"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

lunes, 4 de agosto de 2014

El libro de los nombres


Recuerdo un libro bastante extraño y viejo que se encontraba en una biblioteca particular en mal estado en Arcángel, Virginia. El lugar era prácticamente un monumento histórico ya que fue construido en la década de 1800 y sobrevivió a los siglos que pasaron con muy pocas reparaciones; además de las innovaciones de estos tiempos modernos, como la electricidad y la calefacción.


Ahora, yo no soy de los que profundizan en las artes oscuras y todo eso, pero yo estaba más que un poco intrigado por el título de este libro: El libro de los Nombres. Era grande y estaba en un escritorio de nogal marrón que parecía casi tan antiguo como la propia ciudad, la silla de madera que estaba colocada detrás de él tenía el mismo aspecto.
Poco a poco me senté en la silla, con cuidado para evitar que se derrumbase si no era tan robusta como esperaba. Cuando me instalé cómodamente, tomé una larga mirada en el libro. La cubierta era sin personalidad, ya que sólo aparece un vacío negro para mí, aunque me hizo ver las letras "DA" grabadas en letra pequeña en la parte inferior derecha del tomo. Iniciales, supuse, las iniciales del escritor.

Tomé la tapa  y pasé página a una en blanco, luego pasé a otra página en blanco, y después de levantar la segunda página en blanco, finalmente descubrí las palabras: El libro de los nombres. A continuación estaban las iniciales DA de nuevo y esta vez bajo las iniciales el siguiente texto:
" Aquellos que no conocen el poder de las palabras secretas sería prudente no seguir leyendo. Los que no conocen el significado de los nombres sería prudente no seguir leyendo. Aquellos que no entienden el significado de estas palabras sería prudente no seguir leyendo. Los que son conscientes del poder de las palabras secretas, del significado de los nombres y el significado de las palabras leídas sería prudente seguir leyendo con inconmensurable precaución. No abusar de las palabras secretas. 

 DA "
Al leer ese pasaje, una abrumadora sensación de aprensión se apoderó de mí, pero mi interés académico me obligó a girar otra página. Esta página me reveló una lista de ubicaciones en letra muy pequeña, escrita a mano. Pronto me di cuenta que lo que estaba viendo era una lista de los países y las provincias, las ciudades y los pueblos de esos países.
Al saltar a algunas otras páginas, sólo encontré un lista de diferentes países, y probablemente alí estaba cada ciudad, pueblo, provincia o país en el mundo. Después de buscar durante unos minutos, tuve la oportunidad de encontrar Arcángel, Virginia, Estados Unidos de América y luego a la derecha el número "3968". No me sorprendió que el libro tenía más de tres mil páginas.
Volviendo a la página 3968 encontré una lista de nombres que parecían estar en orden alfabético. Aaron Aaronson, Aaron Abercrombie, Aaron Abernathy, la lista de nombres siguió y siguió en páginas después. Me salté un par de cientos de páginas y sólo encontré más nombres. Salté otro par de cientos de páginas, sólo encontré más nombres. Ahora salté más de un par de miles de páginas, me encontré con uno titulado, "Las palabras rituales."
Pasando la página, me encontré con una lista de palabras que no parecían ser Inglés, a pesar de que fueron escritas con letras en inglés. Leí como susurrando, "Nosaj Nhoj Thaed."
No sé por qué, no sé cómo explicarlo, pero para mí esas palabras sonaban mal. Leí otro conjunto de palabras en voz alta "Semaj Xela Enog," y estos sonaban inhumano y antinatural para mí también. Continué leyendo las listas de palabras que suenan poco naturales y raras, pero pronto volví a la sección de nombres del libro.
Volviendo a Arcángel, seguí leyendo los nombres. Nombre tras nombre de nombres que no reconocí, pero hubo uno que sí reconocí. El bibliotecario me había dicho que se llamaba Johannes Steinberg y efectivamente allí estaba el nombre de Johannes Rudolf Albert Steinberg.
Dije en voz alta, "Johannes Rudolf Albert Steinerg", y luego, por alguna extraña razón declaré las palabras rituales "Semaj Xela Enog."
No sé por qué pensé que algo iba a suceder. Supongo que ... no sé. Entonces, de repente, oí gritar a una mujer. Salté y me giré hacia la dirección de los gritos, levantándome de la silla para ver de qué se trataba.
"¿Qué pasa? ¿Qué ha pasado?" - preguntó uno de los hombres que estaban cerca.
"El bibliotecario ... ha ... ha ... Ha muerto!" - Gritó la mujer que asumí que había gritado en primer lugar.
Un chorro de voz baja estalló alrededor de la habitación. Me quedé allí. El poder de las palabras secretas... De alguna manera mataron al hombre diciendo su nombre y luego las palabras rituales. Cuanto más pensaba en ello, más me di cuenta de que yo podría haber causado la muerte de Johannes Steinberg.
Corrí de nuevo al libro, y busqué desesperadamente mi nombre. Finalmente me encontré y dije "Andrew Charlton Ward" y luego "Semaj Xela Enog." Yo le había quitado la vida a un hombre, y no estaba en condiciones de vivir.
Caí.
"Aquellos que no conocen el poder de las palabras secretas sería prudente no seguir leyendo. Los que no conocen el significado de los nombres sería prudente no seguir leyendo. Los que no conocen el significado de estas palabras sería prudente no leer más ".

2 comentarios :

  1. Waooo y sere sincera omiti las palabras que estaban en otro idioma me gustan este tipo de historias solo que asi como me gusta y pueden ser reales o no.. no sere quien lo comprobara

    ResponderEliminar
  2. Excelente historia, hace dos dias que descubri el blog y no he podido dejar de leer, va a mi lista de favoritos. Las palabras no son tan raras si se les presta atencion

    ResponderEliminar