"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

miércoles, 31 de julio de 2013

Ladrones de órganos

Esta leyenda es una de las básicas de internet y que todos conocen, pero merece la pena saber un poco de donde viene y que hay de cierto en esto:

"Un chico se emborracha y conoce a una chica en una discoteca, a los pocos minutos ambos deciden irse a un hotel donde el chico despertará horas más tarde…

Tras varios años saliendo con su novia Juan descubre que le era infiel, destrozado por la ruptura y después de varias semanas encerrado en casa por fin se decide a aceptar la invitación de sus amigos para salir de copas y ahogar sus penas en alcohol.


A las pocas horas y tras varios vodkas por fin decide acercarse a hablar con una chica que lleva toda la noche mirándole, siempre había sido un chico tímido pero el alcohol y los ánimos de sus amigos le empujan a entablar conversación. La chica está muy interesada en él y en media hora ambos están besándose apasionadamente.

Los amigos deciden dejar solos a los “tortolitos” y cambian de bar, dejando a Juan con su nueva amiga. La chica se empieza a poner más cariñosa e invita al chico a que la acompañe a un hotel donde podrán estar más cómodos.

Montan en un taxi donde Juan mareado por las copas y distraído por los besos y caricias de la chica ni se da cuenta de donde le llevan. Ambos entran en la habitación de un mugriento hotel pero no parece molestarles la suciedad del lugar, están demasiado concentrados el uno en el otro.

La chica saca una pequeña petaca (una botella de licor) y le ofrece a Juan la última copa mientras ella se asea en el baño antes de intimar. Juan emocionado por su éxito pega un trago, a los pocos segundos cae inconsciente, la bebida tenía algún tipo de droga…

Despierta varias horas después en una bañera llena de hielo, muerto de frío y con un fuerte dolor en la espalda. Aún medio drogado y con la cabeza a punto de explotar se da cuenta de que han dejado su teléfono móvil junto a un nota cerca de donde está tumbado.

“Llama a una ambulancia inmediatamente o morirás”

El chico asustado se levanta como malamente puede para observar horrorizado en el espejo que tiene dos enormes heridas en la espalda justo a la altura de los riñones.

Al llegar al hospital le confirman sus peores temores, una banda de traficantes de órganos le han extraído sus riñones, probablemente para venderlos a algún rico sin escrúpulos al que no le importe el origen de los mismo.

El chico a partir de ese momento tendrá que vivir permanentemente enchufado a una máquina de diálisis en el hospital hasta que, si tiene suerte, le encuentren un nuevo riñón y le puedan realizar un trasplante."


Una de las leyendas más antiguas surge como cadena de correo sobre 1997 con un objetivo: advertir a la gente de los peligros de "confiar demasiado" en alguien desconocido. Desde el S. XVIII ya se raptaban niños de los que extirpaban múltiples órganos y otras cosas de sus cuerpos por lo general para los nobles más ricos, que los necesitaban. A dia de hoy, a muchos niños raptados se les robaban los órganos para luego abandonar sus cadáveres.
Desde que en 1986 surge esta leyenda en Europa, emigra hasta América, donde triunfa en EEUU y más concretamente en Las Vegas.

A partir de la popularidad en España de la historia la doctora Blanca Miranda, coordinadora nacional de trasplantes en España, argumentaba así la imposibilidad de orquestar una práctica de tal calibre en la revista Muy Interesante (núm. 186, noviembre de 1996):

"Desde el punto de vista técnico, resulta inviable, ya que la cirugía de trasplante únicamente se puede llevar a cabo en un gran centro hospitalario, con un quirófano dotado de una tecnología muy moderna y costosa. Además, el período de isquemia -es decir, el tiempo durante el cual un órgano puede permanecer fuera del cuerpo- es extremadamente breve, lo que dificulta su manejo: el corazón y el hígado han de ser implantados antes de cuatro horas; el hígado antes de 12, y el riñón, entre 24 y 48. Por si fuera poco, los inmaduros órganos de los infantes sólo resultan viables entre los niños y son incapaces de hacer la función de las vísceras de una persona adulta."


Eso no quiere decir que no sea posible robar órganos siguiendo las directrices adecuadas, pues ha habido algunos casos cercanos:
En Nueva Dheli había toda una organización dedicada a esto en la que participaban hasta ciertos hospitales, enfermeras y médicos. El cabecilla era Amit Kumar, (aunque probablemente ese era solo uno de los nombres falsos que usaba) un cirujano el cual tenía múltiples cuentas y pasaportes.
Este atraía a las victimas a una casa rica con la promesa de una entrevista para encontrar trabajo pero dentro de allí dormían a las victimas, para, descubrir al despertar, que les habían robado un riñón. Eso órganos se vendían luego a ricos de todas parte del mundo por cantidades desorbitadas. Lógicamente, se hacía en un quirófano oculto en la casa.

Mohamed Salim, una de las victimas del caso anterior

Existen más mafias de robos de órganos, seguramente, pero actuarán de otra manera. Además no es difícil en ciertos lugares adquirir un órgano por un buen puñado de dinero, por ejemplo en ciertos lugares de India más de la mitad de la población solo posee un riñón, o en China, donde a los condenados a muerte se les extirpan ciertos órganos vitales. Siempre existirá algún mercado clandestino para cosas así...

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada