"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

lunes, 14 de abril de 2014

Estúpido ajo (Malviaje con LSD)

Clicad en leer entrada para leer el post:




Trataré de no extenderme mucho. El era mi único amigo, era muy inteligente, risueño y lleno de alegría, tenia 20 años la última vez que lo vi., estudiaba en la UNAM, tenía un corazón muy noble, salvamos muchos perros y gatitos abandonados en varias ocasiones. Isaac, también apodado “Buck”, siempre tenía una respuesta para todo, y muy hábil en los deportes, mi único amigo en el cual confiaba.  

Hago esto porque veo que tus seres cercanos han dejado de buscarte ya 6 años desde tu desaparición. Yo estoy seguro que sigues vivo en alguna parte del mundo, bien sabes que me enviaste un correo hace dos semanas, es probable que estés por fin teniendo periodos de lucidez, a fin de cuentas conseguiste una computadora y recordaste mi correo. Es posible que puedas volver a ser el mismo de antes, estoy seguro que puedes, tu jamás te hubieras dejado vencer por algo así.  También estoy seguro que ese correo que enviaste, es porque quieres evitar que esto le suceda a alguien más, así que lo mejor que puedo hacer es divulgarlo para que todos sepan la clase de mierda que puede hacer uno en su vida por los drogas.  
Isaac es un hombre de piel blanca, estatura promedio (1.-75) ojos grandes cafés oscuros y cabello castaño, algo muy particular en el es que tiene el tatuaje de un zorro azul (de perfil) en su brazo derecho. Si alguien sabe algo de el, escríbanme a d.franko@gmail.com .  
Buck, si estás leyendo esto, no olvides que yo nunca dejé de buscarte y que tu desaparición sigue causando mucho dolor.  

Cabe señalar que edité algunas cosas del correo original, ya que este venía lleno de algunos errores de redacción, faltas de ortografía y párrafos repetidos una y otra vez.
 ----- Mensaje original ----- De: "B Buck" <buitre_studios@hotmail.com> Para: d.franko@gmail.com  Enviados: Miércoles, 27 de Noviembre 2013 6:22:49 Asunto: Estupido ajo   
Seguramente alguna vez has sentido la curiosidad de probar alguna clase de droga, y no me refiero a la mariguana, al alcohol o a la cocaína, me refiero estrictamente a drogas de diseño, drogas desconocidas con efectos igualmente desconocidos (crokodile, bath salts, etc.) , que puedas volar, teletransportarte, viajar en el tiempo, sentir que las cosas se mueven y ver fantasmas…  
Yo era de esos chicos, nunca fui de tomar o fumar, pero a la mitad de mi carrera, al cursar la materia de  psicofarmacología, se me hizo cautivadora la idea de probar alguna droga (nunca debí siquiera de haberlo considerado, me arrepiento horriblemente), sentía que mi existencia era aburrida, desesperada y tediosa al extremo, tenía que probar algo, tenía que salir del oscuro agujero del aburrimiento que como arenas movedizas te absorbía con mayor fuerza en todo intento de escape…  
Un “amigo” (maldito seas, puto traidor) mío me comentó que había probado la LSD (también conocido como, ajo, trip, micropunto, cuadro o ácido), decía que había probado “Los mejores ajos de su vida”, tan encantadores y extravagantes que dejaría el vicio de las sustancias químicas exógenas por siempre… me comentó que si realmente quería probar algo, el me lo podía conseguir, era una especie de LSD modificada, llamada “el conejo de Alicia” ( ahora entiendo porque se llama así), yo inmediatamente acepté, con una omnipotencia como si fuera un adolescente de 15 años encogido detrás de un monitor insultando a los demás usuarios de la red. Creía estúpidamente que con mis conocimientos escuetos sobre psicofarmacología tenía el derecho, el poder y la resistencia de probar cualquier cosa, total “sólo va a hacer una vez”, “mi amigo ya la probó y no le pasó nada”, “a primera dosis no te depletas las neuronas”, “tengo que vivir mi vida al máximo”… que equivocado estaba, cuantos pájaros en la cabeza, y ahora por eso estoy sufriendo a diario…  

Mi amigo me pidió que lo acompañara con el “dealer” (narcomenudista para que me entiendas), el acuerdo fue a las 6 p.m. en las afueras del metro San Antonio Abad de la línea 2/azul del metro de la ciudad. Me encontraba desasosegado pues era  la primera vez que hacía algo así, mi incondicional y yo estuvimos ahí esperando, pasaron 15 minutos, entonces le hablamos por celular, sólo escuché que mi camarada dijo “traes el conejo de Alicia?”, y el sujeto abruptamente le colgó y apagó el celular (fue obvio ya que al reiterar la llamada telefónica nos envió a buzón), sólo cuestioné: 
-¿Por qué te colgó, crees que ya no vaya a venir? 
-Sí va a venir wey, pero se frikea mucho cuando le menciono la droga 
-Por qué? Si es dealer? Creo que son los que menos le temen a las drogas 
-No sé wey  
En ese efímero instante un sujeto apareció, sí… era el dealer, un tipo de unos 35 años de edad aproximadamente, un poco más alto que la media, piel morena, famélico, delgado, ojeras caían de sus saltones y cansados ojos con parpados pesados, despeinado, arropado con una sudadera color vino, unos jeans deshilachados, y unos zapatos desgastados con una que otra mancha de lodo, lucía realmente mal, desaliñado, zarrapastroso, con una expresión facial de desdicha y  anhedonia. Inmediatamente saludó a mi camarada y nos dijo “Aquí no es seguro, vayamos al subnivel cerca del metro y ahí me pagan”, únicamente asentimos con la cabeza y lo seguimos, el tipo realmente se veía paniqueado, perturbado, ansioso, caminaba rápido, se encontraba hipervigilante, miraba velozmente hacia todos lados, generando nuevos campos visuales en su lóbulo occipital con la aterradora sospecha de encontrar a algún policía, o a algo más….   

Finalmente estuvimos dentro del mercado de subnivel, le dimos el dinero (fue muy oneroso el precio, cada “cuadro” costaba alrededor de $500, siendo que un cuadro de LSD “Normal” ronda por los $100), de pronto saco de una mochila descuidada una tableta enorme con una imagen impresa de un conejo, un conejo con los ojos inyectados en sangre y en miosis, con una sonrisa espeluznante repleta de afilados colmillos escurriendo sangre dibujada de manera hiperrealista, a lo que cuestioné: ¿Es ese el conejo de Alicia?, al escuchar esas palabras el dealer se asustó, puso una cara de malestar y de rabia hacia mi, como si el hecho de mencionar siquiera el nombre de esa droga le recordara algo, o como si realmente alguien lo obligara a vender…. Terminada la transacción nos retiramos, el tipo desapareció entre la multitud, estaba desesperado, únicamente nos dijo antes con una codiciosa y desesperada voz“¡El varo!, dame el dinero!” … se lo dimos y se fue… caminando de regreso a su casa mi amigo me dijo: “Hiciste muchas preguntas que no debiste haber hecho, esa madre que te vas a meter no es cualquier cosa”, yo no le entendí, así que ignoré… 
  
Pasaron los días, no me atrevía a probar el dichoso ajo, quería probarlo con algún incondicional, así que recordé a uno con el que hacía barra en el Deportivo velodromo, habíamos estudiado el bachillerato juntos en una preparatoria de la UNAM, así que nos conocíamos bien, el era el indicado para “darse el ajo” conmigo, y vivir algo extraordinario, después de conversar con el logré persuadirlo, el aceptó, sólo confesó: “Sería interesante vivir esa sensación”, por razones de respeto a su identidad llamaremos “C” a mi amigo, el creyó en mi, porque siempre fui el “científico” del grupo de amigos, siempre fui yo quien sacaba los términos ñoños y Nerds acerca de ciencia,  el confío en mi… perdóname C, nunca debí haberte hecho esto.., mi abatimiento por haberte involucrado en esto es infinito….No ha pasado ni un solo día en el que no recuerde lo que pasó, cómo acabo todo y el daño que te hice, no sé si fuiste real, pero sigue siendo una sensación sólida, lo lamento muchísimo, lágrimas de mis ojos brotan al recordar lo buenos amigos que éramos…. 

Pasada una semana nos juntamos en mi morada, nada extraordinaria pero con los suficientes lujos como para tener un buen viaje con una droga novedosa, mi amigo C, invitó a otro compañero y camarada de nuestro del bachillerato, llamado L, L desde el principio se negó a probar la droga y ahora no tienes idea de cuanto lo envidio. El se negó, pero nos iba a acompañar solamente… entonces accedimos a mi vivienda, entramos a mi habitación y encendimos el ordenador, pusimos música mientras cortaba el ajo a la “mitad” para dárselo a C, por fin lo probamos, su sabor era extremadamente fuerte, es una droga de administración sublingual, así que la tableta de papel con la enfermiza y cruel impresión del conejo debía de permanecer debajo de tu lengua por al menos varios minutos, su sapidez era acibarado, agrio, asqueroso, pero me lo aguanté, C me reclamo, me dijo “sabe bien culera esta madre, aparte ni siento nada, sólo me dio asco” a lo que respondí “espérate tantito, su farmacocinética no es tan rápida, ni que te la estuvieras inyectando, ya sé que sabe feo, pero aguántate”, C aguanto unos cuantos minutos y se paró al baño a vomitar, sí, el sabor de ese ajo era un potente emético…  

Pasaron los minutos, los segundos, y no sentíamos nada más que asco, C se hallaba poco molesto conmigo y L sólo ponía música mientras se la pasaba repegado a su celular mensajeandose con su enfermiza y celotípica novia, de la cual ya estábamos hartos…  
De pronto miré mi celular para ver la hora, mi foto de fondo de pantalla se veía mas colorida de lo normal, simulando una imagen en 3D, con franjas rojas y verdes en los contornos, se veía increíblemente nítida, ignoré lo de la imagen y proseguí conversando con mis camaradas, L se encontraba en el baño:  
-L!!! 
-Quéeeeeeeeee? 
-Wey no mames, la voz de L se escucha en eco verdad? 
-Sí!!
 -A ver de nuevo… L!!!!!! 
-Queeeeeeeeeeeeeeeeee! 
-jajajajajajajajaja siiiiiiiiiii, creo que ya empieza el efecto.  
L abandonó el baño impaciente por saber lo que queríamos, cuando entró a la habitación lo vimos demasiado nítido, y cada movimiento que hacia dejaba “clones” de el mismo, como si dejaras fotogramas repetidos, cómo si estuviera moviéndome a la velocidad del sonido y percibiera todo demasiado lento y notara hasta “frames” recortados de un video, entonces moví mis manos y veía muchas manos detrás de ella, era increíble…  
De pronto C y yo comenzamos a soltar una carcajada espeluznante, no parábamos de reír, sin sentido alguno, no sabíamos de qué nos estábamos riendo, simplemente lo hacíamos, nos cargó el payaso, era una risa tan profunda, desesperada y fuerte que nos parecía aterradora, pero eso nos provocaba aun más hilaridad, estuvimos así varios minutos hasta que brotaron lágrimas de la esclerótica de nuestros ojos, de un momento a otro, como si fuera el pasar de una estrella fugaz en la vía Láctea, la risa maniaca terminó y comenzamos a llorar terriblemente, el llanto era tan severo, llorábamos, sentíamos una pesadumbre profunda y un dolor incomparable, un llanto igual de desesperado y descontrolado que la hilaridad que lo precedió, exactamente similar que en la película de Batman en la escena de la muerte del guasón sin censura, en la que Tim Drake asesina al joker y comienza a tener un episodio maniaco severo seguido de un llanto inconsolable.  
Pasamos una buena dosis de tiempo en esa montaña rusa de emociones, vagando desde lo más alto de la euforia y la manía, hasta la tristeza más profunda, cambios 
extremadamente bruscos y perturbadores, pero no podíamos controlarlos, L no hacía nada, sólo nos miraba como si se tratara de un par de borrachos de cantina mientras naufragueaba su celular en busca de algún mensaje de texto por parte de su psicopática novia.  

El destemplado estadio de lagrimas y risas finalmente terminó (cabe mencionar que en el resto del viaje por así decirlo, volvió a aparecer repetidas ocasiones),  empecé a castañear, en este punto sentí un poco de canguelo, el castañeo en los dientes es demasiado creepy, parecía muñeco de ventrílocuo y es un efecto (según mi memoria) único del MDMA (éxtasis, tacha, Adam, etc.), entonces significaba que esta cosa que me había metido no era exactamente LSD, si no que realmente tenía modificaciones químicas y estimulaba otros sistemas de neurotransmisión ya que de ser LSD puramente no tendría porque presentarse un castañeo, mi angustia se esfumó gradualmente, cuando comenzaba a sentir una esplendida y ardiente felicidad, nunca había estado tan tranquilo en mi existencia, mis músculos faciales se movieron para dibujar una encantadora sonrisa, nunca había sentido esta dicha, esta satisfacción, imagina tu mejor orgasmo multiplicado por 100 y ni si quiera se acerca…, de fondo escuchaba a L hablar, lejos de mi, C tampoco le hacia caso, estaba envuelto en placer y dicha, sólo escuchaba la voz de L en eco diciendo que ya se tenia retirar pues tenía que ir a ver su novia, hice caso omiso.  
Me incorporé para mirarme en el espejo, quería ver esa expresión de felicidad, me observé en el reflejo y estaba ahí yo, mirándome fijamente, con los ojos en miosis, es decir, las pupilas enormemente dilatadas, una sonrisa  apacible demasiado antinatural para ser verosímil, mi cara tenía en general un gesto un poco extraño, lucía irreal, una expresión facial que ni Paul Ekman ha estudiado, veía todo nítidamente, cada poro de mi piel, cabello por cabello, como si mi fovea visual fuera más precisa de lo humano y fuera una cámara HD, notaba todo, cada cambio sutil de coloración y de intensidad de luz en mi cabellera, los músculos de mi cara que se tensaban delicadamente esbozando ese retrato tan utópico de mi que se veía en el espejo, me sentía como paciente con autotopagnosia, los colores se percibían igualmente alterados, la gama de colores parecía una locura, como si le añadieras filtro o herramienta de curves en photoshop a la realidad, todo cambiaba de colores, pigmentos supremamente exagerados, que se transformaban constantemente, todo se movía, miraba la sala y lucía distorsionada, los objetos se subían, las sillas comenzaban a levitar débilmente y las manchas de la pared comenzaban a moverse y a caminar como si fueran pequeños insectos con vida propia.. pero el éxtasis y el amor que sentía era tan inmenso como para cuestionar lo que sucedía, puse una canción en el ordenador, siempre me habían gustado las drogas auditivas (que de drogas no tienen nada y farmacologicamente son un fraude) puse un video llamado  “cyber droghe – marijuana”, era la melodía perfecta para el momento preciso, volví a acostarme con C, la sensación de unidad era intensa, sentía que el y yo éramos uno, de pronto la temperatura de mi cuerpo comenzó a aumentar, en este punto experimentaba una tranquilidad inigualable, mis terminaciones nerviosas gozaban de una hermosa estimulación de toda clase, de suavidad, de calidez, de amor, sentía que todo mi cuerpo estaba siendo acariciado por una energía tersa, aclimatada y tierna, por las manos de los dioses… no dejaba de sonreír, mis músculos empezaron a tener espasmos tenues, era hermoso, mis parpados pesaban así que cerré mis ojos, comencé a sentir que levitaba lentamente, estaba flotando en una nube de calor, como si estuviera justo sobre alguna clase de materia que se encontraba en vaporización, una nubecilla, un algodón tan generoso que me abrazaba con una gama de sensaciones indescriptibles, percibía burbujas de agua cálida, como si de un fantástico jacuzzi de 5 estrellas se tratase, la palpitación de mi corazón era claramente lenta y casi imperceptible en este punto, mi respiración era cachazuda, incluso hablaba con C y trataba de limpiarme, de secarme esa agua ultrasagrada de mi piel, tosía como si estuviera ahogándome, me pasaba las manos desesperado por mi rostro y las miraba, pero estaban totalmente secas, no había nada de humedad realmente (cabe resaltar que C pasó exactamente por los mismos efectos que yo en el mismo tiempo, es decir, el me decia que estaba mojado y soltaba carcajadas cuando coincidamos en un pensamiento sobre el efecto)… seguí tendido en mi trip los siguientes minutos, sentía que yo comenzaba a convertirme en agua, me derretía, sentía como mis extremidades se desparramaban por los bordes de mi cama y acariciaban el suelo de la habitación.  
Esa calidez, sí… esa calidez tan legendaria y al mismo tiempo tan falsa, lo perdí todo por un momento único de felicidad única…. cuando menos de di cuenta estaba yo en el piso y empezó lo mas gracioso:  
-B!!! ¿Lo estas grabando? 
-¿Grabar qué? 
-Estoo!! Tan bonito que se siente! 
-No wey, no se donde dejé mi celular 
-Pinche B, grabalo! Andale!. 
-Ok voy por mi celular (en ese momento me pongo de pie y se repite todo) 
-Un momento, ¿Por qué me puse de pie? 
-No sé, da hueva pensar, no te ha pasado? 
-Jajajajajajajaja si C da hueva pensar jajajajajajajajajajajajajajajajajajajaaaa 
-pero ¿Lo estas grabando? 
-¿Grabar qué, C?
-Pues esto tan bonito que siento! 
-Ah, deja voy por la cámara (me puse de pie y al menor parpadeo de nuevo me encontraba en el piso) 
-B!!! 
-Mande C!! 
-Esto está muy cabron, si el mundo lo descubriera dejaría de coger, de buscar el dinero y la fama, esto esta muy chingon, es otro tipo de realidad. ¿Coger qué?. Nada que ver con esto!! 
-Sí C!!, agradecemee!! 
-Grabalo, tu lo estas grabando todo, ¿no? 
-¿Grabar qué?......  
No se cuantos minutos estuvimos dándole vueltas al mismo tema, ardiendo en euforia y bañados en calidez, soltando muchas carcajadas, lagrimeando felicidad y gusto, deslavando todo lo negativo del mundo y ensalzando la preciosa sensación que nos había provocado la droga, toda una parafernalia…en este punto sentía que viajaba por el tiempo, llego un momento en el que C me decía que ya no me preocupara por grabarlo, que no iba a lograr hacerlo, que ese era el punto, era el trip….  
Estábamos encerrados en mi habitación, las cortinas azul marino cerradas dejando entrar unos cuantos rayos de luz lúgubres del atardecer, la pantalla conectada a la lap mostrando el mismo video de cyberdroga una y otra vez.. el video muestra colores azules y morados en destelloz fugaces, C y yo apreciábamos como dichos pigmentos tan nítidos evacuaban la pantalla plana y digital para tomar vida en nuestra realidad sensorial, todo se veía supremamente psicodélico…. Los tonos azules bailaban por toda 
mi recamara, tenia sinestesia, veía música y escuchaba sensaciones, colores, distorsiones, fantasmas, la música, todo danzaba en la habitación psicodélica junto conmigo y C que moríamos de risa y de felicidad… 
Me inundó un sentimiento narcisista, omnipresente y omnipotente, sentía que lo podía todo, sentía que era un chingón, que era el mejor del mundo, sentía que era un superman, un buda…algo pasaba, mi ritmo cardiaco se alentaba, sentía una presión en los pulmónes, no podía respirar, me ahogaba, sentía mi sangre hirviendo, comencé a tener un poco de miedo.  

De pronto desperté, estaba yo en la calle, en una esquina gélida y sucia, parecían ser las 7 A.M. estaba afuera de un antro con la ropa extremadamente sucia, de vómito, sangre, alcohol y mugre en general, todo era un sueño, todo era una mentira, me sentí aterrado, me puse de pie y allí estaba de nuevo en mi habitación, riéndome con C… ¿Estoy viviendo otra realidad, y si más bien soy un tipo que se drogó en un bar y fue golpeado pero la droga me hace creer que estoy en casa, con un amigo que no conozco?. 
Preso del terror comencé a tratar de volver en sí, mi amigo C estaba asustado, me dijo “no te levantes B, tranquilo, tranquilo, no te muevas”, tenía una expresión de horror en su rostro, como si yo fuera un demonio buscando devorarlo, yo no entendía lo que pasaba, sólo tenía miedo, mucho miedo, sentía que había algo más en mi casa, que quizá todo era una mentira, ya no sabía lo que era realidad o no, esa experiencia del borracho afuera del antro me dejo horrorizado, fue tan real, sentía el piso gélido de la banqueta, la tela de mis prendas sucia y húmeda, sólo quería llorar, quería que todo volviera  a la normalidad. En vano busqué mi celular, mi teléfono, no había nada, ¿Dónde los pude haber dejado?, ¿Qué he hecho?. Traté de sentarme y recapacitar, entonces, una  voz comenzó a decirme cosas muy crueles, sobre mi persona, sobre mi vida, empezó a lapidarme con humillaciones, que de mi malestar y sufrimiento se nutría, lo sabía, había alguien más en la casa, no lo recuerdo bien, tengo imágenes borrosas de una entidad humanoide, alta, delgada, color negro, con un rostro antinatural, a veces lucia totalmente blanco, se movía muy rápido, no me permitía verlo, sólo sentía como caminaba detrás de mi, todo era borroso, todo se movía, no podía concentrarme, sólo sentía pánico, no podía respirar, ni moverme, estaba a punto de romper en llanto, cuando de pronto vi la puerta del departamento y me decidí a salir, estaba despersonalizado, me sentía en un sueño, como si el contorno de mi cuadro visual estuviera muy clarito, justo como simulan en las caricaturas los sueños, un video con bordes blanquizcos degradados, toda la gente me miraba muy raro, yo no sabía por qué, no podía pensar, un carro casi me arrolla pero no le di importancia alguna.  

Parecía un auténtico zombie, sólo vagaba sin sentir nada, no sabía ni que día era, ni lo que había pasado, después de dar vueltas por la cuadra volví a mi departamento, ya había oscurecido, todo estaba tirado, terriblemente desordenado, el ojo del huracán, no entendía, no recordaba haber hecho eso, todo el dinero de la quincena había desaparecido de la mesa, no estaba mi celular, mis llaves, el refrigerador había sido saqueado pero no hurtado, había comida aventada por todos lados, una sensación de asco circuló por todo mi ser, ¿Y C!? ¿Dónde está C?, no recordaba nada, me senté, trate de limpiar la casa un poco, al mismo tiempo que recordaba algunas cosas, ¿Cuándo se fue C?, ¿Le habré hecho algo malo?, ¿Lo golpeé?, ¿Lo corrí?, ¿El nunca existió y sólo fueron recuerdos implantados?, ya ni siquiera recuerdo su rostro… sólo tengo unos flashbacks, es el subiéndose a una especie de auto, tengo visiones en las que es un taxi, otras es una ambulancia, el está muy enojado y asustado, yo estoy parado diciéndole que se quede, que no quise hacerle daño, el chofér se burlo y se arrancó…, hoy en día no sé si fue verdad, no sé si es un recuerdo implantado.  
Trataba de hablarle por teléfono a algún médico, a C, a alguien, pero no encontraba mi estúpido celular, quizá ahí tenia videos, o mensajes que me evidenciaran que C si existió, o lo que pudo haber pasado, nunca encontré mi celular, comencé a buscar desesperadamente, moví todos los muebles, mi cama, levanté el colchón, fui al baño, ¿Dónde demonios estaba?, todo se movía, las paredes mostraban una animación al estilo liquify, mierda, me quede así, ya no puedo ver ni pensar normal, no sabía que hacer, era terrible, por mi cabeza pasaban todo tipo de recuerdos y pensamientos, lo más lindo de mi infancia, lo que estaba haciendo justo un día antes de haberme metido esa estúpida droga, la escuela, mis amigos que abandoné, esa chica de cabello azul, piel fantasmal y ojos grandes de la que me enamoré, ella era tan linda, eran tan hermoso chatear con ella diario, compartirlo todo, aun la recuerdo, no sé que haya pasado con ella, recuerdos que me erizaban la piel y me llenaba la cara de lágrimas, he arruinado todo, jodí mi vida por una puta droga. Sólo seguía sintiendo  un ser en mi casa, al lado de mi, se movía rápido, no dejaba de joderme, de pronto una voz grave en tono serio me dijo al oido: “Debes hacerle caso, el es el túlpa, el conejo, si el dice algo debes de hacerlo porque el es tulpa, es el conejo y el es el jefe”. Me quedé petrificado, sentía que me lo decían al oído, sólo sentía como un humanoide estaba por mi casa, se movía, me miraba detenidamente como un gato, en este  momento sentí la verdadera soledad….  

Si crees que ser abandonado por tu pareja, traicionado por tus amigos, no ir a la escuela por estar deprimido o no ir a fiestas es estar sólo… permíteme decirte que no conoces la verdadera soledad, está es la verdadera soledad, estás drogado, te jodiste el cerebro, perdiste todo contacto con la realidad, no sabes lo que es verdad o lo que es mentira, lo que pasó o lo que no pasó, no tienes dinero, ni celular, y no le pides ayuda a nadie porque en el fondo sabes, que NADIE hará NADA por ti, no podrán hacer nada, quizá se preocupen por ti unos días, pero tarde o temprano seguirán adelante, seguirán sus vidas y te olvidarán a ti, como el fantasma de un ser humano que se quedó en el viaje por un estúpido ajo, eso si es soledad, que te percibas a ti mismo como un objeto, un lápiz o una silla, donde la gente sólo se sienta y luego te olvidan por años…,nadie te recuerda y tu no puedes ni podrás hacer nada.  
Esa horrible sensación de no saber lo que haces o lo que no haces, de lo que es verdad y de lo que es el viaje, de lo que era tu vida o de lo que te imaginas, ver que todo se mueve, sentirte abandonado e inmovilizado, no puedes llorar ni siquiera del shock, estoy paralizado, esa terrible sensación me acompaña desde entonces…  
De nuevo tengo esa visión, ese recuerdo, allí estoy yo afuera de un antro con la ropa ensangrentada, mi cara mugrosa  y en mis manos, como todo, llorando ¿Qué paso? y mi cabello desaliñado, el piso lleno de vómito y el día amaneciendo, el frío es terrible, ¿Quién soy yo?, ¿Dónde estoy?, ¿Hace cuanto me di el ajo?, Me veo al espejo y no me reconozco, ¿He sido siempre así?, ¿Por qué me veo tan viejo?, ¿Dónde está mi casa?, ¿Y mi celular?, ya casi no recuerdo a nadie, ni siquiera a mis amigos…., a veces esa entidad pasa cerca de mi y me dice cosas terribles al oído, estoy muy asustado, pero ni si quiera puedo llorar, no tiene caso, nadie podrá ayudarme, ni siquiera un médico podría hacer algo por mi, trato de ver los nombres de las calles y avenidas para ubicarme.. pero no las reconozco, son nombres raros, como si golpetearas el teclado al azar “jikfds” no puedo concentrarme en leer, todo se mueve, como en esas ilusiones óptica, recuerdo que tenía una familia?, ¿Cómo era mi madre?, ¿Me gustaban mucho los videojuegos?, ¿me drogué alguna vez?, tengo trabajo para recordar todo, no sé que hago, heeey por qué estoy tan sucio? ¿Por qué estoy taaan viejo?  ¿Cuánto tiempo ha pasado?, ¿Y mi celular?, ¿A qué hora se fue L?... Creo que he estado aquí antes. ¿Qué le ha pasado al mundo?, ¿Qué le he hecho a mi vida?  
TE ODIO PUTO AJO  


2 comentarios :

  1. Joder, feliz cumpleaños! :D
    El único blog que me ha tenido enganchado desde hace mucho, y me seguirá teniendo enganchado por un muy buen tiempo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, gracias por leer y por la felicitación!!

      Eliminar