viernes, 6 de febrero de 2015

El suicidio de Ronald Opus


El siguiente texto se trata de un email:

"Para aquellos de ustedes que no pudieron asistir a la cena de premiación durante la anual ceremonia de la [Academia Americana de Ciencias Forenses] en San Diego, se perdieron un cuento sobre la medicina forense presentada por el presidente de la AAFS Don Harper Mills en su discurso de apertura. El siguiente es un recuento de la historia del Dr. Mills: 


El 23 de marzo el médico forense visto el cuerpo de Ronald Opus y concluyó que murió de una herida de bala de la cabeza causada por una escopeta. La investigación a ese punto había revelado que el fallecido había saltado desde lo alto de un edificio de diez pisos con la intención de cometer suicidio. (Dejó una nota indicando su desaliento.) Al pasar el 9 º piso en el camino, su vida se vio interrumpida por un disparo de escopeta a través de una ventana, causándole la muerte instantánea. Ni el tirador ni el difunto eran conscientes de que una red de seguridad se había erigido al nivel del piso octavo para proteger algunos limpiadores de ventanas, y que el difunto no hubiera sido capaz de completar su intención de suicidarse a causa de esto. 

“Por lo general,” continuó el Dr. Mills, “una persona que pretende suicidarse y tiene éxito, a pesar de que el mecanismo podría no ser lo que tenía pensado, todavía se define suicidio.”

Más investigación condujo al descubrimiento de que la habitación en la 9 ª planta de donde el disparo de escopeta venía fue ocupado por un hombre mayor y su esposa. Él la estaba amenazando con la escopeta debido a una riña y estaba tan enfadado que no podía sostener la escopeta recta. Por lo tanto, cuando él apretó el gatillo, la bala se fue por la ventana, golpeando la persona que caía.

Cuando uno tiene la intención de matar a sujeto A, pero mata a sujeto B en el intento, uno es culpable del asesinato del sujeto B. El anciano se enfrentó a esta conclusión, pero tanto él como su esposa eran inflexibles al afirmar que ni sabían que la escopeta estaba cargada. Era la costumbre de toda la vida del hombre viejo amenazar a su esposa con una escopeta descargada. No tenía intención de matarla; Por lo tanto, la muerte de la persona fallecida era un accidente. Es decir, el arma había sido cargada accidentalmente. 

La investigación posterior reveló, según versiones de un testigo, que el hijo de la pareja había sido visto cargando la escopeta unas semanas antes del fatal accidente. Supuestamente la anciana había quitado el apoyo financiero a su hijo y este, sabiendo de la propensión del viejo a apuntarle a su madre, cargó el arma con la esperanza de que su padre matara a su madre. El asesinato del Sr. Opus ahora era responsabilidad del hijo. 
Y luego investigaciones posteriores revelaron que el hijo era, de hecho, Ronald Opus. Se había deprimido tanto por el intento de asesinato de su madre que esto lo llevo a lanzarse del piso 10 el 23 de marzo, solo para ser asesinado por un disparo que atravesaba una ventana en el piso nueve. El hijo se había asesinado a si mismo, por lo tanto el forense cerró el caso como suicidio."


Esta increíble historia de un intento de suicidio extraño apareció en Internet en agosto de 1994, en algunas páginas y luego extendiéndose como cadena de correo. Logró cierta popularidad, tanta que es muy posible encontrar información sobre Ronald de forma fácil.

Pero como era de esperar, no es verdad. Nunca hubo un suicida Ronald Opus, ni una pareja de ancianos ni una escopeta. Pero hay algo de verdad en ello, porque Don Harper Mills existió, y él contó esta misma historia en una reunión de la Academia Americana de Ciencias Forenses.

El señor Mills, el cual falleció en 2013

Así es como Mills explicó su relación con la historia en una entrevista de 1997:

"Me inventé la historia en el año 1987 para presentar en la reunión, para el entretenimiento y para ilustrar cómo si altera algunos hechos pequeños alteran enormemente las consecuencias legales. En 1994 alguien la llevó a Internet. Me dijeron que ya había cosechado 200.000 consultas en la red. En los últimos dos años he tenido alrededor de 400 llamadas telefónicas al respecto - bibliotecarios, periodistas, estudiantes de derecho, incluso los profesores de derecho que quieran incorporarlo en los libros de texto. "

Años más tarde la historia sigue expandiéndose de otras formas y algo cambiada, pero manteniendo la esencia. Además la historia ha aparecido en televisión en varios programas. Algunos medios incluso lo publicaron como verdadero...


7 comentarios:

elena dijo...

Estoy buscando el botón para suscribirme a tu blog y no lo encuentro.

elena dijo...

En realidad ya lo he encontrado, lol.

Ale Sax dijo...

Perdona por no ponerlo a la vista XD

Saludos y gracias!

Sandro Cardenas Carpio dijo...

Gracias por no dejarme dormir (sin sarcasmo) tengo que estudiar mucho y tus historias me dejan con tanto miedo que no puedo pegar el ojo sigue así >,<

Ale Sax dijo...

No hay problema jaja

Gracias por comentar

Di Usser dijo...

Muy interesante.

Zacarias Blanco dijo...

Veo que pusiste la imagen de sherlock callendo!

Publicar un comentario

Síguenos en Facebook

Seguidores

Últimos comentarios