"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

lunes, 27 de mayo de 2013

Caso Ummo


Ummo es el nombre de un supuesto planeta del cual procedería una civilización extraterrestre que se habría puesto en contacto con personas de la Tierra. La información llegó en forma de documentos y cartas enviados a grupos de entusiastas del fenómeno OVNI y gozó de cierta popularidad en España y Francia en los años 60 y 70.

Estos seres afirmaban venir del planeta UMMO, un planeta en órbita alrededor de la estrella enana roja Wolf 424 (situada en la constelación Virgo) y se autodenominaban OEMII (hombres de ummo) en su propia lengua. Ellos mismos aclaraban en sus cartas los equivalentes fonéticos en su idioma de cuanta palabra les parecía necesario, lo que convertía dichos documentos en largos y repetitivos discursos. Así relataban, en alguno de sus informes, cómo habían llegado a la Tierra un 18 de marzo de 1950 aterrizando en Montserrat, en Barcelona. Allí tomaron contacto con los primeros humanos, disfrazados para que no los reconociesen y comenzaron a investigar el planeta, nuestras costumbres, cultura y lenguaje. Tiempo después empezarían las famosas cartas a diferentes personas a través de todo el mundo donde contaban diferentes aspectos científicos de su planeta, su tecnología y su sociedad.




Los entendidos en el fenómeno UMMO atribuían a los ummitas ciertas carecterísticas distintivas. Se comunicaban con los terráqueos por procedimientos sencillos y su comportamiento era algo contradictorio. Quizá fuesen un fraude, pero su falsedad era tan difícilmente demostrable como su autenticidad.

Durante los años 60 hubo en España algunos avistamientos de OVNIs en las localidades de Cubelles y Cunit donde se habían registrado fotográficamente los platillos, con el símbolo ummita en su panza. Estos habían sido vistos, según los lugareños, por muchas personas. Si embargo los únicos testigos que se tenían eran Josep Marcillas y Victor Lora. Más adelante hubo también un supuesto aterrizaje en Sitges, que había dejado una serie de huellas en el lugar de aterrizaje.

Tras estos avistamientos se comenzó a popularizar dicho símbolo, convirtiéndose en signo de autenticidad para cualquier avistamiento OVNI a lo largo de los años.


Supuesta foto, con un platillo con el símbolo ummita


Esto, se trata de una de las mayores estafas que ha habido relacionada con OVNIS. Todo fue un montaje, pero se llegó a hacer tan popular que llegaron incluso a surgir sectas sobre el tema.

El responsable del engaño sería José Luis Jordán Peña, un psicológo que llegó a ser presidente de la SEIP (Sociedad Española de Investigación Parapsicológica) y que ha afirmado ser el responsable de todo.
Según los documentos, fotos y pruebas relacionados con la génesis de UMMO a los que habían tenido acceso, este hombre resultaba el único responsable del fraude, aunque contó con varios colaboradores esporádicos, cómo se demostró más tarde.

Así confesó ante la policía los detalles del fraude que llevó a cabo por casi 30 años: 

"Quería inspirar con este fonosimbolismo la falsedad de su contenido: UMMO evoca a Humo. Elegí al azar la estrella Wolfestein-3D-424. Ya que mi objetivo real no era desarrollar un mundo extraplanetario creíble. [...]Recuerdo que redactaba los informes los sábados y domingos por la tarde, y aprovechaba mis viajes a Francia, Inglaterra, etc. o los de amigos, para enviar desde allí las cartas.[...] Utilizamos la maqueta colgada de un hilo de nylon muy delgado. Recuerdo que usamos una velocidad muy rápida 1/1000 para que el platillo y el fondo de la foto saliesen más o menos igual de enfocados, y el platillo pareciese más grande. Lo más increíble, es que llegué a entrevistar a gente que decía haber visto el platillo, pero que no estaban pagados por mí. [...] Empecé a indignarme al ver que la secta Edelweis marcaba a fuego con mi símbolo a unos inocentes niños. Y luego recibí una invitación anónima de Cuba, para asistir a no sé que reunión ummita en casa de Farriols, así que decidí cortar el experimento que llevaba haciendo 25 años. [...] Estoy arrepentido de haber creado un experimento, que considero inmoral, que se ha vuelto contra mí."

Una de las cartas

Con las afirmaciones del señor Peña el caso está cerrado, aunque hay quien sigue creyendo en los Ummitas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada