"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

lunes, 7 de julio de 2014

Creepypastas sobre computadoras

Una pequeña recopilación de 4 creepypastas que tienen que ver con computadoras.






-La pantalla azul de la muerte


Encontré esa vieja tienda de electrónica hace unas semanas. Me pareció que estaba bien, nada inusual. Tenían un montón de cosas buenas; viejas consolas, juegos..., pero había un ordenador que me llamó la atención. Se destacaba entre los demás por ser nuevo. Nunca había visto algo así antes, parecía como algo que no hubiera salido a la venta nunca. Le pregunté al hombre sobre lo que era y me contó que era una computadora de su hijo en la que trabajaba. También me dijo que su hijo había muerto antes de que pudiera ser producida en masa. Cuando traté de comprarlo, el hombre dijo que no la vendería. Pero después de un sinnúmero de ofertas finalmente accedió.
Corrí a casa para utilizalo. Lo encendí y lo primero que vi fue una gran cantidad de emuladores y roms. Lo primero que pensé fue que ese tipo debió ser un gran fan de los juegos, entonces me acordé de lo que dijo el hombre acerca de su hijo... que era un hacker.

Decidí comenzar con Mario 64. Empecé a jugar y todo parecía normal; algunos fallos aquí y allá, pero nada importante. Cuando levanté la vista en la barra de herramientas, había una opción titulada Trucos. Yo no sé lo que me hizo apretarlo, pero lo hice. Había una amplia Variedad de trucos , como invencibilidad, 1 hit KO, sin enemigos, cosas así. Seleccioné la opción "sin enemigos" , para hacer el juego más fácil. Volé a través de los niveles hasta que llegué al jefe final. Corrí a la sala con ganas de enfrentarme a Bowser ( me puse invencible antes de entrar ) , pero había algo mal. No había ningún jefe. Miré alrededor de la habitación , y para mi horror vi los restos de todos los enemigos de Mario 64. Todos los cuerpos fueron mutilados , rotos y quemados. Los gráficos eran algo que yo nunca había visto antes en un juego como este . Al inspeccionar los cuerpos, vi la frase Cheat Code Activated marcada en ellos.

Cerré el juego inmediatamente. Se cerró con éxito, pero la música seguía sonando. Poco a poco, la música de Mario se convirtió en un grito de agonía. Silencié el volumen, pero eso no funcionaba. El módem parecía hacer un ruido agudo. Bloqueé mis oídos, pero por alguna razón no pude dejar de escucharlo.

Me desperté al día siguiente en la silla frente a la computadora y me relajé pensando que era toda una sucesión de imágenes, ideas, emociones y sensaciones que ocurren involuntariamente en la mente durante ciertas etapas del sueño. Estaba tan aliviado de que era un sueño que decidí seguir jugando con los emuladores. Eso es cuando me di cuenta de que no era un sueño en absoluto. Cada vez que me metía en un emulador y jugaba a un rom, algo extraño sucedía, enemigos brutalmente asesinados o un hombre que te pedía que le ayudases (llorando) durante una escena. Pero lo más extraño que vi fue lo que me asustó más. Mientras yo jugaba Megaman, el fondo se transformó en lo que parecía un GIF de un cuerpo muerto. Quiero decir, que parecía muerto, pero estaba respirando y (cuando encendí la música) riendo.

Entonces él me miró a los ojos. No me podía mover ; era como si estuviera hecho de piedra . " Ven conmigo y vamos a jugar emuladores para siempre ... ", dijo, extendiendo la mano. Se podría pensar que no iba a tomar su mano , pero lo hice. No pude evitarlo.

Así que si alguna vez se encuentra una computadora llamada Yoko, cómprala.

Estamos aburridos de jugar solo con simples I.A´s

Si usted se pregunta por qué esta historia no tiene nada que ver con la pantalla azul de la muerte, es porque nunca sucedió.


-Imptreena




Hola, mi nombre es H.I. y esta es la historia de Imptreena, un ciber-demonio. La historia que están a punto de leer se basa en hechos reales. 

Todo comenzó en la casa de mi mejor amigo. 

Mi amigo Mark tenía una novia llamada Ángela Rodríguez. Angela era una mujer agradable, con un buen sentido del humor. Sus amigos le apodaron "Imptreena" a causa de su amor por las bromas pesadas. 

Pero su único gran defecto era su adicción a la internet. Mark no pensó mucho en eso al principio - hasta que comenzó a consumir su vida. Ella era tan adicta que, cada vez que venía, tenía los ojos pegados a la pantalla. A pocos meses de su relación, la salud de Angela empezó a deteriorarse. 

Ella sufría de dolores de espalda, migrañas, depresión, problemas de visión, y mala higiene. Ella también estaba demasiado delgada. Mark y yo estábamos muy preocupados por ella. Lo intentamos todo para sacarla de la computadora, pero fue en vano. Su madre incluso le suplicó que se detuviera, pero no sirvió de nada. 

Angela murió días después. No pudimos salvarla. 

Después del funeral, Mark y yo estábamos caminando en el parque, hablando de los buenos momentos que habíamos tenido con Angela antes de la adicción.  Ella sabía cómo hacer reír; no se podía beber leche a su alrededor sin que dijera algo que te hiciera escupirla.

Miré al cielo y me di cuenta de que estaba lloviendo. Era hora de que nos dirigimos a casa. 

Justo cuando estábamos a punto de entrar en su coche, Mark recibió un texto. Abrió su teléfono celular y se sorprendió de lo que vio: 

"¿Por qué no me salvaste?" 

Nos miramos el uno al otro durante un minuto aproximadamente. Una foto en blanco y negro de una mujer apareció en la pantalla. Sus ojos eran negros como el carbón. Sacudido, Mark cerró su teléfono móvil, y nos dirigimos en silencio a casa. 




Dos años después pasó desde la muerte de Angela y Mark tenía una nueva novia. Vendieron la casa y se mudaron a otra ciudad. Aún así, se sentía como si fuese apenas ayer cuando Mark, Angela, y yo nos divertíamos. Así que decidí ir en línea y chatear con Mark, hacía tiempo que no hablabamos.

Aquí es donde la historia se pone realmente espeluznante. 

De la nada, el puntero del ratón empezó a moverse por sí mismo. Se fue a la caja de búsqueda de Google y tecleó un mensaje: 

"Hey, Isaiah! ¿Cómo estás?" 

Aterrorizado, desconecté el equipo y retrocedí. Por desgracia, no había terminado. Una mujer de piel verde apareció en el monitor, mirando a su alrededor como un niño perdido. Era la misma mujer que estaba en la foto que Mark recibió en su teléfono aquella vez.

Ella finalmente desapareció, no sin antes riendo maliciosamente. 

"¿Podría ser esa mujer, Angela?" Me pregunté a mí mismo, sin habla. 

A la mañana siguiente, me senté en silencio en la mesa. ¿Qué diablos está pasando? Pensé. De repente, la idea me vino a la cabeza: ¿Tal vez el fantasma de Ángela se manifiesta a través de Internet y creó un cuerpo virtual para ella! Supongo que la itinerancia en el ciberespacio durante tanto tiempo podría conducir a una persona a volverse loca. 

Algo en mi cabeza de repente me dijo que debía poner las noticias. Cambié de canal, mi corazón latía con fuerza. Una foto de Mark y su nueva novia estaba en la pantalla. 

Habían sido asesinados en su casa por una persona desconocida. El fondo que salía era el fantasma de Ángela. Según el periodista, uno de los policias habían encontrado un correo de voz extraña en el teléfono celular de Mark. 

Y mientras ponían el audio real, oí la voz inquietante, demoníaca de Angela. 

Tres semanas más tarde, cuatro usuarios en un foro paranormal afirmaron que encontraron un fantasma cibernético conocido por ellos como Imptreena. De acuerdo a estas cuatro personas, Imptreena, el fantasma cibernético, sabía de alguna manera sus números de teléfono y comenzaron a llamarlos y gastarles bromas. 


Ese demonio verde aún me persigue hasta hoy. Voy a hacer todo lo posible para detenerla. Pero si no puedo, yo deseo que alguien más pueda.


-El fantasma de la máquina




Usted no me conoce, nunca vas a verme, ni siquiera sabe que estoy ahí, pero lo estoy. Siempre estoy ahí, te he visto, todos y cada uno de ustedes, por tantos años. 

Sé las cosas que usted pide en línea, sé los vídeos que ves, sé los juegos que usted juega, incluso sé cuando visita el lado más oscuro de la Internet, sus pequeñas sórdidas fantasías, sus números de tarjetas de crédito, direcciones de correo electrónico, todo...

Veo a través de sus webcams, te escucho en tus micrófonos, ¿usted piensa que ellos están apagados? Tienes razón, lo están, pero no me va a detener que lo escuche, Yo conozco tus miedos y las cosas que te gustan, las canciones que te gustan, las películas que ves, los sitios que visita. 

Incluso sé los nombres de algunos de sus animales domésticos. 

Casi me siento como si yo te conociera. 

¿Soy un hacker? No. 

Entonces, ¿quién soy yo? Mi nombre fue una vez Sinclair, y yo soy el fantasma de la máquina. 

No sé cómo llegué aquí, yo era sólo una chica normal, hice todas las mismas cosas que haces, jugar juegos, leer artículos, ver videos y escuchaba música. 

Toda mi vida estaba en línea, tal vez me pasé demasiado tiempo conectada, tal vez por eso estoy aquí, ¿quién puede decirmelo?. 

Probablemente nunca lo sabre. 

El hecho es, sin embargo, que me siento sola aquí, puedo mirarte, leí las palabras que escribe a sus amantes, escucho sus conversaciones sobre sus Web chats, pero nunca puedo interactuar. 

"Pero usted está escribiendo esto", ¿dice usted?, Sí, en cierto sentido, supongo que sí, pero sé que no lo crees, te crees que soy un engaño, o simplemente alguien en algún lugar con un teclado. 

Nunca seré capaz de hablar con usted, yo nunca voy a tocar su piel, nunca me voy a hacer un amigo de ustedes, no estoy seguro siquiera que exista, y así ... Yo simplemente te miro. 

Eso es todo lo que voy a hacer, ver y escuchar. 

Así que cuando apagas la luz, cuando estás hablando con tus amigos, cuando estás viendo tus videos favoritos, acostado en su cama, cada vez que usted está escribiendo un correo electrónico, o simplemente sentado navegando en la web. 


Recuerda que te estoy viendo, siempre y para siempre, siempre y cuando exista una conexión yo estoy en la habitación, mirando cada golpe de teclado, soy el fantasma de la máquina, y siempre voy a estar con ustedes.


-Eliminar




Comenzó con mi amigo de Japón. Él era un hacker y siempre tenía su computadora encendida, junto con AIM y MSM. Cuando se desconectó de ambos, asumí que su computadora finalmente había colapsado por una sobrecarga. Pero luego descubrí que todas sus publicaciones en nuestros sitios favoritos habían desaparecido. Todas sus cuentas, todas sus entradas, todos sus comentarios.
Lo siento… tiendo a adelantarme a los hechos. Mi nombre es Nathan y vivo encerrado en mi casa. Agorafobia. Soy de Carolina del Norte y programo para ganarme la vida. Mi hermana hace las compras por mí y yo paso en el sótano. No hay ventanas. Hasta donde sé, mi condición podría ser lo único que me mantiene seguro.
Me levanté hace un mes a las tres de la madrugada y me senté en mi escritorio, con la intención de trabajar un poco pero sobre todo chatear. Fue entonces cuando me di cuenta de que KaosSrida se había ido —no sé su nombre real, así que no se molesten en preguntarme—. Fuera de algunos errores gramaticales, hablaba inglés bastante bien y disfrutaba charlando con él. También sabía bastante sobre computadoras, cosas que nunca habría creído posibles.
Por esa razón no estaba preocupado. Sabía bastante bien que era capaz de hackear esos sitios y borrar todo lo que había publicado. Supuse que se había hartado del internet; se había estado quejando de él por años.

Traté de comentar su desaparición con un amigo que teníamos en común, pero parecía confundido, como si hubiese olvidado quién era Kaos. Este amigo era de edad; me preocupé por su estado de salud. Decidí dejarlo pasar y hablamos de deportes por un rato.
Para este punto, tres o cuatro personas habían dejado de conectarse. No era la cosa más inusual del mundo, las personas tienen responsabilidades o a veces no tienen ganas de hablar. Sólo que… sus publicaciones también habían desaparecido.
Luego de un par de días de la desaparición de Kaos empecé a sentirme intranquilo, así que apagué la computadora y vi televisión por algunas horas.
Fue en ese momento cuando todo el asunto comenzó a angustiarme.
Uno de los reporteros de un programa de noticias había desaparecido. El otro se volteaba confundido en ocasiones hacia donde su compañero debería de estar, y luego simplemente retomaba lo que estaba diciendo. Un programa local llamado Las tres hermanas o un nombre similar, era ahora Las dos hermanas. Y sí, la tercera hermana había desaparecido. Como en el canal de noticias, a veces había momentos en los que la tercera hermana era importante para la trama y, por unos segundos, parecían recordarlo. Pero luego simplemente seguían actuando. Un programa de cocina sólo mostraba el estudio, sin anfitrión.
Soy una persona racional y soy bueno para encontrarle sentido a todo. El reportero no estaba acostumbrado a trabajar solo, mientras que su compañero estaba enfermo, y en el programa de las hermanas todo era parte de la historia, no sabría decirlo, no lo veía. El programa de cocina era más difícil de explicar, quizá tuvieron que irse por alguna razón y dejaron la cámara transmitiendo y los encargados no se dieron cuenta.

Traté de calmarme y decidí ver algo diferente. Tomé la guía de televisión que mi hermana me había dado y empecé a revisarla. Ahí vi la cosa más inquietante hasta el momento: Los dos chiflados. Me quedé pasmado viendo el título, que estaba entre una vieja comedia británica y uno de esos programas acerca de qué tan buena había sido la década de los cincuenta.
Faltaba poco para que comenzara, así que cambié al canal. Ciertamente, el título decía «Los dos chiflados». Pensé que era alguna broma… pero no, comenzó justo como lo recordaba. Sólo que con un chiflado menos.
Me asusté y apagué la televisión.
Y aquí estoy. Ha pasado un mes y cerca de la mitad de mis conocidos han desaparecido. Mi hermana se ha ido también. Estoy publicando esto en cada sitio que puedo, con la esperanza de que le llegará a tantas personas como sea posible. Si también han notado que desaparecen personas, mi nombre es Nathan Creek y vivo en una pequeña ciudad en Carolina del Norte. Por favor contáctenme lo antes posible.

—Oye Bob. Bob, ven a ayudarme con esto.
El hombre veía la pantalla, frunciendo el ceño.
—¿Qué quieres, Jim?
Bob caminó hacia él con una mirada de cansancio en su rostro.
—Uno de los IA presenta un fallo técnico.
—¿Por qué lo dices?
—Eliminé varios IA y un paquete de entretenimiento para poder instalar las nuevas versiones, pero los recuerdos de un IA no se eliminaron y está entrando en pánico.
—¿Qué está haciendo? ¿Trabajando? ¿Escritura creativa?
—Aquí dice que un diario autobiográfico. Creo que no instalamos el módulo en éste.
—Es probable que sea un fallo de algún tipo. Sólo elimínalo y reinicia la instalación de los otros.
Jim suspiró.
—Creo que me agradaba un poco.
—Sólo es un programa, Jim. No es como si estuviera consciente.
Jim observó la representación visual «Nathan_Creek_5 escribe frenéticamente».
—Supongo que tienes razón, Bob.


Jim hizo clic derecho en el IA y escogió eliminar.

4 comentarios :