera congelado en el tiempo, tan pronto como vio a la criatura.

"Oh, Dios mío ..." Darrel comenzó el galimatías murmurando, se hizo un ovillo y se meció lentamente.

"¿Por qué él? ¿Por qué?" tartamudeaba.

Arnold trató de consolarlo, pero él estaba histérico. "Tenemos que seguir adelante, amigo.

"¿Cómo puedes decir eso? Actúas como si ni siquiera te preocuparas por él. Yo lo quería como a un hermano. Ni siquiera importa. Ni siquiera importa! ¡Bastardo egoísta!" Darrel se abalanzó sobre el cuello de Arnold.

Se agarró con fuerza contra el suelo. Arnold luchó por salir de su agarre. Él le dio un rodillazo en el estómago, y Darrel cayó al suelo. Arnold comenzó a golpear en la cara, Darrel era impotente. Arnold lo levantó y echó la cabeza contra un árbol. Darrel se desplomó en el suelo, dejando un grueso hilo de sangre carmesí goteando del árbol. Sus ojos se volvieron negros y estaba loco de sed de sangre. Arnold comenzó a masticar el brazo izquierdo de Darrel, pero luego lo dejó.

"¿Qué ... ¿Qué he hecho?"

Miró a sus manos lenas de sangre. Se quedó allí con los cuerpos, no dormia, sentado, con una expresión en blanco, pensando en lo que había hecho. Finalmente, Arnold se dio cuenta que era su deber de volver a una ciudad y decirle a la gente lo que había sucedido.

Se levantó y empezó a caminar. Caminó durante horas. Entonces el chasquido de las ramitas regresó, y las hojas crujiendo. Sintió un cálido aliento en la nuca. Se dio la vuelta, lentamente, y sobre él estaba la Bestia.

Brillantes ojos amarillos, astas y un cuerpo que parecía medio podrido. La caja torácica se expuso, con carne podrida alrededor de ella. La sangre y la carne goteó de su boca, su rostro cubierto de músculo crudo y cortes profundos. Tenía la espalda y los hombros con  parches de piel de color marrón claro. Uno de sus brazos estaba completamente descompuesto al hueso. Arnold gritó y corrió, pero saltó y lo derribó. Gruñó en su cara y le mordió un trozo de su pierna. Arnold gritó en agonía, tratando de escapar y se retorció y pateó.

Esto sólo lo enfureció más. Se abalanzó sobre él de nuevo, pero esta vez Arnold se trasladó fuera del camino y la bestia cayó al río. Arnold vio su oportunidad. Él hizo todo lo posible cojeando hacia el río, donde se estaba recuperando de la caída. A pesar del dolor insoportable, abordó a la Bestia y empujó con todo su peso sobre su cabeza, tratando de ahogarlo. Gruñó bajo el agua y agitó sus brazos y piernas, pero Arnold mantuvo su agarre. Poco a poco se hizo más y más débil, hasta que se silenció por completo. Arnold suspiró de alivio y cayó de espaldas a la orilla del río.

Descansó un rato, y trató de seguir adelante. Él cojeó por el bosque hasta la mañana, y se encontró un camino. Gracias a Dios, pensó ... Arnold estaba en el camino por un corto tiempo, antes de que un camión llegara. Se detuvo y el hombre salió a toda prisa del asiento del conductor y ayudó a Arnold.

"Jesús, hombre, ¿qué pasó?" Arnold respondió cansadamente, "Voy a ... Explicar ... Pronto ... agua ... Un paseo ... por favor ..."

El hombre miró confundido.

"Por supuesto, por supuesto. Deja que te ayude en el camión." Arnold subió y tomó un gran trago largo de agua de la botella del hombre.

Le contó al hombre lo sucedido. Ese hombre era mi abuelo. Arnold fue llevado a un hospital, pero murió debido a una infección en la herida de su pierna.

De vez en cuando, los cazadores cuentan historias de que escuchan en voz alta, gritos desgarradores, o historias similares de bestias caníbales. Si son ciertas o no, hay algo que está al acecho en la 13 Mile Woods. Si alguna vez decide hacer un viaje allí, y te encuentras con un viejo camión o un campamento abandonado, da marcha atrás. Por el amor de Dios, da marcha atrás. Y si no lo haces, Dios te ayude.



Se trata como dice la historia de una criatura mitológica típica como podría ser el Bigfoot. El Wendigo es descrito como un ser raquítico, hasta el punto de inanición, su piel esta tensada a lo largo de su cuerpo ajustándose a sus huesos. El color de su tez es similar a las cenizas de la muerte, y sus ojos parecen estar hundidos en sus cuencas, tiene ampollas en su piel y exude un olor de descomposición, a muerte y corrupción.

Se dice que es un espíritu que prefiere habitar lugares solitarios, por ello suele esconderse en bosques, lo cual le permite acechar silenciosamente a su presa, nunca esta a la vista y espera el momento indicado para abalanzarse sobre ella. Según la leyenda este ser mitad humano mitad bestia llama a sus víctimas por su nombre.


Esta leyenda nace de las tribus de Norte America y Canada y se puede encontrar en el folclor de varias tribus de Nativos americanos, en especial los algonquinos. Esta tribu habitaba en lo que ahora es Alaska y Quebec y tenía fuertes creencias espirituales y chamánicas, sus ritos y creencias eran conocidas como “animismo”, creían que todos los elementos de la naturaleza, ya sean animales, vegetales, montañas o ríos entre otros, tenían espíritus que podían hacer tanto el mal como el bien, estos espíritus eran considerados deidades para ellos. Es en estas creencias donde aparece el espíritu del Wendigo, el cual comprendía los vicios como la glotonería, la avaricia y cualquier exceso, nunca se quedaba satisfecho y después de matar y consumir a otra persona, siempre estaba al acecho de nuevas victimas. En muchas tradiciones, los humanos que eran consumidos por la avaricia fácilmente podían convertirse en Wendigo. De hecho el ritual para convertirse en este monstruo consistía en consumir carne humana.

El primer reporte escrito de esta legendaria criatura fue hecho por Paul Le Jeune, un jesuita misionero que servía en Quebec, a principios del siglo XVII, en 1636 el Padre Paul envió a sus superiores en Roma un reporte donde se quejaba de una mujer nativa, quien en un trance espiritual previno que Atchen iba a atacar la aldea, en la carta el cura describía al Atchen como una especie similar a un hombre lobo. Los últimos informes de la aparición de un Wendigo se dio en un pueblo llamado Rosesu en el norte de Minnesota, fue registrado a finales del siglo XIX y en las primeras dos décadas del siglo XX, durante este período ocurrieron una serie de muertes inexplicadas hasta que finalmente cesaron. Desde entonces, los avistamientos de este ser, cesaron, pero la leyenda se mantiene.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada