"Un misterio existe sólo para resolverse. Si nadie lo resuelve, la verdad muere con los que conocen la realidad"

Buscardor:

miércoles, 3 de abril de 2013

Dead Wood Circus


Si no quieres saber la verdad, regresa por donde viniste ahora. Si continuas leyendo esta triste historia, no podrás decir que no te lo advertí.
Apuesto que piensas que los circos son todo diversión y juegos. Apuesto que piensas que todos los “Fenómenos de circo” son gente como tú y yo, que se divierten muchísimo actuando, como tú lo haces viéndolos. Apuesto que piensas que esos “Fenómenos” siempre han sido así: deformes y “diferentes”. ¿Piensas que ese payaso con dos cabezas nació así? ¿Piensas que la cantante con las piernas de cabra tiene esas partes de animal porque realmente nació sin piernas? ¿Piensas que ese chico de apariencia normal con el cabello como el cielo a media noche es solamente otro artista, que escapo de casa? Pero a ti no te importa. No te das un segundo para pensar como los fenómenos son realmente. Lo que los fenómenos se hicieron a sí mismos para unirse al circo. Apuesto cualquier cosa a que no conoces el dolor y sufrimiento que pasan.


No has escuchado sus gritos y llantos en la noche. No los has escuchado pidiendo morir. No has olido el edor a carne podrida.
No sabes nada. Ni una sola cosa. Pero eso es lo que voy a decirte. Si no quieres saber la verdad, o no eres lo suficientemente fuerte para saber, da marcha atrás.
Vamos a empezar con como estos fenómenos se unieron. Pero unirse no es el término apropiado, ¿no? No cuando cada uno de los “fenómenos” era perfectamente humano, y fueron secuestrados cuando eran solo niños que querían ir a ver el circo por sí mismos. Eso es; Secuestrados. Robados de las calles a pesar de haber escuchado sus gritos, llantos y suplicas por ayuda. Sus patadas, sus golpes, haciendo todo lo que posible para escapar. Solo para terminar sin esperanzas y convertirse en conejillos de indias.
Antes del circo, había un niño huérfano con cabello azul oscuro que finalmente había encontrado un hogar con una madre que lo amaba. Claro, debió haber sido bastante pobre. Claro, puedo haber tenido una vida dura. Claro, pudo haber muerto en las calles de todas formas. Pero ese maldito circo… Ese maldito circo arruino todas sus posibilidades y oportunidades de vivir una vida… De vivir como una persona normal, en lugar de ese animal sediento de sangre.
Pero no. Por supuesto que no. Tuvieron que llevárselo. Tuvieron que llevárselo a la edad de nueve años. Solo era un niño cuando se le fueron inyectados todos esas… todas esas cosas. ¿Y sabes qué clase de cosas le hicieron? ¿Lo sabes? Lo volvieron loco. Literalmente, perdió la razón. Se convirtió en un legítimo caníbal. Habiendo estado encantado de comer otro ser humano. Un ser humano. De hecho, prefirió que todo se sirviera frió, crudo y que fuera humano. Disfrutaba sentir un remolino de sangre en la boca y que esta chorreará por su barbilla. ¿Acaso no es esa una imagen encantadora?
¿Y sabes porque ese pequeño chico fue elegido para experimentar con él? ¿Por qué el, un pobre chiquillo que hubiera muerto en las calles, había sido elegido? Porque era un niño que aun no había vivido su vida para llenarla con buenos recuerdos, en vez de pensamientos relacionados con carne, sangre y más carne.
Ahora tienes una idea de lo que estoy explicando. Ahora ya sabes al menos una parte de esos horrores. Así que te preguntare otra vez; ¿Te gustaría retirarte? Porque estoy a punto de continuar…
Había una vez una pequeña cantante con el cabello color turquesa pálido. Esa chica era de una amorosa familia, con una madre, un padre y dos pequeños hermanos menores con los que siempre jugaba. La familia de la chica era considerada entre muchos como rica, y quizás fueron sus extravagantes ropas hechas con los más finos materiales lo que llamo la atención del Maestro de Ceremonias. ¿O quizás el maestro la escucho cantar una alegre melodía mientras iba a la tienda? Quizás fue su cabello que parecía de seda, ¿O fue su cara perfecta? No. No se trataba de eso. Ni siquiera cerca. Es porque ella no había crecido.
¿Sabes lo que la hicieron a esa chica? ¿Tienes alguna idea? Te lo diré. Le amputaron las piernas y no de una manera gentil. Entonces la chica que alguna vez fue conocida por su cara perfecta y perfecta voz, cambio para convértice en la chica con las piernas de cabra. ¿Tienes alguna idea de lo difícil que es vivir en ese estado de deformidad? ¿Con piernas que ni siquiera son humanas? Porque sé que ni siquiera podría imaginar lo difícil que debe ser. Solo intenta imaginar el sufrimiento y el horror que le trajo a la diva que lloraba consigo misma cada noche, me hace daño por dentro y me dejan con ganas de llorar. El dolor… El dolor debe ser tan insoportable…
Me sorprende que hayas llegado tan lejos. Debes tener un corazón fuerte. Pero te lo diré otra vez; Puedes darte la vuelta e irte. Porque te puedo asegurar, las cosas no mejoraran pronto.
¿Ese payaso con dos cabezas? Antes de convertirse en un fenómeno de circo, ¿Sabes de quien se trataba? ¿Lo sabes? Claro que no. Nadie lo sabe. Hasta ahora.
Ese fenómeno eran dos pequeños niños; un par de gemelos idénticos; un niño y una niña que eran inseparables desde su nacimiento. Ellos eran mejores amigos, y siempre estaban juntos. ¿Y sabias que tenían una mamá y un papá? Esos niños tenían una familia. Tenían amigos. Tenían un increíble futuro por delante. Todo por no haberse alejado lo suficientemente rápido. Porque eran niños
¿Y sabes que sucedió después? ¿Después que sus gritos fueron apagados, y fueron encadenados y atados a una mesa de metal? Fueron masacrados vivos. Tenían extremidades amputadas mientras estaban consientes. Y entonces realmente se volvieron inseparables. Realmente siempre estarían juntos, hasta el momento de sus muertes. Porque esos dos niños se volvieron uno solo. Los cosieron. Trozos de carne quedaron esparcidos alrededor de ellos durante todo el proceso, y el hedor de la sangre y la muerte se quedo en sus fosas nasales por mucho tiempo después de eso. Tanto tiempo después… Solo porque eran niños alegres. Pero eso no es todo. Ni siquiera estamos cerca del final.
Hay muchos más. Tantas almas torturadas. Tantos niños que murieron durante las mutilaciones. Tantos otros niños que deseaban con todo su corazón estar muertos. Tantos… Tantas almas desafortunadas que habían caído en las garras del Maestro de Ceremonias.
¿Sabes que mas? La tortura no termino allí. Ser cortados y convertirse en esas cosas es probablemente lo menos doloroso a comparación de lo que paso después. Pero teniendo en cuenta que has llegado hasta aquí, dudo que dejes de escuchar esto. Así que no me molestare en alertarte una vez más.
¿Sabes lo que pasaba si cometían el mínimo error? ¿Si se negaban a hacer algo para el show? ¿O incluso si pisaban un escalón con el pie equivocado? Oh no, no tienes ni idea. Pero mira, eso es porque el Maestro de Ceremonias los castigaba apartándolos de los ojos de cualquiera que pudiera ver esos actos pecaminosos. ¿Que era esa castigo? te preguntaras. Ácido. Si, has leído bien; ácido. Has cualquier cosas que haga enojar al Maestro de Ceremonias y tendrás esa sensación ardiente del ácido derramado sobre tu cuerpo desnudo. Cada. Ultima. Gota.
¿Crees que eso es malo? Se pone peor. No mucho, pero se vuelve peor. Yo sé; es difícil de creer. Como si la mutilación no fuera lo suficientemente mala. ¿Y el ácido? Es mucho más de lo que alguien debiera aceptar, sean o no humanos. Pero mezcla los dos, y se obtienes el peor dolor de todos. Que te pudras. Si, es cierto. Mezcla la mutilación y el ácido, y voila; eres un ser vivo que respira, aunque estas muriendo, carcomiéndose desde dentro. Ni siquiera puedo empezar a explicar el horror y la agonía de lo que se siente que tu cuerpo decaya, y ser consiente cada segundo de eso.
Y es por eso que todos los “Fenómenos” quieren morir. A pesar de que están muriendo de todas formas, es tan lento y tan doloroso que es insoportable. Quieren tener una muerte rápida. Incluso si es en una hora o en tres, ese dolor seria mucho mas fácil de soportar que el infierno que pasan. Pero ellos no intentan quitarse la vida; No, nunca. Por mucho que deseen que su sufrimiento termine, continúan adelante.
¿Por qué? Porque el circo es muy divertido. Es por eso. Muy divertido de hecho… Y esa es la verdad. Cada palabra. Cada maldita y sangrienta palabra. ¿Cómo es que se todo esto? Te preguntaras
Es porque yo soy el Maestro de Ceremonias."
Esta historia fue escrita por Misty McFarlane como un trabajo para escritura creativa, sin embargo está basada en una canción de Vocaloid del mismo nombre (el programa de síntesis de voz para crear canciones). La canción en cuestión bastante macabra la pongo a continuación;



Podría decirse que la canción es otra invención, sin embargo tiene un trasfondo real. Se dice que durante el periodo Edo (ocurriría sobre la primera Guerra Mundial) en Japón como simple diversión se ponían "cabañas shows" similares a circos donde se mostraban las cosas más raras como objetos extraños o niños deformes de los que se dice que raptaban y les hacían todo tipo de torturas para darles esa "deformación". También se dice que los espectadores mantenían relaciones sexuales con ellos por pura diversión.

En fin, durante las épocas pasadas los circos siempre han gozado de mala fama, pues en otros países se han oído cosas similares sobre ellos. Existen más partes de la canción, se pueden encontrar en Youtube, y algunas teorías más sobre lo que significa.

1 comentario :