"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

lunes, 27 de enero de 2014

Laughing Jack


Era un buen día de verano, mi hijo de 5 años de edad, James, estaba jugando afuera, en el patio trasero de la casa. James siempre ha sido un chico tranquilo, suele jugar solo, nunca tuvo muchos amigos, pero él siempre ha tenido una imaginación salvaje.
Yo estaba en la cocina, dándole de comer a nuestro perro, cuando me enteré de lo que sonaba como James hablando con alguien en el patio trasero. No estoy segura de a quién le podría estar hablando, ¿Podría haber hecho un amigo? Al ser una madre soltera es difícil para mí mantener siempre un ojo en mi hijo, así que decidí salir a la calle y ver cómo estaba.


Cuando entré en el patio trasero estaba un poco confusa, ya que James era la única persona allí. ¿Hablaba consigo mismo? Juraría que oí otra voz.  En ese instante, lo llamé. Él entró y se sentó en la mesa de la cocina, ya que era la hora del almuerzo, así que decidí hacerle un sándwich de pavo. -James. ¿Con quién estabas hablando por ahí?", le pregunté. James levantó la mirada por un momento, "Estaba jugando con mi nuevo amigo", dijo sonriendo. Le serví un poco de leche y seguí para hacer palanca, como cualquier buena madre haría. "¿Tu amigo tiene un nombre? ¿Por qué no le preguntas si quiere comer con nosotros? ", le pregunté. James me miró por un momento antes de responder: "Su nombre es laughing Jack. Yo  retrocedí un poco por lo que había dicho. "Ah, ¿Sí? Es un nombre extraño. ¿Cómo es tu amigo? ", Le pregunté un poco confundida. "Es un payaso. Tiene el pelo largo y una gran nariz. Tiene brazos largos y grandes pantalones, con calcetines a rayas, y siempre sonríe. "Me di cuenta que mi hijo estaba hablando de un amigo imaginario. Supongo que es normal que los chicos de su edad tengan amigos imaginarios, sobre todo cuando no se tiene niños reales con los que jugar. Probablemente es sólo una fase.
El resto del día transcurrió como de costumbre, y se fue haciendo tarde así que puse James en la cama. Yo lo metí adentro, le di un beso, y me aseguré de encender su lámpara de noche antes de cerrar la puerta. Yo estaba muy cansada, así que me decidí a ir a la cama poco después. Tuve una pesadilla horrible.
Estaba oscuro. Yo estaba en una especie de parque de atracciones ruinoso. Estaba asustada, corriendo a través de un campo interminable de tiendas de campaña vacías,  y algunas chozas de juego. Todo el lugar tenía un aspecto horrible. Todo era blanco y negro, los premios eran peluches todos colgados de sogas en las cabañas de juego, todos con sonrisas enfermizas cosidas en sus rostros. Se sentía como si todo el parque estuviera mirándome a mí, a pesar de que no había otro ser vivo a la vista. Entonces, de repente, empecé a oír la reproducción de música. El tema "Pop Goes the Weasel" se estaba reproduciendo en un acordeón que lograba oír a través del parque, me hipnoticé. Seguí su melodía a la carpa de circo casi en trance, incapaz de evitar que mis piernas se movieran hacia adelante. Era completamente negro, la única luz provenía de un solo proyector que brillaba en el centro de la gran carpa. Mientras caminaba hacia la luz de la música más lenta, me encontré cantando incapaz de detenerme.
La música se detuvo justo antes de su culminación, y de repente se encendieron más luces. La intensidad de las luces me dejo prácticamente ciega, lo único que podía ver era una pequeña silueta oscura que venia hacia mí. Luego apareció otro, y otro, y otro. Había docenas de ellos, todos se acercaban. No podía moverme, mis piernas se congelaron, lo único que podía hacer era ver como las siluetas inquietantes se acercaban. A medida que se acercaban pude ver... ¡eran niños! Mientras miraba a cada uno de ellos me di cuenta de que todos eran horriblemente desfigurados y mutilados. Algunos tenían cortes por todo el cuerpo, otros fueron gravemente quemados, y otros tenian sus miembros mutilados, ¡incluso los ojos! Los niños me envolvían, arañando mi carne, me arrastraban a la tierra, y desgarraban en mi interior. A medida que los niños me destrozaban y me desvanecía, todo lo que podía oír era la risa, horrible, horrible, esa malvada risa.
Me desperté a la mañana siguiente en un sudor frío. Después de tomar unas cuantas respiraciones profundas miré y vi que algunas de las figuras de acción de James me miraban a la cara desde mi mesita de noche. Suspiré, James probablemente se había despertado temprano y puso sus juguetes ahí. Recogí sus juguetes y me dirigí a la habitación de James, sin embargo, cuando abrí la puerta, James estaba profundamente dormido. Me encogí de hombros y coloqué los juguetes de nuevo en su caja de juguetes, y me dirigí a la sala de estar. Un poco más tarde James se despertó y le hice el desayuno. Él estaba tranquilo y parecía un poco aturdido, quizá no dormía bien tampoco. Decidí preguntarle sobre los juguetes, ¿James, pusiste los juguetes en la habitación de mamá esta mañana?" Sus ojos se alzaron hacia mí por un momento y rápidamente miró hacia abajo a sus cereales. "Laughing Jack lo hizo." Le contesté: "Bueno le dices a Jack que mantenga sus juguetes en su habitación." James asintió y terminó su desayuno, luego decidió ir a jugar en el patio trasero.
Fui a relajarme en la sala de estar y debí haberme dormido, porque me desperté un par de horas más tarde. "¡Mierda! Tengo que ver a James. "Yo estaba un poco preocupada, había pasado más de 2 horas. Fui al patio trasero, pero James no estaba allí. Yo estaba nerviosa, así que lo llame ¡JAMES! JAMES ¿Dónde estás? "En ese momento oí una risita proviniendo del patio delantero. Salí corriendo por la puerta hacia el frente de la casa. James estaba sentado en la acera. Di un suspiro de alivio y me acerqué a él, "James cuántas veces te he dicho que te quedaras en el patio trasero"... James, ¿qué estás comiendo?" James me miró y luego metió la mano en el bolsillo y sacó una mano llena de caramelos de todos los colores. Esto me puso muy nerviosa, dije "James, quien te dio los dulces?" James me miró sin hablar. “!JAMES! Por favor, dile a mamá quien te dio los dulces". James bajó la cabeza y dijo:" Laughing Jack me los dio". Mi corazón se hundió, me arrodillé mirándole a los ojos," James. He tenido suficiente de este laughing Jack, maldita sea !NO ES REAL! Ahora bien, esta es una situación muy grave y necesito saber quién te dio el caramelo!". Me miró a los ojos," Pero mamá, Jack me dio los dulces." Yo cerré los ojos y respiré hondo, James nunca me ha mentido, pero lo que me está diciendo es imposible. Hice que escupiera el caramelo y deseché el resto, James parece estar bien. Tal vez estoy exagerando después de todo, lo  podría haber conseguido de Tom y Linda de al lado, o del Sr. Walker por la calle. De cualquier manera voy a tener que tener un mejor control sobre James. Esa noche puse a James a la cama como de costumbre y decidí ir a la cama temprano también yo.
De repente me despertó un fuerte ruido procedente de la cocina. Salté de la cama y corrí escaleras abajo. Cuando llegué a la cocina, estaba horrorizada. Cada cosa que había en los mostradores se había caído al piso, y nuestro perro Fido estaba muerto colgado de la lámpara. Su estómago estaba abierto y relleno de caramelos, del mismo tipo que James estaba comiendo ese mismo día. Mi impresión se fue rompiendo rápidamente por un grito agudo procedente de la habitación de James seguido de fuertes choques. Rápidamente agarré un cuchillo del cajón y me trasladé por las escaleras con la velocidad que sólo una madre cuyo hijo está en peligro podía tener. Entré por la puerta y encendí las luces. Todo en la habitación fue golpeado y tirado al piso, mi pobre hijo en su cama llorando y temblando de miedo, un charco de orina manchando las sábanas. Recogí a mi hijo y salí corriendo de la casa y me fui al lado a la casa de Tom y Linda, afortunadamente aún estaban despiertos. Me dejaron usar el teléfono y llamé a la policía. No tardaron mucho en llegar, y le explique lo que había sucedido, me miraron como si estuviera loca. Registraron la casa, pero lo único que encontraron fue un perro muerto y 2 habitaciones desordenadas. El oficial me dijo que probablemente alguien había entrado en la casa y que he hecho lo correcto. Yo sabía que no era cierto. Todas las puertas estaban cerradas y ninguna de las ventanas estaban abiertas, lo que estaba en mi casa no viene de fuera.
Al día siguiente, James se quedó dentro, yo no quería que se fuera de mi vista. Entré en el garaje y me encontré el monitor con que vigilaba a James cuando era bebé y lo coloqué en su habitación, si algo entra en su habitación esta noche,  iba a ser capaz de escucharlo. Fui a la cocina y cogí el cuchillo más grande del cajón y lo puse en mi mesita de noche. Amigo imaginario o no, no voy a dejar que nada dañe a mi niño.
Muy pronto llegó la noche. Puse a James a la cama, aunque tenía miedo, pero yo le prometí que no iba a dejar que le pase nada. Yo lo metí adentro, le di un beso, y encendí la luz de noche. Antes de cerrar la puerta le susurré "Buenas Noches James, Te amo."
Traté de mantenerme despierta todo el tiempo que pude, pero después de unas horas me sentí demasiado cansada. Mi hijo estaba seguro en su cuarto y necesitaba dormir. Justo cuando puse mi cabeza en la almohada oí un ruido suave en el monitor de bebé que había puesto en mi mesita de noche. Al principio sonaba como interferencia, como el tipo de sonido que hace la radio. Luego se convirtió en un suave gemido. ¿James durmiendo?
Luego lo escuché, la risa de mi pesadilla, esa risa horrible. Salté de la cama y agarré el cuchillo debajo de la almohada. Corrí a la habitación de James. Probé el interruptor de la luz, pero no funcionaba. Di un paso y pude sentir un espeso líquido caliente en mis pies. De repente la lamparita de James se encendió y pude ver con horror absoluto lo que estaba en frente de mí.
El cuerpo de James fue clavado en la pared, lo perforaron a través de las uñas de sus manos y pies. Su pecho estaba cortado muy abierto y sus órganos colgaba hasta el suelo. Sus ojos y su lengua se habían retirado junto con la mayoría de sus dientes. Yo estaba indignada, casi no podía creer que era mi hijo. Entonces oí de nuevo, el suave gemido desesperado. JAMES todavía estaba vivo! Mi niño, mi pobre niño... Corrí a través del cuarto y vomité en el suelo, pero fuí interrumpida por una carcajada terrible que venia detrás de mí. Me di la vuelta al mismo tiempo que limpie la bilis de mi boca, y luego desde la sombra surgió el demonio responsable de todo este horror, Laughing Jack. Su piel blanca y el pelo del fantasma negro colgaban hasta sus hombros. Tenía penetrantes ojos blancos rodeados por anillos de color negro oscuro.
Su sonrisa torcida reveló una hilera de afilados dientes, y su piel no se parecía a la piel en absoluto, casi parecía de goma o plástico. Vestía un traje blanco y negro irregular, parecía un payaso con camisa de manga larga y calcetines a rayas.
Su cuerpo sí era grotesco, sus largos brazos colgaban hacia abajo más allá de su cintura y la forma en que estaba le daban un aspecto casi sin hueso, como un muñeco de trapo. Dejó escapar una risa repugnante como para hacerme saber que estaba contento con mi reacción a su "trabajo". Él se dio la vuelta lentamente delante de James y comenzó a reír aún más. Eso fue suficiente para sacudirme de terror, y le dije: aléjate de mi niño, hijo de puta!" Corrí hacia monstruo levantando el cuchillo por encima de mi cabeza, y lo apuñalé, pero tan pronto como el cuchillo le tocó desapareció en una nube de humo negro.
El cuchillo pasó a través de James y lo perforó,  el corazón de James sigue latiendo, salpicando la sangre caliente en mi cara...
No... ¿qué he hecho? Mi niño, mate  a mi niño! Inmediatamente me caí de rodillas, y yo podía oír las sirenas en la distancia cada vez más fuerte... Mi hijo, mi bebé dulce ... Le prometí que le protegería ... pero fallé ... lo siento James ... Lo siento mucho.
La policía no tardó en llegar a encontrarme frente a mi hijo, todavía empuñando el cuchillo cubierto de sangre de mi hijo.
El juicio fue corto, una locura. Me pusieron en la Casa Phiropoulos para criminales dementes, donde he estado durante los últimos 2 meses. No es tan malo estar aquí, la única razón por la que estoy despierta es porque alguien está tocando "Pop Goes the Weasel" fuera de mi ventana...todos los dias por la mañana...

* "Pop goes the weasel" se trata de una canción infantil popular inglesa.
Este personaje fue creado en DeviantArt por el usuario SnuffBomb, el cual también se ha dedicado a subir imágenes y fotos de otros personajes populares de creepypastas como Jeff the killer.

1 comentario :