"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

lunes, 4 de mayo de 2015

Enamorado de mi vecina


Vivo en un pequeño piso en plena ciudad, me independicé pronto, con 19 años, para ir a la universidad aquí en el centro. Ahora tengo 25 años, sigo viviendo aquí y los vecinos vienen y van, pero hace unos pocos meses se mudó al piso de arriba la más hermosa criatura que había visto en toda mi vida...
No diré su nombre, ella es una mujer claro. La primera vez que la vi entraba en el portal, había un camión de la mudanza y se sacaban muebles y cajas, y entre esa basura, estaba ella. Era preciosa, tenía una larga melena rubia, unos ojos verdosos, la piel clara...su tez era perfecta, no pude evitar fijarme en ella desde el primer segundo que la miré a los ojos.


No soy un mujeriego, nunca he tenido novia, solo un par de citas que acabaron mal, pero me gusta la perfección, y sé que ella lo es. Estaba dispuesto a conseguir su atención.

Todos los pisos dan a un patio interior, donde normalmente se ven los vecinos y las viejas chismosas cotillean en voz "no tan baja" sobre las cosas de la vecindad. Ese día, cuando iba a tender la ropa, lo vi. Era ropa de mujer, allí colgada, una camisa rosa, unos pantalones cortos, incluso unas sábanas con flores. Definitivamente eso no había estado allí nunca. La respuesta era clara, esa chica debía haberse mudado a ese piso. Si no era ella, estaría muy decepcionado.

Pensé la manera de presentarme, en realidad solo quería saber si era ella, pero era tímido y seguro que no me saldrían las palabras, al fin y al cabo ella era perfecta. Necesitaba saberlo, así que me senté frente a a ventana que daba al patio, pues su ventana estaba un piso más arriba que la mía, pero enfrente, y tenía toda la visión. Solo tenía que esperar a que se asomara o a que recogiera la ropa, no debía tardar mucho.
Y sí...al fin ella apareció, a la vez que abría la ventana y quitaba las cortinas me acerqué, como si recogiera también la mía. Ella me miró fugazmente desde arriba, pero yo no podía dejar de mirarla. Me quedé ahí como un bobo, sin quitarle la vista esperando a que me dijera algo...pero no lo hizo, pues al terminar volvió adentro sin más. Pensé que no sería lo suficientemente guapo para ella, o tal vez no me vio bien, no me gustó que me ignorara.

Después de verla mejor, llegué a una conclusión clara. Tenía que conseguirla, necesitaba a esa mujer en mi vida, quería poseer cada milímetro de su perfecta piel, y tocarla sin descanso. La necesitaba, y la necesitaba porque no podía dejar de pensar en ella, durmiendo, comiendo,  trabajando...daba igual, necesitaba sus detalles, si estaba soltera, necesitaba sus fotos, lo que fuera.
Los dos días siguientes los pasé recolectando información, pregunté a algunos vecinos quién era la nueva, pero ninguno sabía nada o no me quisieron decir. No me llevaba bien con ningún vecino, y no quería parecer pesado. 

Aquí en mi ciudad hay una anciana que tiene algo de fama en el mundo del ocultismo y la adivinación, no me preguntéis como la conozco, me muevo en estos mundos. Ella "trabaja" de forma clandestina en su vieja casa, la mejor idea que tenía era pasarme por allí y preguntarle de qué forma podía conseguirla. "Necesitarás memorizar su cara, conocer su cuerpo, poseer algo suyo y hacer algo valiente" me dijo. No era muy habladora, y no pude ni preguntarle más desde que ella me pidió el dinero.

Estaba frustrado, así que se me ocurrió algo, poner una cámara en la ventana para intentar capturar el fugaz momento en que ella se asome al patio o a tender la ropa. De esa forma podría memorizar aún mejor su cara, viéndola en la grabación.

No tenía una cámara lo suficientemente pequeña y discreta así que me gasté algo de dinero en una. Tenía que esconderla bien, entre alguna chatarra que dejé muy cerca de la ventana abierta a medias. La dejé grabando todo el día mientras trabajaba, no podía esperar a volver a casa y verla en el monitor de mi PC.
Y como era de esperar, logré grabar algo, tuve que tener paciencia y pasarlo a cámara "super-rápida", fueron solo a penas dos minutos los que ella aparecía, pero para mí eran suficientes, repetí esos minutos varias horas en bucle antes de dormir fijándome muy bien en ella.

Ahora necesitaba algo suyo, ya tenía su grabación, aunque dejé la cámara ahí cada día. Cualquier cosa  me valía. Pensé en su ropa, pues estaba muy cerca, apenas tenía que encontrar un palo e intentar alcanzar alguna prenda suya. Era arriesgado, pues podía caerse al piso de abajo, pero era algo necesario. Me aseguré por supuesto que nadie mirara, y lo hice en absoluto silencio, nervioso, temblando, casi se me cae una de sus camisetas de tirantes...pero logré recuperarla. Fue una hazaña, ya que estaba bien sujeta por las pinzas, pero logré tirar de ella sin problemas. Ya tenía su camiseta en mi casa, es lo que quería. Es una pena que no conservara su olor corporal, pero no pude evitar ponérmela yo mismo y acariciarme el cuerpo, era casi como tocarla a ella...¿no?

Mi peor pesadilla sucedió unos días después, en la grabación vi a un hombre asomado en su ventana, un chico joven de pelo rubio y barba que fumaba al menos durante 20 minutos. No pude evitar mirar la cinta esos 20 minutos apenas in parpadear, tenía que memorizar la cara del hombre que me robó a mi mujer, tenía que hacérselo pagar porque ella era mía.

Me pasé los siguientes días intentando averiguar cuando salían de casa, o si eran pareja. Cuando era de noche salí a la calle simulando que tiraba la basura intentando ver si tenían la luz de su casa encendida. De repente se apagaron, y al poco rato desde la acera de enfrente la vi salir agarrado del brazo de ese desgraciado. Me pregunté a donde iban a esas horas de la noche.

Esperé paciente en casa su regreso, eran las 3 de la madrugada cuando oí el sonido lejano del ascensor, supuse que eran ellos así que corrí a la ventana, esperando que encendiera la luz. Así fue, era ella y seguro que ese chico. La luz permaneció encendida un buen rato y no podía evitar pensar lo que estarían haciendo. Tenía que actuar ya, tenía que librarme de ese tipo.

A la mañana siguiente esperé enfrente de casa muy temprano, ellos tenían que salir en algún momento. Esperé y esperé pero mereció la pena, pues salieron juntos. Solo tenía que seguirlos muy cuidadosamente a cierta distancia. Se separaron, él avanzó en una dirección mientras que ella se montaba en un coche, y lo peor de todo, se besaron. Pagará haberla rozado con sus labios.

No volví al trabajo desde ese día, no me importaba ya nada, solo quería estudiar sus hábitos, seguirlos y averiguar lo que hacían, como sus horarios. Así estuve al menos una semana más.

Un día me percaté que el chico no había vuelto a casa desde hacía ya dos días, pero sabía que ella estaba en el piso. Tenía que actuar, era mi momento, estaría sola. Me armé de valor y fuí hasta su puerta y toqué el timbre temblando, no sabía que decir ni que hacer, no sabía como presentarme... Pero tenía que hacer un acto valiente para que ella fuera mía.

Ella abrió la puerta lentamente, preguntándome algo que no recuerdo debido a mi nerviosismo, solo se que empujé la puerta y entré en su casa. Estabamos los dos solos, era mi oportunidad de hacerlo con ella, cerré los ojos, respiré profundo e hice lo que debía...

No había sido más feliz en toda mi vida, allí estaba yo, con esa chica perfecta, en la cama, ambos estabamos desnudos, y yo podía tocar cada rincón de su cuerpo. Un hermoso sueño del que no quería despertar, pues ella era al fin solo para mi. La conseguí.

Ahora estoy en mi piso, escribiendo esto para recordar como la conquisté. Solo es cuestión de tiempo de que vengan a por mi, supongo. Pero me da igual, porque ella fue mía. Sé que yo le quité esa "virginidad" y además, ella está aquí conmigo, mirándome desde la cama con esa deliciosa mirada perdida...

4 comentarios :

  1. Predecible historia pero interesante de leer :)

    ResponderEliminar
  2. Demasiado predecible y un tanto forzado el final (para mi gusto)

    ResponderEliminar
  3. El final es muy rápido... ah, y el personaje de la bruja esa como que es innecesario... en fin, gracias por compartirla

    ResponderEliminar