"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

martes, 24 de septiembre de 2013

Whimsywood


Siempre he odiado los viajes por carretera.
No estoy usando el término "odio" a la ligera. Siempre he odiado los viajes largos, sobre todo cuando era niño. Las horas y horas que pasé de hacinamiento en la parte trasera de un vehículo me llevaron a la locura adolescente. El sonido de la carretera siempre parecía lo bastante alto para que pudiera mantener una conversación con mis padres en la delantera. Estaba desesperado por romper la la monotonía - En realidad me gustaría poder oír a mis padres.


A veces mi mamá trataba de hacer que los viajes fueran un poco menos insoportables ... para los dos. Me compraba una pila de cómics o un par de nuevas figuras de acción, y se escondían hasta que el temido día llegara. Naturalmente, yo lo sabía y por lo general terminaba intentando sabotear el intento. Supongo que siempre he odiado la espera, de verdad.
Voy a contarte uno de estos viajes. El viaje más abrumadoramente aburrido, sin embargo, desde mi casa en Nueva York a la casa de mis abuelos en Arizona.
Sí, fuimos a Arizona, y yo ya había leído todos los cómics el días antes. Nos detuvimos en un par de hoteles por la noche en el camino, y  llegamos a estirar las piernas en patios de las escuela, pero la mayoría del tiempo lo pasé estando sentado,con el cinturón de seguridad , envuelto en el zumbido implacable de los neumáticos sobre el pavimento.
Ni siquiera sé en qué estado estábamos cuando vi la primera valla. La pintura estaba deteriorada, casi cubierta por árboles crecidos ... algo que no dificultaba que viera lo que había escrito en ella:
"Whimsywood" escrito en letras multicolores con forma de globo y la imagen de un unicornio.
Como pasamos rápido, apenas podía leer el pequeño texto debajo de la imagen de la criatura mítica.
"Juegos, paseos!! Animales, Diversión en familia! A 25 kilómetros"
"¡Mamá!" -Grité tan fuerte como pude.
"MAMÁ! MAMÁ! Hay un parque!"
Ella lo había visto. Ambos. Mi padre, conduciendo, apartó sus ojos de la carretera por un segundo y los dos intercambiaron una mirada insegura. Era una mirada que nunca había visto antes. Ellos no quieren detenerse allí.
"Mamá ...?"
Debo haber sonado increíblemente patético, a pesar de que yo no estaba tratando de serlo, porque ella se volvió con una sonrisa.
"Está bien", dijo, "si está abierto,  vamos a ver cuánto cuesta para entrar"
Eso era todo lo que necesitaba oír. Ahora rebotaba en mi asiento, totalmente entusiasmado. Me sentía renovado.
Veía los coches pasar y miraba en sus ventanas siempre que era posible. Buscaba otro niño como yo que tal vez volviera del parque. Si veía un chico con un banderín Whimsywood o un animal de peluche de gran tamaño o incluso una simple sonrisa en su cara, significaba que el parque estaba abierto.
Cada coche que pasaba estaba vacío, sin embargo. Bueno, a excepción de los adultos, pero ¿quién se preocupa de ellos?
Traté de convencerme de que en la orilla de la carretera había señales de que el parque estaba realmente abierto. Una sucia muñeca con un agujero en su cara, una manta de colores revoloteando en las ramas de un árbol muerto, incluso un mono del calcetín que descansa en la línea divisoria central de la carretera.
Había suficientes niños que podrían haber dejado esas señales, así que estaba más convencido de que el lugar iba a ser impresionante.
Un segundo cartel pasó zumbando. El mismo logotipo Whimsywood, la misma cabeza de unicornio, el mismo estado de deterioro. Colgando de la valla había un pequeño letrero de madera pintado con letras rojas: "ABIERTO"
"MAMÁ! PAPÁ!"
"Lo sé, lo vi."
Mi papá se volvió a mamá otra vez con una sonrisa: "Bueno, supongo que vamos."
El cartel final Whimsywood estaba al final de un camino de grava que pasaba detrás de la línea de árboles. La señal era muy similar a las vallas publicitarias, pero a pesar de estar en mejor estado,  parecía aún mayor. Las letras fueron pintadas a mano en un estilo de período antiguo, y el texto debajo de la cabeza del unicornio difería ligeramente. "Juegos de azar! Atracciones mecánicas! Animales raros! Diversión sana para todos!"
A Papá no le gustó la idea de tomar el tramo de grava. Él gruñó y se quejó de todo el camino mientras los neumáticos crujían en la tierra.Oí que decía algunas malas palabras, pero todo lo que me importaba era la diversión que se acercaba rápidamente.
Pasado los árboles, el parque Whimsywood era espectacular. Podíamos ver casi la totalidad del parque, varios acres despejados con un corto y largo edificio actúa como una puerta de enlace entre la calzada inclinada hacia abajo y los puestos de juegos, zoológico y atracciones.
Estaba realmente emocionado, como un subidón de azúcar.
"Wow," Mamá comentó: "En realidad es bastante agradable."
Papá aparcó el coche en la pendiente hacia el aparcamiento con un profundo suspiro.
El aparcamiento estaba medio lleno de coches, que probablemente fue un poco sorprendente para mis padres. Las minivans y camionetas repartidas por toda la extensión de grava demostraron que sí, Whimsywood estaba abierto.
Tenía la intención de correr hasta las puertas del edificio para ver si estaban cerradas.
"Hey!" dijo papá cuando yo eché a correr hacia adelante.
Me quedé inmóvil en el lugar,  avergonzado hice el camino de vuelta a su lado. Juntos, los tres, nos acercamos al edificio. Más espera.
Papá abrió la puerta y la sostuvo para mamá y yo .. yo primero, por supuesto. Había una caja de madera junto a la puerta principal que simplemente decía: "Paga lo que puedas! ($5 para cualquiera mayor de tres años sugerido.)" Me pareció ver a papá dejar un billete de diez dólares y protestar por mi edad, pero estaba muy contento de entrar.
El interior del edificio estaba a oscuras, iluminado por una hilera tras otra de los gabinetes de juegos de arcade y letreros de neón que colgaban de las paredes. Las señales no eran de ningún producto específico, sino que eran más en la línea de los conceptos generales. "Diversión", "maravillosa", y "Tubular!" - Ese tipo de cosas. Uno de ellos me llamó la atención confusamente: "Super-Power".
Yo no había ido a un arcade por mucho tiempo, así que tenía mi mandíbula arrastrando por el suelo. Ahora no estábamos en casa y no había posibilidad de volver a una furgoneta, estaba libre para correr como un loco. Yo estaba perdido rápidamente en medio de los pitidos y gritos y música computarizada de un centenar de videojuegos.
Los jugué todos. Un juego parecido a Centipede llamado "Skull & Crossbow" me llamó la atención. Tenía un niño pequeño con una ballesta en la parte inferior de la pantalla, disparando hacia arriba, como esqueletos y calaveras enrolladas en un cementerio, cada vez más cerca y más cerca de él.
Volví corriendo a mis padres, y mi madre ya tenía un puñado de dinero preparado para mí. Jugué por un tiempo ...pero no pudo llegar muy lejos sin morir, de modo que la "diversión" terminó bastante rápido.
Cuando regresé a mis padres esta vez, estaban hablando con un tercer adulto. Era una mujer en cuclillas, corpulenta, con el pelo negro viscoso y unas desagradables prendas de vestir negras. Ella llevaba un cuerno de unicornio en la frente, que se adjuntaba con una banda elástica.
"Bueno," dijo el papá a la señora: "Aquí está el chico."
La señora giró e inclinó la cara a mi nivel. Su rostro estaba arrugado, desgastado y viejo. Ella me saludó con una gran sonrisa amarillenta y su aliento olía a orina.
Yo no le respondí, en lugar de eso me escondí tras la pierna de mamá.
"Es tímido", explicó, "Fue un placer hablar contigo!"
Salimos rápidamente y nos fuimos al gran claro detrás del edificio.
"¿Quién era?" Finalmente le pregunté cuando estábamos fuera de su alcance.
"Ella trabaja aquí", dijo papá. Hizo una pausa y añadió: "No le pude sacar ni una sola palabra."
Mamá y papá intercambiaron una mirada agitada una vez más.
Durante unos quince minutos, corrí de una atracción a la siguiente mientras papá comprobaba varias veces su reloj. No me importaba, era mi única oportunidad para realmente disfrutar. Quería llevar el reloj de papá y destrozarlo. Yo quería quedarme aquí, no ir a la estúpida Arizona.
El zoológico tenía lo habitual. Cabras, gallinas, y un infierno de un montón de excrementos. Un anciano sentado en un fardo de heno en el centro del zoológico le daba de comer a los pájaros y cuidaba de las cabras. El anciano estaba vestido muy parecido a la mujer de antes, hasta el cuerno de unicornio de plástico en la cabeza.
Él me sonrió.
El viejo me hizo señas. Le seguí a una distancia segura.
Mientras estaba a un par de metros del viejo, echó su mirada hacia abajo en la paja bajo sus pies. Yo hice lo mismo.
Luego, extendió un poco de paja a un lado.
Justo debajo estaba uno de los pollos. Estaba inmóvil, con la cabeza torcida. Empujado por el viejo al patear la paja, algunos gusanos se retorcían y giraban alrededor del pico de la criatura.
Cerré los ojos con el viejo, que seguía sonriendo.
"No se lo digas a los otros niños", susurró, "Todos ellos quieren verlo."
Puso su dedo en sus labios.
Siempre me han gustado los animales, y eso era bastante perturbador. Corrí a mi mamá con un paso tan incómodo que ella sabía por instinto que tenía que ponerse de rodillas para recogerme.
"¿Qué?" -me preguntó, "¿Qué pasa?"
"Hay un pollo muerto!"
"Oh."
"Está bajo la paja de ese hombre!"
"Bueno, estoy seguro de que va a deshacerse de él. A veces los animales envejecen, y mueren. Recuerda que hablamos de eso?
Como sin duda ya saben, ese no era el problema que tenía con toda la situación. Sin embargo, yo realmente no tenía las herramientas mentales adecuadas para averiguar exactamente cómo debía aclarar la situación.
Sostuve la mano a mi mamá y papá, casi colgando entre ellos, decidí lo que quería hacer a continuación en el parque.
Fue entonces cuando un anuncio se hizo eco a través del parque, realizado por unos altavoces de hojalata montados en los postes telefónicos.
"Bueno-bueno bien , bien! Bienvenidos a Whimsywood queridos! Deprisa, deprisa, id deprisa al túnel Lumberjack TIMBEEEEEERRRR-RR! Id al túnel y prepárense para reír! "
El locutor puso una voz de Goofy, mezclada con el estilo de publicidad de un anuncio de un Rally Monster Truck.
"¿Qué hay de eso", preguntó mamá, "¿Quieres ir?"
Me sentí un poco menos enfermo ahora, casi olvidando que algo estaba mal.
"¡Claro!" Me animé.
El túnel era como cualquier túnel de parque de atracciones ... con una pista de metal y una montaña rusa de que conduce al propio túnel a través de las pistas. La boca del túnel era de madera contrachapada con un recorte de una imagen de un leñador corpulento que parecía que había sido abandonado en la lluvia durante casi un siglo. La mayoría de sus rasgos faciales estaban borrados aparte de una espesa barba.
Me metí en el carro para partir. Otros niños ya estaban sentados, y había una sensación real de que podría abrirme camino empujando a unos cuantos.
Una mujer estaba de ronda, haciendo que todo el mundo ese abrochara los cinturones de seguridad. Cerca de allí, había dos personas con trajes de unicornio haciendo cabriolas y trotando alrededor, haciendo relinchos y resoplidos.
A mi lado en el carro había un niño gafas de botellas y una camisa de rayas verde y blanco.Tenía una mancha de moco rondando por el labio superior, que él continuamente inhalaba de nuevo mientras miraba con asombro. Si este chico sonrió más ancha, su cabeza hubiera caído.
Cuando la mujer finalmente terminó la ronda, ella se sacudió y me empujó bruscamente, lanzando sus manos en mis brazos a mi pecho, a mi pierna, y golpeando mi entrepierna de una manera que me dio una sensación fugaz de incomodidad extrema. Sucedió tan rápido que ella ya se estaba moviendo antes de que pudiera siquiera decir una palabra.
Y con eso, el carro se cerró.
Todos los chicos saludaron a sus padres, que les devolvieron el saludo. Mis manos estaban firmemente en la barra de metal que sostenía los niños en su lugar mientras miraba hacia mis padres, todavía atónito por lo que acaba de suceder. Mamá y papá saludaron, su mirada de la felicidad y preocupación por mi aspecto desapareció como yo desaparecí en el túnel.
Después de todo esto sucedió, lo único que quería era olvidar la canción.
EL LEÑADOR DAN DAN EL LEÑADOR TALANDO TODOS LOS ÁRBOLES EN LA TIERRA
EL LEÑADOR DAN DAN EL LEÑADOR TUVO UN DURO DÍA DE TRABAJO
Es emitido desde los altavoces una y otra vez sin variación. Sonaba demasiado fuerte, y un par de niños delante de mí juntaron sus manos sobre sus oídos. La mayoría sólo se rieron y uno dijo: "No está tan mal. No sean tan gays!"
Pasamos escenas pintadas de paisajes forestales y pequeños leñadores autómatas. Era como estar en un tren en miniatura.
Al doblar una curva, la canción aceleró como una cinta de casete que se está reproduciendo en avance rápido.
LÑBRDORNLMBRJKDNCLRINGLLTRBJNDORKIGNTHERRA LÑBDORNLMBRJKDNDRDATRERTBALMJORJKMAN
LÑBRDORNLMBRJKDNCLRINGLLTRBJNDORKIGNTHERRA
LÑBDORNLMBRJKDNDRDATRERTBALMJORJKMAN
LÑBRDORNLMBRJKDNCLRINGLLTRBJNDORKIGNTHERRA
LÑBDORNLMBRJKDNDRDATRERTBALMJORJKMAN
La voz chirriante y aguda era ensordecedora. Ahora todos los chicos estaban cubriendo sus orejas.
Miré a los leñadores mecánicos, continuamos por el paseo. Se movían más rápido, tanto que parecía que se iban a soltar sus bisagras.
A medida que continuamos, los leñadores estaban cortando otras cosas.
Animales de granja.
Gente.
Los pequeños leñadores se habían trasladado a un pequeño asentamiento de cabañas de madera y estaban sin descanso, talando personas. Chorros de sangre de hilo de metal rojo se agitaban de un lado a otro desde que los asesinatos tortuosos comenzaron.
Las luces se apagaron. La canción todavía sonaba, todavía demasiado rápido y demasiado fuerte. Sentí que mis pantalones se mojaban.
El carro se sacudió. Se movió con mayor gravedad, como si alguien lo hubiera empujado por la parte delantera... a continuación, en el medio del camino ...volvió de regreso.
De repente, algo me golpeó en la mandíbula muy duro, como un puño. Sentí que algo azotaba mi cara también. Era como ser golpeado desde abajo por el zapato de un niño. Era casi como si alguien hubiera pasado volando, pateando con violencia.
Aturdido por el golpe terrible, me deslicé por debajo de la barra de seguridad y me desplomé en el piso del carro.Grité, pero la música ahogó el sonido. Estaba buscando ayuda del chico a mi lado, pero sólo encontré el espacio vacío de pared a pared en el carrito.
La música cesó y finalmente todo quedó en un silencio sepulcral.
En la oscuridad, me quedé tranquilo. Yo ni siquiera quería respirar profundamente. Buscaba alguna señal de que alguien seguía ahí, no la encontré.
Todo lo que oí fue un sonido como de un restaurante lleno de clientes odiosamente sorbiendo sopa. No era muy fuerte, pero en la oscuridad parecía hacer eco a mi alrededor.
Las luces nunca volvieron a encenderse, pero por suerte el carro habían seguido avanzando.  Al poco tiempo, vi la luz que salía del otro extremo del túnel, todavía agachado en el suelo y agarrando mi mandíbula hinchada.
Cuando me di cuenta de que era muy probable que había pasado el peligro ... o por lo menos supuse que lo era ... Metí audazmente mi cabeza fuera del carro y miré a mi alrededor, la luz del sol quemó mis ojo. Estaba solo.
No quiero decir que estaba solo en el carro, aunque yo estaba, sino que no había absolutamente nadie alrededor. Ni un solo padre estaba allí para saludar a los que venían.
El carro seguía moviéndose cuando me di la vuelta por el costado y cayó sobre el duro suelo. Yo estaba desesperado en este momento, casi llorando. Me moví tan rápido como pude a través de los terrenos,por lo que me dirigí de vuelta al centro del parque.
El zoológico estaba vacío a excepción de los animales ... todo estaba vacío. Los puestos de videojuegos sin vigilancia, y las otras atracciones zumbaban y resonaban sin pasajeros y sin operadores.
Mientras me movía a través de la construcción del arcade, me aseguré de mirar en cada fila de gabinetes para ver a mis padres habían llegado allí por alguna razón desconocida. Estaba tan desolado como el resto del lugar.
Cuando llegué al parking de estacionamiento, es cuando el alivio finalmente se apoderó de mí. Ahí estaban mamá y papá, caminando hacia el coche. Los otros padres estaban aquí también, haciendo lo mismo.
"Mamá", dije en voz alta, "¡Papá!"
Nada. Ni siquiera una vacilación en su paso.
"Mamáaaaaaaaaaaaaa!" Repetí en un tono desesperado.
Cuando me reuní con ellos me deslicé entre ellos y tomé sus manos otra vez.
Ambos se quedaron sin aliento en estado de shock y me miraron como si una especie de criatura de otro mundo les hubiera agarrado.
"Hey ..." Mamá dijo, casi como si estuviera recordando algo de muy lejos en el pasado, "Hey, ¿dónde estabas?"
"Mamá", yo empecé a llorar en este momento: "Mamá, yo estaba en el túnel. Me dejaste en el túnel, ¿dónde ibas, mamá?"
"El túnel?" Repitió, parecía desconcertada.
"El túnel" Papá sonrió a mamá, "Lo dejamos en un túnel!"
Él se estaba burlando de mí, actuaba como si lo que dijera no tuviera ningún sentido y me tomó por loco. Podía escuchar mi propio pulso.
"Papá, lo hiciste."
Nunca les convencí.
A día de hoy, nunca los convencí de nada de eso.
A pesar de que todos montamos en el coche y salimos de la pendiente de Whimsywood ... Diez segundos más tarde actuaron como si ni siquiera hubieran oído hablar del lugar. Ellos actuaron como si no hubiera habido interrupción en el viaje.
Mamá llegó a decir que lo había soñado.
Ella estaba hablando de que Whimsywood era un lugar muy agradable aunque un poco deteriorado ... y al momento siguiente estaba hablando acerca de que yo lo había soñado.
Vi otro coche detrás de nosotros que acababa de llegar del parque ... pero el niño que había estado montando en las atracciones no iba a bordo.
Fuera, por la ventana del lado del pasajero salió un conejo de peluche ... una taza de zumo ... y un libro para colorear.
En el momento en que llegué a Arizona, la combinación de la insistencia de mis padres de que yo había soñado todo esto, combinado con la monotonía del viaje restante, me había gastado.
Realmente comencé a considerar la idea de que no había sido real. Casi me había engañado a mí mismo hasta que en el viaje a casa, a la vuelta, pasamos las vallas de nuevo. "Juegos, paseos!! Animales, Diversión en familia! A 25 kilómetros"
"Oye, mira ..." Mamá dijo: "Has sido muy bueno, quieres ir allí?"
Para su gran sorpresa, me negué.

Créditos a Slimebeast

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada